“No soy la mujer maravilla, pero sí puedo hacer maravillas”

18 de diciembre del 2013

¿Qué motiva a la famosa presentadora de televisión Rosa María Corcho que aspira al senado?

Rosa María Corcho, Kienyke

Nadie como Rosa María Corcho cree en la conspiración del universo a favor de los soñadores. El infinito la favoreció pero no todo fue azar. Estuvo atenta a las señales divinas que le presentaban desvíos en su vida. Con prudencia supo elegir cuándo era hora de cambiar de rumbo y arriesgarse a cumplir su sueño.

Se desvió del camino cuando decidió irse a vivir a Estados Unidos y allí formó su familia. Ese cambio de ruta le abrió la posibilidad de saltar de la televisión regional a la internacional, un brinco nada despreciable si la oportunidad laboral se la daba la cadena Univisión.

Tiempo después volvió a enfrentarse a un desvío cuando tuvo la oportunidad de continuar en la televisión gringa para latinos o regresar a Colombia a probar suerte. Prefirió lo segundo, convencida de que no deseaba que sus hijas se criaran en el extranjero. “Creía en Colombia y no me imaginaba a mis niñas creciendo en Estados Unidos”.

Pero esas divinidades que jamás la abandonan le abrieron las puertas en la pantalla chica nacional, así que se convirtió pronto en una de las presentadoras estrellas de Noticias Caracol. En su mente seguía habiendo una pretensión que la obsesionaba. Realmente había estudiado Administración de Empresas y tenía la intención de crear su propia compañía sin que esto la hiciera abandonar su obsesión por las comunicaciones. El universo le planteó otro camino y conspiró para que cumpliera su meta.

Rosa María sorprendió a sus televidentes cuando hace más de dos años dejó de contarles las noticias y renunció a las cámaras. “Se van cumpliendo ciclos y cumplí el mío. Caracol fue una casa maravillosa. Me rodeé de personas y de ángeles que hoy se reflejan en mí. Tenía clarísimo hace unos 11 años que quería lograr una empresa. La idea ha estado hace mucho en mi cabeza. No sabía cómo, no sabía cuándo, de dónde saldría la plata… pero sabía que algún día iba a pasar”, recuerda.

El desvío en su vida nuevamente le fue favorable. Creó RM Comunicaciones y no desde ceros. Mientras trabajaba en Caracol instruía a sus colegas en expresión y presentación de noticias, así que formó alumnos y dando a conocer su talento pedagógico. Cuando armó su compañía pudo conseguir en seis meses el punto de equilibrio y al cabo de un año sumar a más de 1.200 clientes para instruirlos en los estudios de su propia oficina.

Pero ¿con esa trayectoria, reconocimiento profesional y con el éxito empresarial, le faltaba algo en su vida? Sí. Rosa María se encontró otra oportunidad que la devuelve a la vida pública activa: la política.

La noticia sorprendió a muchos. Incluso confiesa ella que dejó con la boca abierta a cercanos amigos y familiares. No da detalles de cuándo se lo ofrecieron, pero confiesa que fue una llamada “hace un tiempito” la que le hizo reconsiderar el rumbo de su vida.

-¿Quién te llamó para involucrarte en este mundo convulso de la política?

-Fue Sergio Díaz-Granados (Presidente del partido de La U), quien me lo propuso en perspectiva. Me hizo crear conciencia del papel que podría jugar.

-¿Cómo te convenció?

-Me dijo: mujeres como tú es lo que necesitamos; con esa fuerza, con esa convicción, con ese don  de la palabra. Eso es lo que estamos buscando.

-¿Lo pensaste mucho?

-Esto fue un tema de análisis. Tuve que hacerlo a conciencia. La imagen que pueden tener de mí es el de la presentadora, o la famosa, o simplemente la rubia de ojitos azules, y para muchos no paso de ser la presentadora de televisión y no saben lo que hago. Y no tendrían porqué saberlo, pero me analicé y consideré muy bien lo que podría aportar al país.

