Piedad Córdoba aboga por los paramilitares en diálogos de paz

17 de diciembre del 2013

Del presidente Santos dice que “es inadmisible que los problemas lo cojan de sorpresa.”

Piedad Córdoba, Kienyke

La polémica Piedad Córdoba considera que el Presidente Santos es ambivalente en el tema de la paz y en otros que son trascendentales para el país.

Creo–dice con ironía- que el peor contradictor que tiene es él mismo.

“Uno se figuraba al presidente contundente en las decisiones pero no lo es. Mientras celebra los avances de las negociaciones en La Habana, su ministro de la defensa sale a decir que eso es pura cháchara, puro cuento. Entonces la sociedad no sabe por dónde moverse, a quién hacerle caso. Creo que eso ha sido muy dañino para él mismo”.

Córdoba opina que el carácter endeble de Santos no le permite avanzar tampoco en otras decisiones graves, como la situación con Nicaragua.

“Es inadmisible –dice- que los problemas lo cojan de sorpresa, como que no tuviera un embajador en Nicaragua, y que llegue una segunda demanda del gobierno nicaragüense”.

Sin embargo, la ex senadora liberal resalta que Santos haya tomado la decisión del diálogo de La Habana, “que servirá también para posibles acuerdos con el Ejército de Liberación Nacional”.

¿Cómo avanza –desde su perspectiva- el proceso de paz?

Este es un momento muy importante para Colombia. Una oportunidad similar no se volverá a presentar. Yo creo que más allá de la decisión del Gobierno y de las FARC, hay una decisión clara de la sociedad colombiana de salir de la guerra y acabar con lo que han sido más de 50 años de sufrimiento producto de la misma. Por eso pienso que hay que empujar desde muchos espacios para que esto se consolide y se logre.

El próximo congreso será el de la paz, deberá aterrizar los acuerdos, y pensar en una sociedad posconflicto. Creo también que las elecciones del congreso y las presidenciales se van a decidir entre los que quieren la guerra y los que buscan la paz.

En mi caso y de mi boca jamás saldrá, independientemente de que sea una opositora en muchos temas económicos del gobierno, una frase que vaya en contravía de lograr la paz en el país.

Las fuerzas de extrema derecha –me imagino- deben estar haciendo esfuerzos por evitar la paz…

Viene una carta de los paramilitares para buscar también que haya un espacio para la reconciliación y la paz. Yo creo que el país debe recibir eso de una buena manera.

¿Van a pedir curules los paramilitares?

No creo que sea tanto. Lo que buscan es que los tengan en cuenta. Hay que escucharlos de la misma manera que los militares deben ser tenidos en cuenta, si estamos hablando de paz, de reconciliación. Esto no puede ser solamente con las FARC y el ELN, sino que tiene que ser con quienes han sido actores del conflicto.

No significa que las FARC y el ELN sean lo mismo que los paramilitares. Pero uno no puede dejar de reconocer que una creación estatal, en muchos casos como ha sido el paramilitarismo, no se puede desconocer. Yo creo en eso, y Colombianas y colombianos por la paz está dispuesta  a contribuir, a buscar espacios.

Piedad Córdoba, Kienyke

Quién lo creyera, usted abogando por los paramilitares…

Imagínese que en un momento determinado tocó proteger a la familia de Mancuso, sacar a la familia de don Berna del país, buscar espacios en otros países para lograr que ellos pudieran hablar y sobre todo salvaguardar la vida.

La defensa de los derechos humanos no es solamente para los amigos de uno, los que piensen como uno. Los derechos humanos son para todo el mundo, inclusive aquellos que de una u otra manera nos hayan perseguido o generado mucho dolor o tristeza. En la medida en que este país esté dispuesto a la reconciliación, saldremos adelante.

¿Y cómo sabe usted lo que pasa en el paramilitarismo?

Hice parte de una comisión de diálogo con los paramilitares. Seguimos trabajando, visitando las cárceles.

Nos hemos reunido con la gente en la cárcel de Itagüí, hemos ido a donde el Fiscal General de la Nación, hemos hecho propuestas para que no se muera la verdad, para que se puedan restituir los bienes. Más allá de uno ponerse a señalar a fulano o a sutano, hay que sacar a flote lo más sacrificado, la verdad. Y en este caso, nosotros -Colombianas y colombianos por la paz, hemos ganado la confianza en ese sentido y estamos dispuestos a seguirlo haciendo.

¿La paz tiene que ver con la reelección de Santos?

Yo creo que uno debe dejar las mezquindades a un lado. No lo he apoyado en muchas cosas, pero en el tema de la paz creo que si él sigue empujando y si él gana las elecciones habrá que acompañarlo.

Lo más seguro es que mi voto será por una opción distinta, pero respaldaré todos los esfuerzos que se hagan para avanzar en la paz.

A Santos le reconozco el hecho de haber logrado que se sentaran en La Habana, porque nunca antes habíamos llegado tan lejos.

¿Si no es Santos, por quién votará Piedad Córdoba?

Estoy esperando y contribuyendo a que haya una agenda de país, una especie de acuerdo popular de muchos sectores, donde también caben los empresarios y las empresarias, conservadores y liberales.

Yo apuesto a que haya una alternativa en el país sobre la base de unos acuerdos que tienen que ir de lo económico, de lo político, de los medios de comunicación y una agenda innegociable por la paz.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO