La candidata que le declaró la guerra al microtráfico en Cundinamarca

La candidata que le declaró la guerra al microtráfico en Cundinamarca

23 de octubre del 2015

En apenas tres meses de campaña para la gobernación de Cundinamarca, la exsenadora Nancy Patricia Gutiérrez ha visitado 101 municipios del departamento, y los 15 restantes se comprometió a visitarlos en sus primeros días de mandato si es elegida.

Lea también, Jorge Rey presenta estrategia para no repetir casos de corrupción en Cundinamarca.

En esa correría política, la expresidenta del Congreso se dio cuenta de las necesidades de los habitantes y ahí trazó las prioridades en su plan de gobierno, entre las que resalta el combate al microtráfico, la tecnificación del campo y la competitividad.

KienyKe.com habló con la candidata a la gobernación, para tratar sus propuestas y las necesidades de los cundinamarqueses.

Desabastecimiento de agua

Sin duda alguna el fenómeno del Niño que ha golpeado especialmente a Cundinamarca ha servido para que los candidatos a la gobernación diseñen propuestas frente al desabastecimiento de agua.

“El próximo año nos toca iniciar dos acciones puntuales, primero la recuperación de las zonas devastadas por los incendios y en segundo lugar la preservación de las zonas de reserva. También vamos a comprar más tierras para proteger las zonas de abastecimiento donde nacen las quebradas y los ríos. De igual manera, hay que adicionar un programa urgente de reservorios y almacenamiento de agua, tanto para el consumo humano, como para garantizar la productividad del sector agropecuario en el departamento”, dijo Gutiérrez.

Transparencia y cero corrupción

Para evitar escándalos como el que dejó fuera del cargo al exgobernador Álvaro Cruz, Nancy Patricia Gutiérrez se mostró partidaria de que sean los mismos habitantes del departamento los encargados de hacer la veeduría de los recursos.

“Firmaré los convenios que haya con las entidades de orden nacional e internacional para garantizar la transparencia en el manejo de los recursos. Y lo más importante es involucrar a la comunidad. Me he comprometido con Cundinamarca a estar presente por lo menos un día a la semana en los municipios del departamento para que la comunidad nos diga cómo va la ejecución de los programas, fomentar las veedurías cuidadanas, porque el mejor control lo hacen las personas, y así poder lograr que los recursos que se destinen a los programas y proyectos lleguen a donde deben llegar, pues deben solucionar las dificultades que tenga la comunidad”, aseguró.

Nancy-Patricia-2

Nancy Patricia Gutiérrez

Alternativa de transporte para llegar a la capital

“Tenemos una visión regional del desarrollo, y aspiro a ser ese punto de concertación entre la alcaldía de Bogotá y los municipios de Cundinamarca. Que nos sentemos en una mesa y revisemos el territorio como un todo y podamos reorganizarlo, identificando las zonas industriales, las urbanizadas, y así definir la movilidad, el transporte y el agua. Aspiro a tener la mejor relación con Bogotá, porque no se trata de generar conflictos, sino buscar soluciones. De esta manera, en materia de movilidad, cualquier decisión para descongestionar las entradas a Bogotá, bien sea por la autopista Sur o Norte, la Calle 80, requieren de una concertación y planificación.

El próximo año se vence la concesión de Binorte, y es la oportunidad para buscar la concertación entre la concesión departamental que va desde Chía hasta Girardot y la concesión nacional que es la de la autopista norte, sobre una de las peticiones que han hecho los habitantes de los municipios de Chía, Cajicá, Zipaquirá, Cota, para que haya una paralela al peaje, de manera que se alivie el tráfico que hay por la autopista norte.

Asimismo, el próximo año iniciará la obra de la concesión de la llamada perimetral de oriente, que va desde el municipio de Sopó hasta Cáqueza, es decir que va unir la vía hacia el norte del país con el Llano. Ahí también hay que concertar para mirar cómo se va hacer la unión de esa vía con Bogotá por la 170 u otra alternativa.

De igual manera, la Avenida Longitudinal de Occidente, Cundinamarca es partidaria de que se realice, y en el tramo sobre Soacha – Mosquera, ya está definida su viabilidad, incluso ya hay unas obras adelantadas, pero se requiere la voluntad de Bogotá para sacar adelante esta obra.

