Elenopolítica salpica al Congreso

20 de marzo del 2018

Jesús Alberto Castilla y Germán Bernardo Carlosama son acusados de nexos con el ELN

ELN

El Congreso de la República es uno de los recintos donde confluyen todas las dinámicas políticas del país: derechas, centros, centro derechas, centro izquierdas e izquierdas debaten en representación del pueblo cómo y bajo qué parámetros debe regirse la Nación. Infortunadamente este ejercicio, que debería ser 100% democrático y sobre todo legal, ha estado salpicado por hechos corruptos, delitos y hasta sangre. A lo largo de la historia se ha conocido dentro del parlamento la participación e injerencia de narcotraficantes, paramilitares, y otros bandidos, llamados mediáticamente narcopolítica y parapolítica. Ahora se conoció que también el ELN estaría moviendo sus fichas dentro del Congreso, este nuevo proceso ya es conocido como la elenopolítica.

Los señalados de llevar en esta ocasión banderas alternas a las de sus partidos políticos son Jesús Alberto Castilla Salazar y Germán Bernardo Carlosama, acusados por la Fiscalía de tener nexos con el grupo armado al margen de la ley.

Los dos congresistas han negado cualquier tipo de apoyo del grupo subversivo, además de tener alguna relación que ponga en duda su conducta en el cargo público que actualmente ejercen.

Sin embargo la palabra del Senador del Polo Democrático Jesús Alberto Castilla y del Representante a la Cámara del Movimiento de Autoridades Indígenas de Colombia (AICO), Germán Bernardo Carlosama no fue suficiente, por esa razón, ante su presuta vinción con la guerrilla del ELN, la sala penal de la Corte Suprema de Justicia les abrió investigación preliminar.

En el caso se deberá hacer una exhaustiva revisión del material probatorio compulsado por parte de la Fiscalía. Dentro de las pruebas en las que se basa el ente acusador esta una serie de documentos incautados en operativos contra ese grupo armado en donde aparece el nombre de los congresistas además de un supuesto apoyo que debía hacerse a su candidatura.

“Se encontró información, elementos materiales probatorios y evidencias que vincularían al senador como integrante de esa organización criminal”, señaló el ente acusador en un comunicado que hizo llegar al Presidente de la Corte, el magistrado Luis Antonio Hernández.

Frente a esto, el senador Castilla aseguró a medios de comunicación que todo era una estrategia para deteriorar la imagen del partido (Polo) y de la Coalición Colombia que en su opinión tiene serias oportunidades de gobernar el país.

Carlosama por su parte se mostró extrañado ante la situación y espera que la justicia llegue al fondo de este proceso para que su nombre no se vea envuelto en este tipo de escándalos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO