¿Será suficiente la plata del Paz Colombia para el posconflicto?

¿Será suficiente la plata del Paz Colombia para el posconflicto?

10 de febrero del 2016

Una vez anunciada la segunda parte del Plan Colombia, llamado “Paz Colombia”, surgen inquietudes respecto a la forma en que será implementado y qué diferencias tendrá con respecto a la primera fase.

Actualmente EE.UU. tiene destinado un presupuesto de 310 millones de dólares anuales al Plan Colombia. Con la reunión del presidente Juan Manuel Santos con Barack Obama se acordó subir el presupuesto a 450 millones.

La exministra de defensa Marta Lucía Ramírez habló con KienyKe.com y expresó que “esos 150 millones extra son una partida muy modesta, en cambio los desafíos de los colombianos son enormes. No podemos pensar que Colombia ya está montada en la paz”.

Por su parte el excanciller Julio Londoño Paredes se mostró más optimista, pues asegura que con este anuncio el gobierno Obama está haciendo “una buena contribución para el proceso de paz y el posconflicto”.

Lo que sí es claro es que el aumento del aporte económico que da Estados Unidos anualmente no será suficiente para financiar lo que se viene luego de la firma de los acuerdos. En este sentido la exministra afirma: “Ese dinero vendrá de los colombianos. Con el Plan Colombia el gobierno dio algo más de 100 mil millones de dólares, mientras que EE.UU. ha puesto unos 10 mil millones”.

Esto significa que ese dinero para la lucha contra el narcotráfico vendría de los impuestos. Esto es juntamente un problema teniendo en cuenta el déficit económico que se presenta por la baja del precio del petróleo.

Santos y Clemencia Rodríguez en Casa Blanca

La primera dama, María Clemencia Rodríguez, felicita al presidente Santos (d). A la izquierda, Barack Obama. 

¿Cómo se invertirá el dinero?

Esa es otra cuestión a discutir. Si bien es obligatorio atacar abiertamente el narcotráfico con ofensiva militar, Ramírez afirma que es necesario un plan a largo plazo para fortalecer la justicia y evitar la corrupción.

Sin embargo, esos 150 millones que Obama espera aumentar al Plan Colombia deben pasar primero por el Congreso estadounidense. El gobierno se ha mostrado optimista con que se aprobará sin mayores dificultades, pero otros sectores son más desesperanzadores.

Marta Lucía Ramírez afirma que no será aprobado unánimemente por cierta preocupación que se tiene en sectores del partido Republicano frente a una eventual impunidad a actores de crímenes de lesa humanidad.

Por su parte Paola Ochoa, en su última columna en el diario El Tiempo, hace énfasis en las más recientes decisiones tomadas por Obama que fueron rechazadas por el Congreso, que en su mayoría es opositor. Además cabe señalar que existe un malestar porque los diálogos se hayan realizado en Cuba, y la posibilidad de sacar a la Farc de la lista de grupos terroristas.

El Plan Colombia, tras sus 15 años de implementación ha dejado un balance positivo en muchos aspectos, como la tecnificación de las fuerzas armadas, más armamento y de mejor calidad, entrenamiento especial, y presencia del estado en los 1099 municipios del país.

De igual manera, según la ONU, de 58 homicidios por cada 100.000 habitantes en 1998 se pasó a 26,6 en 2014. Lo mismo se ve con el secuestro, de 3572 en el 2000 se pasaron a 288 en 2014. Sin embargo, las cifras no son tan positivas en materia de cultivos ilícitos, pues de 48.189 hectáreas sembradas en 2013, pasaron a 69.132.

Por su parte un gran número de críticos del Plan Colombia han recalcado los problemas que esta medida ha generado. El senador Jorge Robledo afirmó que “el Plan Colombia nunca se propuso acabar con el narcotráfico, el Plan Colombia se propuso fue reducirlo al 50 %”.

Igualmente Antonio Caballero en su más reciente columna en Semana.com dice que “se dijo que era exclusivamente para combatir el narcotráfico; y, explícita y enfáticamente, que no era para frenar a las guerrillas. Dos mentiras. Resultó muy eficaz contra las guerrillas, y completamente inocuo frente al narcotráfico”.