Rosa María Corcho, Kienyke

“La imagen que pueden tener de mí es el de la presentadora, o la famosa, o simplemente la rubia de ojitos azules y no saben lo que hago realmente”

Rosa María Corcho se decidió a participar en la política como candidata al senado. La primicia de su determinación se la guardó hasta la cumbre del partido en noviembre, cuando además se dijo que otra celebridad que podría aspirar al legislativo con el partido de gobierno podría ser Carlos ‘el Pibe’ Valderrama. El futbolista finalmente no pudo hacer parte de la selección de La U a la Cámara Alta.

Al ser consultada sobre porqué pensaron precisamente en ella, Rosa María reconoció que con su trayectoria empresarial en RM Comunicaciones había establecido contacto con muchos empresarios y políticos. “Entonces me conocen. Y muchas personas de la política han venido a mis talleres de comunicación buscando entrenamiento para aprender a entregar mensajes efectivos. Todo se fue dando”.

Pero en sus planes no estaba previsto un salto a las campañas. Y si acaso esta no fuera una de sus metas de vida, siente que el universo se lo puso en su camino y ante ello no pudo ser indiferente. “Mira que todo fue conspirando. Aparecieron las personas y los mensajes. Mi trabajo, mi trayectoria, mi madurez espiritual me hace pensar que hoy me siento lista para aceptar este reto, y que la tengo clarísima”.

“Hoy que analizo y que hago toda una retrospectiva de lo que he hecho en mi vida, me doy cuenta que soy una mujer política. Siempre he estado al servicio de los demás; desde pequeñita. No me imaginaba en la política, pero sí estaba buscando la manera de buscar un impacto social en el país”.

Y después de tanto pensarlo sumó a su lista de motivaciones el inexorable desencanto que habita en varios de los ciudadanos colombianos por el desprestigio de la clase dirigente. “Me cansé como colombiana, me cansé como periodista, como presentadora, como empresaria; me cansé de ver en el noticiero lo que pasaba y quejarme en mi casa. Y dije: ¿otra vez, los mismo de siempre? Este es un circulo vicioso, ¿cuándo lo vamos a romper?”. Ella quiere romperlo, y se presenta al país como candidata por la renovación del senado.

“No acepté esto para hacer política y mucho menos politiquería.”

-Me dices que aceptaste esto bajo una convicción primordial: no ser política. ¿Qué quieres decir?

-Si yo aceptaba esto para hacer política estaba desenfocada. Acepté para hacer una renovación, y lo acepté como compromiso de vida y como colombiana. No lo acepté para hacer política y mucho menos politiquería. Me metí el chip de decir: yo soy una vocera social, voy a ser la vocera de mucha gente y quiero trabajar por mucha gente.

Decidió que aprovecharía la experiencia que tiene en su carrera con el trabajo en responsabilidad social y proyectos sostenibles, así que éste sería el principal caballo de batalla de su campaña, su propuesta clave.

Rosa María Corcho, Kienyke

Su trabajo como presentadora de noticias nacionales le permitió formarse por años una imagen de la realidad del país. Se convirtió en líder de opinión y ahora espera ser líder pero en ejecución. 

Lo que esta empresaria y periodista quiere venderle al país es el concepto de desarrollo humano y sostenible desde el congreso. “Tengo experiencia en el terreno de la sostenibilidad. (Con empresas y fundaciones) lideré proyectos para crear ambientes sostenibles, con responsabilidad social y ambiental. Trabajo con empresas que tienen promesas de ser compañías sostenibles en el 2020. Esa idea la hemos trabajado con muchas organizaciones, gremios e industrias”.