En Soacha se propone que se haga un puente sobre el sitio llamado Protabaco, que descongestionaría la autopista sur. Paralelamente a ello, hay que integrar el sistema de transporte masivo, y hay una viabilidad financiera para el tren de cercanías entre Bogotá y Facatativá, y está pendiente la línea Zipaquirá – Bogotá, y definir qué va pasar con el transporte masivo en Soacha. Allí vamos a optimizar el Transmilenio, ya que está operando indebidamente porque las rutas alimentadoras no funcionan, lo que les está ocasionando sobrecostos a las personas en ese municipio.

También vamos a retomar el proyecto del Cazucable, porque si Medellín lo pudo hacer, por qué nosotros no en Cundinamarca, y pensar también en un futuro que el Metro vaya hasta Soacha e incluso hasta Sibaté, pues esta es una zona industrial”.

Seguridad

“La gran preocupación de Cundinamarca es la inseguridad, y en el departamento ha venido proliferando desafortunadamente la delincuencia común y el microtráfico de drogas. Necesitamos entonces apoyar a la Policía y demás autoridades para que haya justicia, pues con impunidad no va haber seguridad, y para eso se requiere una estrategia de la mano con Bogotá para que exista un programa dedicado a la recuperación de la seguridad en los municipios cercanos a la ciudad y en general de todo el departamento.

El problema del microtráfico es que se ha extendido por todo Cundinamarca, y hasta en los municipios más pequeños hay vendedores de drogas cerca a los colegios. Ese es el primer compromiso que tengo en el programa de gobierno, mantener firmeza para garantizar la seguridad”.

Nancy-Patricia-1

Nancy Patricia Gutiérrez

Productividad

Nancy Patricia señaló que Cundinamarca tiene tres sectores importantes en materia económica. “El primero es la zona industrial que está ubicada en los corredores de Bogotá hacia Soacha, Facatativá y Zipaquirá. Los industriales piden que haya una unificación en materia de tributación, además de una mejora en la calificación académica y educación para conseguir la mano de obra y el personal calificado dependiendo de las necesidades de la industria, lo que es necesario para que haya productividad en la región.

Otro de los sectores importantes en el departamento es el agropecuario, pues el 99 por ciento de su territorio es rural. En Bogotá y Cundinamarca, más de diez millones de personas consumimos más de siete mil toneladas de alimentos al día. Por eso, necesitamos tecnificar el campo, estabilizar los precios de los insumos para garantizar que haya mayor productividad. Además tenemos un programa para descentralizar Corabastos, es decir que haya centrales de abastos en los municipios del departamento, para que en el precio final de los productos no se vea reflejado enteramente su transporte, sino que la utilidad le llegue enteramente al productor.

Igualmente, vamos a velar por la innovación, es decir que haya transformación de los productos, para lo cual vamos a generar un fondo de financiamiento y apoyo con capital semilla para aquellos proyectos que tengan la vocación de convertirse en empresas y generar empleo.

De otro lado, vamos a fomentar la comercialización de la panela, mostrando su alto valor nutritivo. Por eso hay que hacer unas campañas en este sentido para que en el país consumamos más panela y también poder exportarla, y fomentar la asociación entre los productores y puedan formar sus propias líneas de comercialización de la panela”.

Salud

Según la candidata, “hay que hacer una revisión general a toda la red hospitalaria y prestación del servicio, partiendo desde la prevención, mejorar el uso de las ambulancias, la atención primaria la cual es un desastre en los municipios. El único hospital de alta complejidad de la red de Cundinamarca es la Samaritana que está en Bogotá. Esto sumado a los problemas de los trancones por la falta de movilidad, hay personas que llegan a un tratamiento en la Samaritana después de cuatro o cinco horas de viaje.

Por eso hay que fortalecer unos hospitales en la periferia de Bogotá, y pues ejemplo es la construcción que se está haciendo de un hospital en Zipaquirá que lo vamos a poner en alto nivel de complejidad, así como fortalecer el hospital de Girardot, Facativá y Fusagasugá. En cada cabecera de provincia debe haber un hospital que ofrezca por lo menos una atención en complejidad media.

La gente se queja bastante, porque por ejemplo los partos no se atienden en los municipios, sino hay que trasladar a las mujeres para que tengan sus hijos en Bogotá u otros municipios más grandes”.