Semana de polémicas y críticas para Minhacienda

2 de noviembre del 2018

Esta semana se demostró que en el tramo inicial del mandato de Iván Duque, la cartera más vulnerable y debilitada ha sido la de Hacienda. Las numerosas polémicas en torno no solo a la política económica que ha planteado (reforma tributaria) sino a los señalamientos de la oposición por los Bonos Agua, han convertido al […]

Semana de polémicas y críticas para Minhacienda

Jose Vargas /kienyke

Esta semana se demostró que en el tramo inicial del mandato de Iván Duque, la cartera más vulnerable y debilitada ha sido la de Hacienda. Las numerosas polémicas en torno no solo a la política económica que ha planteado (reforma tributaria) sino a los señalamientos de la oposición por los Bonos Agua, han convertido al despacho que lidera Alberto Carrasquilla en el talón de aquiles del Gobierno.

Solo esta semana, se pasó del debate por la reforma tributaria (a la que se denominó Ley de Financiamiento) que impondría de ser aprobada por el Congreso IVA a la canasta básica familiar, a discutir la idoneidad del viceministro Luis Alberto Rodríguez, quien no pasó buen momento al defender la iniciativa ante los periodistas Julio Sánchez Cristo y Félix de Bedout en la W Radio.

Más aún, ante el malestar ciudadano generado por la noticia de que los productos básicos tendrán impuesto, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, líder del Centro Democrático, se distanció del proyecto del Gobierno al no descartar la consideración de otras vías para cubrir el hueco en el presupuesto nacional ($14 billones de pesos), el motivo argumentado desde Palacio para ajustar los bolsillos de los colombianos.

“La Ley ha anunciado temas muy buenos y ese que es muy difícil. Vamos a estudiar bien el proyecto. Hay que trabajar el tema de cómo es el aumento del salario mínimo o en su defecto una prima importante para trabajadores”, dijo.

Un proyecto con futuro sombrío

El proyecto ya está radicado, pero de anticipado hay sectores que dudan que sea aprobado por el riesgo que supone para distintos partidos de la esfera oficialista perder apoyos en los sectores populares.

Para empeorar las cosas, varios de los más importantes gremios productivos y agrícolas del país expresaron ya su oposición a dicho proyecto de ley. Los presidentes de Asoleche, Fedepapa, Fenavi, Fedearroz, SAC, Asohofrucol, Porkcolombia y Analdex afirmaron en rueda de prensa conjunta que la medida que propone el Gobierno afectará gravemente la economía.

“Es un camino que afectara directamente y sensiblemente a los bolsillos de los consumidores de menores ingresos de nuestro país. Nuestra junta directiva hace un llamado al Gobierno Nacional y al Congreso de la República para que analicen con mayor detenimiento las implicaciones de esta iniciativa, así como el impacto que tendría dejar por fuera de la devolución del IVA a los hogares que tienen serias restricciones en su ingreso y que dedican gran parte del mismo a financiar el consumo de los alimentos”, indicó Jorge Enrique Bedoya, presidente de la SAC.

“Definitivamente cobrar IVA a la canasta básica le quita capacidad adquisitiva a la clase media y condenándola a no poder acceder a productos de calidad y que cumplan con los estándares sanitarios. Porque la informalidad que va a poder ofrecer productos más baratos, no paga impuestos, no cumple con los estándares sanitarios. Lo que va a pasar es una desviación del consumo hacia productos informales, y eso es tremendamente catastrófico para todos. Los más afectados son los consumidores, pero también los ganaderos, 400.000 familias que dependen de la producción de leche para su subsistencia”, advirtió por su parte a La W Jeffrey Fajardo, presidente de Asoleche.

Contradicciones

¿Qué sigue para la cartera tras estas semanas plagadas de obstáculos? En diálogo con Kienyke.com, la previsión de expertos no es buena en el mediano plazo. El motivo es que según argumentan, el Gobierno no tiene en política económica un norte claro.

“Ha tratado de copiar en lo económico el modelo de Trump en Estados Unidos, pero son contextos muy distintos. Mientras que una economía basada en bajar impuestos a empresas; tratar de subir los salarios; y mejorar beneficios para repatriación de capitales funciona en EE. UU., aquí son paños de agua tibia”, explicó Felipe Buitrago, politólogo y docente de la Universidad de Antioquia.

“Es una política que no está completa, pero que además intentan disfrazar con la llamada devolución del IVA. La gente no es boba, sabe que va a tener que salir a comprar un mercado y el IVA la va a afectar. Esos mecanismos de reactivación que propusieron son demasiado incipientes. Sumado a otro atenuante que advirtió el fiscal: Estamos en una narcoeconomía, que si sigue prevaleciendo, mantendrá al país estancado. La reforma obstaculiza la economía legal”, agregó.

Giovanni Reyes, doctor en Economía de la Universidad de Pittsburgh y docente de la Universidad del Rosario, esbozó por su parte otras contradicciones de la política económica planteada: “Normalmente cuando hay un hueco en el presupuesto, la primera cosa es hacer un ajuste en los egresos del Estado que no son estratégicos para el país, ahí se puede reducir el déficit. En eso todos estamos de acuerdo pero no se ve cuáles son las areas de recorte, distintos rubros como la Defensa siguen igual. ¿Cómo recaudamos ese monto? Hay tres criterios en política fiscal: eficiencia en el cobro, transparencia en el gasto y progresividad (quienes más ganan más contribuyen). Pero este IVA es en cambio regresivo, en terminos marginales lo terminan pagando más los sectores vulnerables”.

“Sostienen que van a retornar a la gente el cobro, pero ¿cuál será el mecanismo? Bancarizar ese retorno va a mermar lo que reciban las familias. Puede que las variables macroeconómicas se vean en el papel bien por la entrada de inversión, pero a mediano y largo plazo los efectos se verán con la reducción de la demanda efectiva del mercado interno. Cuando la gente no tiene tanto excedente no compra periódicos, no monta en taxi ni usa servicios de salud. Claramente no se dinamiza así la economía”, concluyó.

A la espera de cómo reaccionará el Congreso ante la radicación de este proyecto de ley, todavía no se puede dar como realidad la reforma tributaria. Por ello es osado anticipar escenarios. Pero la constante que ha marcado desde su inicio a la política económica del nuevo Gobierno parece ser la de la incertidumbre.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO