“Habrá paz por la razón o por la fuerza”: Mindefensa

“Habrá paz por la razón o por la fuerza”: Mindefensa

27 de diciembre del 2013

El Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, considera –al margen de los acuerdos de La Habana- que los guerrilleros de las FARC que cometieron delitos de lesa humanidad no pueden eludir el castigo “en el marco de nuestra constitución, nuestra ley, y a la luz de los acuerdos internacionales”.

Pinzón responde acerca de una supuesta ambivalencia entre el discurso presidencial de paz y el guerrerista suyo.

-¡Ninguna ambivalencia!, responde.

“Déjeme recordarle que aquí hay mucha gente que habla de paz pero poquita hace paz. La paz la vienen construyendo los miembros de nuestras fuerzas militares y de policía, con sacrificio, con heroísmo.

“La razón por la que los grupos armados están hablando del tema no es porque crean que pueden alcanzar sus objetivos con la violencia y por las armas, como siempre quisieron, sino porque han venido siendo reducidos a una condición en donde no les queda mejor alternativa.

“No es sino escuchar una entrevista reciente de un jefe terrorista que precisamente hablaba de cómo le parece bueno no estar bajo la presión, no estar bajo la intensidad de las operaciones de la fuerza pública, y cómo entiende que las armas ya no pueden ser el camino.

“Entonces mantendremos el deber civil de defender la vida y derechos de los colombianos. Por supuesto proseguiremos con acciones directas contra aquellos que afectan la tranquilidad.

“La gente a veces olvida que el presidente Santos ha liderado tal vez los golpes más importantes de toda la historia contra el grupo terrorista FARC y contra el mismo ELN, y los llevó al nivel de degradación en que se encuentran.

¿Es absurdo pensar entonces que haya desmoralización de la fuerza pública, como dicen algunos opositores?

No creo en desmoralización cuando todos los días producen resultados, golpes, capturas. Las fuerzas armadas están conformadas por seres humanos racionales que obviamente ven con interés lo que ocurre, y tienen una expectativa sobre el futuro.

Para mí el futuro de las fuerzas armadas está claro, tienen que seguir haciendo lo que están haciendo para llevar a Colombia a la paz, que han venido construyendo. Es su victoria lo que ellos han venido gestando.

Si se logra la paz, el país necesita de unas fuerzas militares capaces de mantenerla y de una policía capaz de mantener el orden público y de responder a los nuevos retos de seguridad ciudadana.

Juan Carlos Pinzón, ministro de defensa, kienyke

¿Cómo está operando, señor ministro, la tregua determinada por las FARC?

No violar la ley es una obligación de todos los colombianos. No usar la violencia contra otros colombianos es lo mínimo que cualquier ciudadano tiene que hacer.

Las fuerzas armadas están vigilantes y mantienen sus operaciones buscando capturar, llevar ante la justicia, a aquellos que han violado la ley de manera flagrante.

¿Es usted optimista sobre la paz?

Lo que creo es que hoy alrededor del 90 % de los municipios de Colombia y el 93% de la población de Colombia se encuentra en buena medida en posconflicto. Y esto ocurre esencialmente porque las fuerzas militares y de policía han venido construyendo esa realidad para los colombianos.

Eso significa que ahora los problemas de seguridad no son diferentes para cerca de 43 millones de colombianos a los que tienen los ciudadanos de Brasil, de Venezuela, de México, de Sudáfrica, países que se entiende que están en paz.

Lo que falta se va a construir por la razón -obviamente con la determinación de las fuerzas armadas, continuando en ese ejercicio de seguir degradando las organizaciones armadas-  o por la fuerza.

Parece usted desestimar el poder ofensivo de las FARC cuando en 50 años no hemos podido, el Estado colombiano, derrotarlas…

Pues las venimos derrotando. Creo que ese es el tema más relevante.

Claro, hacer terrorismo pasa en Nueva York, Londres, París, Tokio o Moscú. Para hacer terrorismo no se requiere sino la mala fe y una actitud diabólica de alguna persona. Pero pensar que alcanzan algún objetivo político, estratégico, militar… eso ya no es viable.

¿Cómo está terminando el año desde su punto de vista, señor ministro?

En las últimas semanas hemos dado golpes estrategicos, que el país ha visto registrados.

Seguiremos creciendo en el propósito de darle seguridad a todos los colombianos. Estamos fortaleciendo la capacidad de la policía Nacional en cerca de 15 mil hombres y mujeres adicionales en los próximos meses. Pensamos que la reforma de la fiscalía también será esencial.

Cuando se dejan libres a los criminales no propiamente es consecuencia de que la policía no los capture, sino que se requiere que todo el sistema judicial opere de una manera más efectiva para darle respuesta al ciudadano de a pie frente a las preocupaciones que tiene.

Señor ministro, sin pretender que usted haga un ranking de golpes, ¿cuáles son los dos o tres más importantes este año?

Cuando cayó abatido alias ‘Caliche’ fue fundamental. Era miembro del Estado Mayor de las FARC y responsable de buena parte de los actos de terrorismo en esa zona por muchos años.

Se había vuelto prácticamente una celebridad, un ser que en el Cauca veían como un individuo intocable y al mismo tiempo tenía inventiva. Este terrorista siempre se dedicó a tratar de desarrollar los famosos tatucos y la artillería artesanal que tanto daño le causa de manera indiscriminada a la población civil. Ese fue un golpe de carácter estratégico.

Uno se pone a mirar el año y cada 15, cada 20 días que la fuerza pública logra un golpe contra alguna organización delincuencial relevante.

¿Y qué sucede con el caso particular de alias ‘El Paisa’, uno de los más temidos guerrilleros o delincuentes del país?

En unas operaciones consistentes se le han dado golpes muy fuertes a la estructura Teófilo Forero. Hace tres meses fueron abatidos, en un solo golpe, nueve o diez terroristas de esa estructura. Es importante destacar que se han venido desmovilizando, cosa que no es tan común en una estructura tan dogmática y fundamentalista. Allá antes de dejarlos pensar prefieren fusilarlos, esa es la mentalidad con la que han actuado.