¿Hubo complot para evitar que Óscar Iván Zuluaga ganara la presidencia?

¿Hubo complot para evitar que Óscar Iván Zuluaga ganara la presidencia?

12 de Noviembre del 2016

Jaime Granados, abogado defensor de Óscar Iván Zuluaga  aseguró que su cliente presentará una denuncia ante la Fiscalía el próximo miércoles 16 de noviembre por un supuesto complot en su contra luego de conocerse las declaraciones del exdirector del CTI Julián Quintana en el caso del hacker Andrés Sepúlveda.

Lea también: Andrés Sepúlveda asegura que arregló elecciones en Latinoamérica

Esta decisión fue tomada luego de la declaración de Quintana en el proceso contra el senador Álvaro Uribe por presunta infiltración a los temas del proceso de paz con ayuda del hacker.

Mediante un comunicado del Centro Democrático, Zuluaga, director del partido, aseguró que su campaña fue víctima de un complot: “Lo que hoy se conoce de la declaración de Quintana es la prueba reina: mi campaña fue infiltrada criminalmente y obedeció a un complot de la Dirección Nacional de Inteligencia para evitar que yo ganara la Presidencia”.

Además: Así funcionaba la oficina del hacker Andrés Sepúlveda

Con esto se abre un nuevo capítulo del largo tire y afloje entre el gobierno y el uribismo que empezó con la publicación de un video de una reunión entre Óscar Iván Zuluaga y Sepúlveda en medio de la campaña presidencial, el cual derivó en la captura de este último.

También la puede interesar: Presidencia de México y J.J. Rendón desmintieron al hacker Sepúlveda

En plena carrera presidencial, Julián Quintana fue citado por el ex Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, y el Director de Nacional de Inteligencia, el almirante  (r) Álvaro Echandía. Este último le entregó el informe de una campaña de espionaje que pretendía filtrar información del proceso de paz.

Así lo confirmó a Noticias RCN: “Concretamente, el director de la DNI entregó la información a la Fiscalía y al suscrito. El almirante Echandía en mis manos entregó la información de la cual después se abrió una investigación, previa verificación. Fue un documento muy plano donde daba algunos criterios generales frente a una persona que estaba espiando el proceso de paz, identificada y que tenía una oficina”.

Quintana asegura que su declaración era recibida con gran preocupación por parte de muchos sectores. Tanto que el mismo Echandía decidió presentarse en la Corte antes de que iniciara la confesión, y acercándose al ex director del CTI le manifestó su temores frente a lo que pudiera contar:

“Tuvimos una reunión donde me manifestó su preocupación por la declaración que íbamos a dar en la Corte. Y pues la respuesta fue que solamente se iba a decir la verdad de los hechos”.

El testimonio de Julián Quintana es  fundamental, no solo porque estuvo al frente de los operativos y la investigación en contra de Sepúlveda, sino porque fue quien recibió las órdenes directas por parte del DNI y la Fiscalía.

Por su parte, el almirante Echandía negó mediante un comunicado cualquier intento de persuadir a Quintana de cambiar su testimonio: “Es totalmente falso que el Director de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) haga ofrecimientos de cargos en cualquier entidad. Ese tipo de declaraciones son totalmente falsas y no merecen ningún tipo de credibilidad”.

Respecto al proceso en contra del senador Uribe, Quintana asegura que “en la investigación no se encontró evidencia de la participación de Álvaro Uribe. Mientras fui director del CTI no se recopiló evidencia de lo que decía el hacker de que Uribe tenía conocimiento y participó”.

Su testimonio también exonera a Óscar Iván Zuluaga. Sin embargo, asegura que sí hay pruebas en contra del excongresista Luis Alfonso Hoyos: “Lo que hay en la Fiscalía y mientras fui director del CTI se tenía evidencia de que se podía demostrar la posible responsabilidad del doctor Hoyos. Pero frente a Iván y David Zuluaga no hay evidencia que demuestre su responsabilidad”.

Granados, por su parte, afirmó que las declaraciones realizadas por Quintana demuestran que desde el principio, Sepúlveda y otros hackers involucrados en el caso eran infiltrados que buscaban acabar con las aspiraciones presidenciales de su defendido:

“Los tres hackers eran infiltrados de la Dirección Nacional de Inteligencia para sabotear la campaña de Zuluaga. Esto lo han dicho muchos testigos y lo ratificó quien era el director del CTI, Julián Quintana, bajo juramento, ante la Corte Suprema de Justicia”.