Cinco coletazos de la victoria del NO

Cinco coletazos de la victoria del NO

5 de Octubre del 2016

Domingo dos de octubre de 2016 (4: 49 de la tarde). El boletín número ocho de la Registraduría Nacional de la Nación daba al NO como ganador del plebiscito.

A esa altura de la tarde, el NO triunfaba con 5.811.512 votos. El SÍ obtenía 5.786.783.

Después vinieron 45 boletines más. En tiempo récord, a eso de las cinco de la tarde, la Registaduría dio el veredicto. Un resultado que nadie se esperaba, ni siquiera la oposición.

Lea también: El día que Timochenko invitó a conversar a Álvaro Uribe

Por poquito, pero al fin de cuentas por mayoría, el NO ganó la contienda. Obtuvo 6.431.376 votos, 53.849 votos más que el SÍ, que llegó a los 6.377.482 votos.

Han pasado cerca de 72 horas desde entonces y lo único que no ha habido es lo que piden las partes que quedaron con lo brazos cruzados: calma.

El mismo presidente Juan Manuel Santos ha reconocido que la victoria del NO deja un ambiente de incertidumbre. Nadie sabe lo que va a pasar ahora. “La falta de claridad sobre lo que sigue ponen en riesgo todo lo que hasta ahora se ha construido”, dijo el Jefe de Estado.

Además: Historia del cese al fuego entre Santos y Uribe

La derrota del SÍ generó unos escenarios que hasta hace unos meses eran totalmente improbables.

Las consecuencias de la victoria del NO

1. La victoria del NO logró lo imposible

Este miércoles, cuando el expresidente Andrés Pastrana salió de su encuentro con el Presidente Juan Manuel Santos, dijo una frase que llamó la atención: “El NO del domingo unió a todos los colombianos”.

Si se mira en retrospectiva la situación, la frase tiene una alta dosis de verdad. Gracias a la victoria del NO, se logró lo imposible. Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe, declarados enemigos políticos, se encontraron después de seis años.

alt_Alvaro_Uribe_y_juan_Manuel_Santos

La reconstrucción de las relaciones diplomáticas con el gobierno venezolano, las negociaciones con el grupo guerrillero de las FARC y el inicio de conversaciones con el ELN han sido los detonantes de una batalla que hasta hoy parecía no tener fin.

Los insultos cada vez fueron subidos de tono. Mientras el mandatario tildaba al hoy senador del Centro Democrático de “mentiroso compulsivo” y enemigo de la paz; Uribe Vélez afirmó que “por una mezcla de vanidad y cobardía” Santos le estaba entregando el país al terrorismo.

“Agradecemos al señor presidente de la República la cita que nos concedió. Manifestamos nuestras preocupaciones iniciales que deberán introducirse a los textos de La Habana para buscar un nuevo acuerdo de paz que incluya a la totalidad de los colombianos. El Presidente expresó voluntad para lograrlo”, indicó el senador este miércoles tras la reunión.

Santos, por su parte,  invitó a la unión nacional al rededor de la paz. “En este momento debemos todos deponer los antagonismos las rencillas y unirnos como nación en aras del bien común. Consolidar y fortalecer la paz es el camino que debemos recorrer como nación”.

2. Renuncias de Gina Parody y Humberto de la Calle

Durante los cuatro años de diálogos de La Habana, Humberto De la Calle, fue el bastión del gobierno. El ex vicepresidente de la República puso la cara en los momentos más tensos de los diálogos y tuvo el talante de enfrentar a los negociadores más duros de las Farc.

Se consolidó como el hombre que tenía la llave de la puerta para llegar a la paz. Incluso llegó a sonar como candidato presidencial para las elecciones de 2018.

Sin embargo, un día después de la victoria del NO, De la Calle presentó al Presidente Santos su carta de renuncia.

“Los errores que hayamos cometido son de mi exclusiva responsabilidad. Asumo plenamente mi responsabilidad política”, dijo De la Calle.

Alt Humberto de la Calle

Horas más tarde su jefe lo ratificó en el cargo, como a todos los negociadores del gobierno en Cuba. Pero la tormenta siguió.

Gina Parody, quien desde el pasado 30 de agosto tomó una licencia no remunerada para dedicarse a la campaña por el SÍ en el plebicisto de la paz, también renunció.

Aunque dijo que su renuncia obedecía a  la culminación de un “ciclo de servicio a los jóvenes y niños del país”, sectores de la opinión pública consideraron que su salida del gabinete ministerial no era más que un coletazo de la derrota del SÍ.

“Quiero agradecer al Presidente Juan Manuel Santo por el apoyo incondicional que me ha brindado siempre. Creo firmemente que con paz, educación e igualdad de oportunidades, Colombia podrá sembrar un futuro mejor y seguiré trabajando con disciplina y sin descanso por ese sueño”, dijo.

Aunque no se han sumado más dimisión, Cambio Radical, parte importante de la Unidad Nacional pidió la renuncia del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo. La derrota del SÍ trajo toda una tormenta política.

“Es importante que el Gobierno Nacional evalúe la posibilidad de contar con un nuevo Ministro de la política, cuya interlocución con todos los grupos políticos sea fresca y fluida, y no haya sufrido el desgaste del fallido proceso plebiscitario”, se dijo en un comunicado del partido cuyo líder es el Vicepresidente, Germán Vargas Lleras. 

3. Plazo al cese al fuego unilateral. ¿Vuelve la guerra?

Sin tener muy claro los pasos que se tenían que dar, y horas antes de la reunión con Uribe, el Presidente Juan Manuel Santos sorprendió con una declaración. Le puso plazo al cese al fuego unilateral.

“El tiempo es muy importante, no podemos prolongar  este proceso  y este diálogo por mucho tiempo porque estamos en una zona gris, en una especie de limbo que es riesgoso y puede echar al traste todo el proceso…Se decretó el cese al fuego bilateral y definitivo con las Farc hasta el 31 de octubre y yo espero que podamos avanzar (…) para que podamos concretar los arreglos y los acuerdos que nos permitan poner en marcha la solución a este conflicto”, dijo Santos.

El anuncio prendió las alarmas, principalmente en el interior de la guerrilla. El máximo líder de las Farc, Timochenko, preguntó:

Por su parte, Pastor Alape indicó:

4. ¿Y las Farc?

El grupo guerrillero está en la encrucijada. Como casi todo el país, esperaba la victoria del SÍ y este nueve escenario lo deja a la expectativa. Eso sí, las Frac tienen claro que continúan trabajando para lograr la paz y para consolidarse como grupo político. ¿Cómo lo harán? Eso está por definirse.

“Con el resultado de hoy, sabemos que nuestro reto como Movimiento Político es todavía más grande y nos requiere más fuertes para construir la paz estable y duradera. Las Farc mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro. Al pueblo colombiano que sueña con la paz que cuente con nosotros. La paz triunfará”, dijo Timochenko horas después de reconocer el triunfo del SÍ.

 5. Marchas en torno a la paz

La posibilidad de volver a una confrontación armada entre el Estado y las Farc volcó a la sociedad colombiana a las calles.