La paz podría ser financiada con más impuestos

La paz podría ser financiada con más impuestos

14 de Septiembre del 2016

Para el próximo 26 de septiembre, en Cartagena, quedó establecida la firma protocolaria de los acuerdos de paz que se negociaron entre el Gobierno Nacional y las Farc en Cuba. Con la presencia de líderes políticos y miembros de la comunidad internacional, Colombia oficialmente le pondrá un fin definitivamente a 52 años de conflicto con ese grupo armado.

Si bien desde que se anunció la terminación de la negociación entre las partes y se dieron a conocer los puntos acordados, ha habido avances importantes como el cese del fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la entrega de armas por parte de las Farc, los retos apenas comienzan.

De acuerdo con la presidenta del Consejo Privado de Competitividad, Rosario Córdoba Garcés, la financiación del escenario de posconflicto obliga al Estado a reconocer sus “enormes deficiencias” en términos de educación, salud, infraestructura, y conectividad, entre otros.

Lea también: ¿En qué van a trabajar los exguerrilleros de las Farc?

“Nos hemos dividido entre un antes y un después de la firma del fin del conflicto, pero las necesidades que tenemos son de siempre. Independientemente del acuerdo que se firmó o del posconflicto, nosotros como sociedad tenemos que procurar desarrollarnos de manera adecuada. Lo que se necesitan son los recursos para desatrasar al país” señaló Córdoba Garcés.

A pesar de que el presidente Juan Manuel Santos aseguró que el posconflicto “tiene sus propias fuentes de financiación” y que la reforma tributaria que se presentará ante el Congreso de la República en los próximos meses, busca ingresos fiscales que garanticen la sostenibilidad de las finanzas públicas y de los programas sociales; la presidenta del Consejo Privado de Competitividad señaló que esta es una oportunidad importante para reducir la inequidad.

“Nuestro sistema tributario carece de lo esencial: progresividad, eficiencia económica y equidad. Adicionalmente, el recaudo es poco y si los colombianos verdaderamente estamos comprometidos con el desarrollo del país, tenemos que entender que es necesario que haya una mayor recaudación y que hay que aportar pagando impuestos” explicó Rosario Córdoba Garcés.

Lea también: Desmienten que concentración de las Farc ponga en riesgo seguridad de municipios

Para la Magister en Economía, el Gobierno Nacional tendrá que apuntarle necesariamente a que haya más personas tributando. “Que se amplíe la base de las personas, porque son muy poquitas las que pagan impuestos. Quizás esto no va a generar un ingreso extraordinario, pero la cantidad de personas tributando y sintiéndose ‘parte de’ genera un impacto positivo”.

La presidenta del Consejo Privado de Competitividad recordó que uno de los factores que debilitan la dinámica económica del país es la baja recaudación por cuenta de la evasión de impuestos. “En el caso del IVA, la evasión es de más del 40%. Pero no solo eso, menos del 50% de los bienes y servicios de la economía tienen IVA. Estamos dejando por fuera todo un universo de quienes pueden pagar impuestos y que hay que incorporar al sistema tributario”.

La paz como oferta para la Inversión Extranjera

Otro de los beneficios de la terminación del conflicto es, según los expertos, un aumento de la inversión extranjera para Colombia. De acuerdo con la presidenta del Consejo Privado de Competitividad, Rosario Córdoba Garcés, “el posconflicto elimina la variable de las Farc para los empresarios, pero hay que generarles condiciones adecuadas, porque los países compiten por los inversionistas”.

Lea también: Aumenta tensión en el debate del plebiscito por la paz

De la misma forma, señaló que, al momento de elegir dónde poner sus recursos, los empresarios evalúan qué pasa en cada país, y de acuerdo con las condiciones que ofrecen toman sus decisiones. “Analizan cómo es nuestro sistema tributario, si es conveniente o no. Miran cómo son las condiciones de la gente y la disponibilidad de la mano de obra local para poder trabajar con ella, además de la infraestructura y la tecnología”.

Finalmente, Córdoba Garcés reconoció que a comienzos de los años 2000, cuando Colombia mostró mejorías en materia de seguridad, aumentó el flujo de la Inversión Extranjera, pero esto no se vio reflejado en el bienestar de la población. “Más importante que recibir estos dineros es aprovecharlos y sembrarlos. Es necesario invertir en el desarrollo del país, en trasferencia de tecnología y hacerlo duradero” finalizó.