Podría haber golpe de estado a Donald Trump

Podría haber golpe de estado a Donald Trump

24 de Febrero del 2017

De acuerdo con la revista The Notion, miembros de Organizaciones de inteligencia de los Estados Unidos estarían fraguando un Golpe de Estado contra Donald Trump. “Nuestros aparatos de inteligencia están haciendo mucho más que alimentar la paranoia sobre el coco ruso; son una amenaza para la democracia”, escribió Patrick Lawrence, autor del artículo.

Recientemente se ha visto que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, después de alcanzar puntos críticos con Obama, se han ido serenando. El último escándalo al respecto se dio cuando Michael Flynn, Asesor de seguridad de Trump, fue destituido por haber mantenido conversaciones con diplomáticos del Kremlin. A pesar de ello, no es un secreto que la nueva administración busca vínculos más amigables con Moscú. Y esa podría ser una causa, la más delicada hasta ahora, por la que quieran “deponer” a Trump.

Lea también Investigan a directivos del Senado por viajar a posesión de Trump

“Tenemos un aparato de inteligencia que ha aumentado su poder autónomo, de tal manera que ningún presidente se atreve a intentar controlarlo: Esto está más allá del debate. Ahora vemos como se opone a un presidente que se propone limpiar del camino la narrativa del miedo y  la animosidad, de la que depende este aparato”, escribió Lawrence.

El problema estaría en que las organizaciones de inteligencia, especialmente la CIA, no verían con muy buenos ojos el hecho de que Trump se acercara tanto a Moscú, a quienes se culpa de haber intervenido las elecciones para que ganara el magnate. Asì, al ahora presidente se le ha llamado “títere de Putin”, o según Mike Morell, antiguo director adjunto de la CIA, es un “gente inconsciente de los rusos y no un patriota”, simplemente por verse más interesado en dialogar con Rusia que en atacarla.

Ese es sólo uno de los puntos de divergencia entre Trump y la CIA. Existen otros dos que también son muy importantes: la limitación del presidente de operaciones que consideraba “apoyaban terroristas”, y la lucha que da la Agencia en Siria como apoyo a los rebeldes. Ambas serían un flujo de dinero que tiene que terminar.

En esa medida, podría estarse gestando una guerra subterránea entre la CIA y la Casa Blanca, avivada, primero, por las complicadas relaciones con Rusia, y segundo por la franca y frontal batalla que Trump ha emprendido contra lo que llamó el establishment (elites políticas de Washington).

También le podría interesar:  En cinco días Trump acabó con ocho años de gobierno de Obama

“Trump mismo es consciente de la mala sangre entre él y la CI. Si yo fuera Donald Trump, no me acercaría a ninguna colina cubierta de hierba. No estaría en ninguna caravana en Dallas. No estaría viajando en un coche abierto. Sería muy cuidadoso si fuera Donald Trump acerca de mi seguridad personal. Creo que tendría que emplear guardias para proteger a los guardias”, dijo George Gallaway, político británico, al Daily Bell.

Lawrence concluye que aún es muy apresurado para aseverar cualquier cosa; no obstante, pensar en que haya una fuerte oposición entre Trump y la CIA no es disparatado. “Una cosa es condenar a Donald Trump con una campaña sin fundamento, al estilo de Nixon, para insinuar sin evidencia que él tiene interesantes lazos con Rusia. Eso es mera política.  Esto parece la amenaza más seria a (lo que queda de) la democracia americana desde… desde el asesinato de Kennedy.