“No es intención del Papa entrar en discusiones políticas de la paz”: El Nuncio

8 de abril del 2015

Monseñor Etto Balestrero dice que el sumo pontífice se pondrá del lado de las víctimas.

Ettore Balestrero

El Nuncio Apostólico en Colombia, Monseñor Etto Balestrero, es categórico, acerca de la supuesta politización de la visita del Santo Padre Francisco a Colombia.

“El Papa viene para unir, no para dividir. Su mensaje ha sido de esperanza para todo el pueblo colombiano porque todo el pueblo lo invitó. Lo invitaron los obispos, el gobierno y los representantes de la oposición”, aseguró.

“Viene como un mensajero de paz y de unión, y la manera mejor, yo creo, para evitar divisiones, será escuchar lo que dice él mismo. Hay que leer la primera carta y después lo que dirá cuándo vendrá. No nos podemos quedar en las interpretaciones sino que vamos a las fuentes, y las fuentes están en lo que dice él mismo, y en lo que dirán los obispos que son los intérpretes autorizados de la visita, y del mensaje del Papa”, complementó.

-¿Una forma de evitar esa politización podría que la visita sea manejada sólo por los jerarcas de la Iglesia?

La visita tiene muchísimas facetas; hay que cooperar porque por ejemplo hay cosas que son también intereses de otras instancias que no son inmediatamente las eclesiales, que sin embargo son lo fundamental, lo capital, porque el Papa viene como representante sumo de la Iglesia Católica, para decirle a Colombia, “la Iglesia quiere a Colombia”.

Y no es igual pertenecer a la Iglesia Católica o no pertenecer a ella. Cristo estableció la Iglesia Católica; es allá donde se encuentra toda la plenitud de la verdad, y Colombia quiere a la Iglesia, y creo que de todas formas lo que está pasando en estos días muestra que de parte de los fieles hay seguramente un gran cariño, pero también de parte de los otros por lo menos hay una atención, un respeto, y eso creo que muestra el entendimiento que el Papa quiere.

El Santo Padre quiere alentar a todos a construir un país en paz, un país unido, un país nuevo, y ese país nuevo requiere la contribución de todos.

A pesar de cualquier concepción política, o social o el estrato social, todos pueden y deben contribuir si queremos que Colombia juegue el papel grande que puede jugar, y que el Papa mismo está convencido que Colombia puede jugar.

-Monseñor, ¿el Papa viene a respaldar la paz o los diálogos de La Habana sobre la paz?

El Papa viene a respaldar la paz y todos los que trabajan por la paz. Yo estoy convencido personalmente que todos los colombianos quieren la paz, y el Papa ora y reza por todos, todos los esfuerzos tendientes a alcanzar la paz. No es intención del Papa entrar en aspectos que tienen un carácter técnico o político.

Pero claro, el Papa no es indiferente frente al destino del pueblo colombiano, frente al sufrimiento de tantas personas, las víctimas del conflicto. En su carta él habla largamente de las víctimas; dice que hay que cimentar la paz desde las víctimas, y el Papa no es indiferente frente a la violencia en todas sus diversas formas. Por eso es que él viene, y desde ahora nos alienta a trabajar por la verdad, la justicia, la reparación, y las garantías de no repetición. Todos esos elementos son necesarios para lograr la paz en Colombia.

-Medio país está levantando la mano para pedir que el Papa vaya hasta su región…

El problema que tenemos es único; el Papa no se puede quedar un año en Colombia para visitar todos los rinconcitos, aunque a lo mejor le gustaría, y a nosotros nos gustaría mucho acompañarlo.

Hasta ahora no tenemos ningún programa ni tenemos fechas, sabemos que el Papa dijo que vendrá durante uno de sus viajes próximos a América Latina. Me dijo una vez: Colombia es un país importante para la Iglesia, importante para América Latina. Entonces me imagino que se quedará no un día sino un poco más, pero todavía no sabemos ni cuánto, ni cuándo.

Necesitaremos todavía, seguramente unos meses, y mientras tanto pensar un programa. Apenas hemos puesto la primera piedra. La primera piedra es el anuncio de la venida del Papa, y también la carta que es esencial, porque no es solo importante que venga sino que sea un hito, así como fueron un hito la visita del Papa Pablo VI, y la visita del Papa Juan Pablo II.

Hay que preparar bien la visita, como un acontecimiento de unidad para el país, un acontecimiento de fe. El Papa viene a decirnos que Cristo tiene su mensaje para el hombre de hoy, que Cristo no está pasado de moda, y yo creo que el gran entusiasmo del pueblo colombiano demuestra que la fe no pertenece al pasado sino al presente de Colombia.

Juan Manuel Santos y Papa Francisco

-He leído que la visita será en el 2016 y no en el 2015…

Esa fue solo una especulación. Yo pienso, a nivel personal, aunque el Papa no me dijo nada de esto, pero no creo que pueda ser este año porque durante este año el Papa vendrá a América Latina, dentro de pocos meses irá a Ecuador. No veo cómo se pueda juntar la visita a Colombia con la visita a otros dos o tres países.

Segundo, necesitamos tiempo para preparar. Por eso no creo que sea este año, ni que sea el próximo, pero lo que me parece más evidente es que este año no será. De todas formas le pediremos al Papa, e intentaremos como se dice en Colombia “cuadrar” agenda, intentar organizar el programa y la fecha.

-¿Cuánto tiempo lleva usted en Colombia, monseñor?

Dos años y muy amañado.

-¿Qué regiones del país conoce?

Claro, cada semana voy visitando una región, desde Urabá hasta el Chocó, desde la Amazonía hasta el Cesar, y por supuesto toda la zona de Cundinamarca, Medellín. Sigo en ese recorrido.

-¿Qué ciudad le ha impactado?

Lo que me impacta es la belleza, la naturaleza; tener un país con espectáculos naturales maravillosos, y no todos los países pueden decirlo. Yo soy italiano, vengo de un país bastante bonito, pero le digo que Colombia tiene espectáculos maravillosos.

Y ciudades enormes, claro. Bogotá es una megalópolis, y así es Cali, así es Medellín, pero también hay muchas otras. Hay que trabajar mucho para que estas ciudades sean siempre más humanas, y que las personas encuentren posibilidades de desarrollo, de educación, de salud.

-Seguramente antes de venir a Colombia lo asustaron con el tema de la violencia que se vive en nuestro país…

Hay violencia, es cierto pero no tanta como dicen. Es importante que el país haga ver su rostro verdadero y la visita del Papa pueda ayudar. Como el Papa hoy es la persona a nivel mundial más conocida, creo que puede ayudar a mostrar el rostro verdadero del país, su belleza, el turismo, y todo lo bueno de Colombia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO