Mi elección por la coherencia

13 de junio del 2014

“Sé muy bien que no me sentiré traicionado. “

“No hagas ni digas nada que te impida mirarte al espejo cuando te estés afeitando”. No es una frase de ocasión para armar una columna; es un consejo de mi padre, que siempre llevo presente y recordaré al depositar mi voto por lo que encarna Óscar Iván Zuluaga.

El ejercicio de la política, tan envilecido en nuestra patria, se nutre de la posición de los ciudadanos comprometidos con una visión de país, expresada a través del sufragio. Y esa posición política individual, que favorece a uno u otro candidato, es un asunto de corazón y de convicciones, que no de personas y, menos aún, de prebendas, contraprestaciones o intereses disfrazados. Lo que pienso y lo que digo es lo que procuro hacer y, en este caso, será lo que haga con mi voto.

En el entretanto, si Clara López dice un día ante el país que está “convencida” de que la paz no pasa por la reelección de Santos, porque él no es capaz de estructurarla, ocho días después no puede caer de bruces a gritarles a los colombianos que solo con Santos podemos llegar a la paz.

Si Petro, que no esconde sus aspiraciones para 2018, dice un día que Santos es un tramposo, no puede, pocos días después, desmantelar aún más el ya desmantelado Distrito Capital, y salir a entregarle su apoyo entusiasta.

Si Claudia López afirma un día que “es imposible apoyar al presidente Santos” porque “no entiende nada”, está “desconectado de las regiones” y ha asaltado el presupuesto para hacerse reelegir, no puede, desde esa presunción de corrupción e incompetencia, cantar hoy su apoyo ni siquiera con el argumento de La Paz. Ni que decir del empresariado dueño de los grandes contratos y los grandes medios, que en la puerta del horno, le apuesta a la preservación de sus intereses sin mayores traumatismos.

No sé ellos, pero yo podré mirarme al espejo con tranquilidad el 16 de junio. Lo digo sin arrogancia. Siempre habré ganado porque no renuncié a mis convicciones, las mismas que inspiraron mi decisión en 2010 por Juan Manuel Santos, cuando tampoco voté por una persona sino por lo que ella encarnaba.

Hoy mi credo es el mismo: el imperio de la Ley como máxima norma de convivencia y verdadera “llave” de una paz perdurable; la seguridad para todos como derecho inalienable y bien fundante para cualquier proyecto de desarrollo y de Nación; la persecución del delito en todas sus formas; el respeto a la legítima propiedad privada, la recuperación del campo como política de Estado y, por supuesto, creo en la puerta abierta a la negociación, mas no de la paz, que es un fin superior y colectivo, sino del fin de la violencia narcoterrorista, pero en el marco de la Constitución y la Ley, de la dignidad y la soberanía nacional, acordando con generosidad, es decir, dentro de un régimen de justicia transicional, la reincorporación de las Farc a la sociedad y a nuestro ordenamiento democrático, pero nunca la transformación de tal ordenamiento a su acomodo, en contra de la Constitución y la Ley, y bajo el yugo extorsivo de las armas.

Esa fue mi elección en 2010 y debo decir que me sentí traicionado. Esa es mi elección en 2014, hoy rescatada en la propuesta de OIZ, y sé muy bien que no me sentiré traicionado. Es mi elección por la coherencia.

@jflafaurie

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO