Otra carta del uribismo para las elecciones

Otra carta del uribismo para las elecciones

9 de Marzo del 2017

La senadora María del Rosario Guerra será la nueva precandidata para las elecciones presidenciales del 2018 por el partido Centro Democrático. La decisión fue tomada luego de un encuentro con el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

“Yo he sido invitada por el presidente Uribe para que haga parte del abanico de precandidatos, y hoy (miércoles) acepté con el mismo compromiso de contribuir con el partido”, aseguró.

La congresista sería el reemplazo de Óscar Iván Zuluaga y participaría al lado de Carlos Holmes Trujillo y el senador Iván Duque.

La economista, catedrática y administradora pública es reconocida por su apoyo a Zuluaga tras las acusaciones por el caso Odebrecht. Fue ministra de Comunicaciones durante la segunda administración de Álvaro Uribe, cargo al que renunció para no inhabilitar a su hermano Antonio en el legislativo.

Guerra asesoró el Plan Nacional de Rehabilitación en el gobierno de César Gaviria, fue gerente de Fonade y, en el primer gobierno de Uribe también dirigió Colciencias. Además fue coordinadora de la campaña de reelección del ahora senador.

Zuluaga da un paso al costado

Este miércoles 8 de marzo, Óscar Iván Zuluaga dio a conocer a la opinión pública, a través de un comunicado, su intención de retirarse de la precandidatura presidencial por el partido Centro Democrático. El líder de la colectividad indicó haber tomado esta decisión mientras se esclarecen los hechos que enlodan su campaña del año 2014 por supuestos vínculos con Odebrecht.

“Hasta tanto no se esclarezcan por completo los interrogantes sobre la participación de la empresa Odebrecth en el pago de los servicios de Duda Mendonça, asesor de mi campaña presidencial en 2014″, señaló Zuluaga.

Zuluaga llegó al municipio de Rionegro, Antioquia, con el fin de reunirse con Álvaro Uribe. En un principio se especuló sobre la posibilidad de que obtuviera un nuevo espaldarazo por parte del exmandatario, de cara a las próximas elecciones presidenciales. Sus opciones para aspirar a la Casa de Nariño eran pocas, y más después de que se le comunicara que sería investigado por el comité de ética del partido.