Pares envía informe “Cómo va la paz” a Duque

Montaje/fotos: pares.com.co- presidencia

Pares envía informe “Cómo va la paz” a Duque

27 de noviembre del 2018

Este martes, en una conferencia realizada en el centro de Bogotá, la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) publicó su informe “Cómo va la paz: La reestructuración unilateral del Acuerdo”, que analiza el rubro de la reincorporación y el posconflicto en general, tras dos años de la firma del pacto definitivo entre el Gobierno y las Farc. Dicho informe le fue enviado al presidente de la República, Iván Duque, acompañado de una misiva que realiza una serie de recomendaciones y plantea la posibilidad de establecer una hoja de ruta para enfrentar los nuevos desafíos que han surgido en las regiones.

Algunos de ellos son, por ejemplo, el crecimiento y expansión de grupos armados postFarc en distintas zonas, el recrudecimiento de la violencia en zonas puntuales (Bajo Cauca, Nordeste Antioqueño, Catatumbo, Costa Pacífica nariñense y Guaviare) y en especial contra los líderes sociales, y fortalecimiento de Grupos Armados Organizados (GAO) distintos a las disidencias de Farc, como por ejemplo el Clan del Golfo, en zonas que ocupaba anteriormente dicha guerrilla.

Retos en la reincorporación

En diálogo con KienyKe.com, los voceros y dirigentes de dicho centro de pensamiento aseguraron no obstante que existen motivos para no caer en el pesimismo y para en cambio ahondar en las políticas que permitieron la desmovilización del principal grupo guerrillero del país.

“Es agridulce el balance dado por el informe, porque hay cosas muy positivas en estos dos años, y es la reducción del homicidio. En 2012 teníamos 16.000 y ahora tenemos 12.000. son 4.000 asesinatos menos. Eso es muy importante, y se suma a una merma en las cifras de desplazamiento forzado, secuestro, desaparición forzada y víctimas de minas antipersonal. Esa es la parte dulce. Algunas cosas del Acuerdo ya se cumplieron”, afirmó León Valencia, director de Pares.

“No obstante hay una parte muy agria y es que hay una reestructuración del Acuerdo de Paz, unilateral por parte del Estado. No solo ha sido Duque, sino que venía ya desde Santos, pero sobre todo por parte de las Cortes, del Congreso, por lo que todo el Estado ha venido cambiando lo que se había pactado con Farc. Eso ha llevado a la incertidumbre jurídica y política de las propias Farc, lo que es parte de todos esos debates internos y disidencia. Eso es lo más grave, porque estamos ad portas del detonante, que sería el caso Santrich. Si a “Jesús Santrich” lo extraditan sin pruebas este liderazgo de “Iván Márquez” y compañía se rearma otra vez en el monte y puede obtener otra fuerza en las disidencias para iniciar de nuevo la confrontación”, agregó.

Ariel Ávila, subdirector de Paz y Reconciliación, expresó una perspectiva similar: “La conclusión principal del informe es que estamos en un punto que uno podría llamar de inflexión: O vamos hacia la guerra otra vez o consolidamos la paz. Eso va a depender de varios factores. Todos los indicadores de violencia disminuyeron, menos el homicidio, que venía hacia abajo pero volvió a repuntar este año, y las minas. Hoy tenemos 76 municipios incendiados por temas de conflicto armado. Pero un recrudecimiento dependerá en gran parte de qué tantos mandos medios de Farc vuelvan a las disidencias que ya hay, de si “Iván Márquez” y otros mandos regresan a las mismas”.

Para Ávila, más allá del tema de Santrich, es clave determinar qué se va a realizar en términos de reincorporación, en el sentido de no seguir incumpliendo lo que se le prometió a los guerrilleros razos.

Eln y frontera

Como se expresó con anterioridad, el informe de Pares fue enviado a la Presidencia de la República acompañado por una carta en la que se recomiendan ciertas líneas de acción para enfrentar los numerosos desafíos en las regiones. Dicha misiva se centra en lo que ocurre en el Catatumbo, una zona de máximo riesgo por su emplazamiento de cultivos ilícitos y narcotráfico, la presencia del Eln, Epl y otros grupos armados que se financian ilícitamente, tal como la cercanía a Venezuela con una frontera más que porosa.

“La región del Catatumbo vive una verdadera tragedia humanitaria por cuenta del desplazamiento masivo de sus habitantes, el asesinato sistemático de sus líderes sociales, el enfrentamiento armado entre el Epl y el Eln, el reclutamiento forzado de sus menores de edad, la colocación de minas antipersona, las serias restricciones de su movilidad dentro de la zona y los ataques deliberados contra su infraestructura social”, inicia la misiva.

Para León Valencia, será fundamental “controlar otro riesgo que es el Eln. El Gobierno se debe sentar con ellos y pactar un cese bilateral para empezar una negociación. La otra posibilidad es que volvamos a una confrontación que daría victorias inmediatas y puntuales, pero que prolonga un conflicto innecesariamente. Eso podría causar los incidentes militares en la frontera con Venezuela, lo cual incendiaría una zona como el Catatumbo, que es un lugar muy explosivo”.

“Todo eso dependerá del presidente, pero está muy presionado por los sectores radicales de su partido. La preocupación nuestra es que busque más conflicto dada su situación política actual”, advirtió.

Recomendaciones

Según Ávila, se ha recomendado al presidente una estrategia fundamentada en cuatro pilares: “Por un lado el tema de la política de reincorporación, que ha sido un fiasco. Hoy, 24 meses después de la firma, hay solo dos proyectos productivos funcionando para excombatientes de Farc. Más de 10.000 desmovilizados no tienen qué hacer con sus vidas porque no han podido comprar tierras y no hay proyectos; Segundo, protección a líderes sociales; Tercero, proceso de paz con el Eln y sometimiento a la justicia del Clan del Golfo; Cuarto, garantizar la estabilidad de la justicia transicional. Al menos concentrarnos en esos cuatro puntos”.