Rosa María irradia energía y se presenta como la más orgullosa de sus propios logros. Por esas oportunidades que le han sido conspiradas por el universo en el que ella confía, está convencida de su triunfo en este nuevo empeño. “Yo no soy la mujer maravilla, pero sí puedo hacer maravillas. Al menos puedo lograr atención, que me escuchen; puedo ser la vocera de muchos gremios y sectores. Y no es un cuento de hoy. Si revisan mi carrera, mis crónicas, encuentran mi esencia como ser humano”.

Confía en la conformación de un congreso renovado a partir del 20 de julio de 2014 y espera estar entre los elegidos. “Será un congreso histórico y espero tener la oportunidad de hacer parte de él, además porque tengo la convicción que será el congreso que esté en el momento en que se firme la paz”.

-¿Te sientes identificada con la filosofía del Partido de La U?

-Sí, porque es un partido de unión, es un partido social.  Si identificas, incluso, los que estamos dentro del partido te darás cuenta que estamos enfocados en esa labor social. Por eso les dije que sí.

-Entonces tienes apoyo irrestricto hacia Juan Manuel Santos, su reelección y el proceso de paz…

-Sí, total. Sobre el proceso de paz, no soy la típica política que te dará una respuesta política, pero un proceso de paz, en el que tenemos toda la intención de lograr la paz, donde queremos acabar con el conflicto del país, y si encontramos a una persona que se metió en eso para lograrlo, tenemos que darle apoyo para que pueda continuar.

Rosa María Corcho, Kienyke

-¿No te da ‘guayabo’ haber salido de la televisión y dejar la fama?

-Totalmente. Salir de la televisión me dejó guayabo por la adrenalina, la responsabilidad que uno siente de dar la cara al país y contarle lo que pasa. En la calle la gente aún me reconoce, me sigue sorprendiendo es súper bonito. Pero sigo en contacto con ellos; en Caracol sigo implementando un plan de comunicación efectiva.

-¿Qué pasó con el proyecto del noticiero RED+, en el que te esperaban como presentadora?

-Fue un proyecto al que me invitaron y se cruzó con prioridades en mi vida. Tomé la decisión de no estar porque hubo prioridades a las que no podía faltar, y hacer parte del proyecto me haría incumplir algunos de esos compromisos. Ahora estoy en otro camino, y me siento contenta.

-¿Es cierto que renunciaste al proyecto por celos profesionales por Camila Zuluaga?

-Eso no tiene ningún fundamento. Pero entiendo que cuando uno es figura pública pasa esto. Pero  a nadie tengo que contarle quien soy. Y simplemente mira lo que estoy haciendo y para donde voy…

-¿Entonces tienes buenas relaciones con Camila Zuluaga?

-Oh sí. Y la admiro tanto a ella como a muchos periodistas que son valientes. Admiro a los que son contundentes, que siempre están buscando la manera de contar la noticia con verdad. Todos esos periodistas tienen mi admiración.

La nueva candidata al Senado dice no tener nada qué perder y en cambio mucho para ganar en esta intención electoral. Su campaña comenzará con fuerza entre enero y febrero. No quiere descuidar al votante del interior y mucho menos al de la Costa Caribe, que es de donde viene.

“Creo firmemente en Dios, en la magia divina, en el ejército de ángeles, en ser una hija protegida de la virgen. Soy una persona buena y a las personas buenas nos pasan cosas buenas. Esta oportunidad de servir y hacer algo bueno por mi país, la quiero hacer”.

Y podría salir afortunada. El número del tarjetón que le correspondió fue el 55, al que llegó por un sorteo. “Es un regalo de la divinidad (…) los números que son dobles tienen la presencia de la divinidad. Cuando sumas 5+5 te da diez, y el número dominante es el uno. También es el número de la unidad. Además está ubicado en el centro del tarjetón. Y yo soy corazón, que está en el centro, que incluso cuando hablo de responsabilidad social digo que ese es el latir del corazón empresarial. El 55 emite rayos de luz y está en la mitad, latiendo como el corazón. Es maravilloso”. ¿Otra conspiración del universo?

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO