Roy Barreras se pelea con medio partido de la U

Roy Barreras se pelea con medio partido de la U

11 de julio del 2014

(11 de julio)

El partido de la U, la colectividad a la que pertenece el Presidente de la República, no encuentra salida ni entendimiento para postular su candidato a la presidencia del Senado, que será acogido por la Unidad Nacional y -de hecho- tendría garantizada su elección en la plenaria de la corporación.

Esta semana se presentó un duro enfrentamiento entre Roy Barreras y congresistas costeños, que quieren elegir entre ellos, desconociendo el resto de las regiones.

Roy Barreras, kienyke

Barreras recordó que es el vocero y compromisario de La U para definir las reglas del juego y conducir a la elección del candidato, pero -al parecer- su autoridad no es reconocida ni respetada por todos.

Los costeños pretenden elegir entre Armando Benedetti y David Name, sin tener en cuenta el tercer nombre sobre la mesa, Mauricio Lizcano, antioqueño-caldense.

Lizcano ha sido “condenado” por su cercanía estrecha con el expresidente Uribe, virulento opositor del Jefe del Estado. Declaraciones suyas diciendo que está jugado por Santos no han sido tan contundentes como las fotos de su matrimonio y su padrino Uribe.

El senador Barreras ha exigido respeto a su investidura y a su condición de mediador, pero muchos de sus colegas se ríen socarronamente, conociendo su comportamiento camaleónico a lo largo de su carrera política.

Falta una semana para elegir internamente en La U, pero no hay humo blanco todavía. Sin embargo, no es la primera vez que se presenta una situación similar. En muchas ocasiones, las divisiones se han extendido hasta buena parte del 20 de julio. La hora cero es a las 4 de la tarde, cuando empiezan las sesiones formales, esta vez la instalación misma del período legislativo.

Tampoco se ha hecho oficial la lista de senadores, porque el reconteo de los votos no ha permitido determinar las últimas cinco curules.

Se dispara pánico burocrático

(9 de julio)

La sensación es que el Presidente Santos se ha vuelto muy quisquilloso. En Bienestar Familiar se dice que el director -Marco Aurelio Zuluaga- fue retirado porque supuestamente había tenido alguna conversación con el excandidato Oscar Iván Zuluaga. “Al gobierno le pareció que podía ser muy uribista”. Con ese apellido era mejor pecar por exceso, dijo con ironía un político mal pensado.

La directora de Colciencias, Paula Marcela Arias Pulgarín, fue invitada a renunciar, según admitió, “por bocona”. Se quejó porque el gobierno central estaba disminuyendo el presupuesto de la entidad: “Tan pronto terminaba discurso de la convención científica, llegó el mensaje sobre reducción del presupuesto”, dijo ella. Y le costó el puesto.

Paula Marcela Arias Pulgarín, directora de colciencias

Las reacciones llovieron de inmediato.

El senador Robledo escribió que la renuncia de la directora de Colciencias es “fotografía del santismo de cuerpo entero”.

“Es una humillación a la ciencia”, comentó Jaime Restrepo. Y Sergio Fernández sintetizó en Twitter: “Alemania aplastó a Brasil y Santos aplastó a Colciencias y removió a su directora por denunciar recorte presupuestal”.

Fuentes cercanas a Palacio dicen que no hay persecución, “solamente la buena intención de mejorar varias dependencias del gobierno”.

Además de cambios en la dirección de varios institutos, por estos días se teje la telaraña política para la recomposición del gabinete ministerial, donde le abren campo a los más esforzados generales, coroneles y tenientes  de la campaña reeleccionista.

En ese ajedrez tan complicado, generalmente los presidentes ponen su corazón a un lado y miran las estadísticas electorales. La cola de políticos cobrando es bien larga.

Lo cruel es que quien llega al cargo lo hace con escoba en mano. Por eso tiemblan los porteros y toda la burocracia nacional.

La ponencia de Rojas Ríos también favorece presencia de paras en la política

(8 de julio)

Me quedó claro, después de hablar con el magistrado Alberto Rojas Ríos:

No solamente los guerrilleros podrán estar en la política. También jefes paramilitares y agentes del Estado, como los generales Rito Alejo del Rio y Jaime Uscátegui.

Alberto rojas,magistrado,kienyke

Su ponencia va dirigida a establecer que la paz será entre todos los colombianos, no solamente los subversivos, sino todos quienes hayan participado en esta guerra de 50 años.

La paz no puede buscarse para los 8 millones que votaron por Santos, pero negársela a los 7 millones de colombianos que votaron por Zuluaga y piensan distinto.

La discusión de la ponencia respectiva comienza mañana en la Corte Constitucional y se prevé que antes del 23 de julio se producirá la sentencia. Al parecer la ponencia –bastante liberal- de Rojas Ríos tiene mayoría en la corporación (5-4).

Sería una gran apertura política, la profundización de la democracia, la posibilidad de que ningún colombiano sea satanizado por lo que pasó. De lo contrario, se haría la paz para un sector de la población (la guerrilla), mientras la contrainsurgencia, paramilitares y agentes del Estado (militares, policías, entre otros) serían confinados a la cárcel.

En opinión de Rojas Ríos, si no nos damos la pela…volveremos a hablar en otros 50 años y con otros 50 mil muertos.

“Nuestra Constitución -dice- no puede excluir de plano y de manera definitiva la participación en democracia de los miembros de alguno de los grupos armados al margen de la ley que hayan sido parte en el conflicto armado interno, ni de los agentes del Estado”.

Rojas Ríos ha interpuesto los recursos jurídicos que le da la ley, para preservar su condición de magistrado de la Corte Constitucional, que declaró nulo el Consejo de Estado por vicios de forma.

Si logra mantenerse en el cargo durante los siguientes 15 días será el autor de una decisión, tal vez la más grande y democrática que se haya producido en el país, a favor de la paz nacional.

Presidencia del Senado: no gustan los candidatos

(7 de julio)

Cuatro compromisarios se reúnen mañana en Bogotá para lograr acuerdos que permitan la mejor elección de dignatarios del Congreso.

Congreso, Kienyke

Juan Fernando Cristo, representa al partido liberal; Roy Barreras, al Partido de la U; Cambio Radical encomendó la vocería a Juan Carlos Restrepo; y el partido conservador comisionó a los senadores Efraín Cepeda y Luis Emilio Sierra.

Para presidir el Senado están “sobre la mesa” los nombres de Mauricio Lizcano, José David Name y Armando Benedetti, postulado a última hora.

El problema -se ha conocido confidencialmente- es que ninguno gusta. Benedetti dejó malos recuerdos. Lizcano es tenido como inmaduro y pendenciero. Name como distante y hosco.

La solución sería “sacarle ganas”, como se dice en el argot político, a un cuarto aspirante, que suscite entusiasmo no sólo en el Partido de la U sino en toda la coalición de gobierno, para llegar con un consenso al 20 de julio.

Aunque las bancadas son disciplinadas y terminan acogiendo un nombre, la experiencia obliga a lograr acuerdos para evitar sorpresas en la elección. El rechazo a un nombre puede provocar una rebelión y la organización de alianzas imprevisibles.

Por todo lo anterior, los compromisarios tienen el propósito de decantar el panorama esta misma semana. Días antes realizaron un contacto preliminar y se prometieron llegar unidos a la instalación del Congreso.

Después de los acuerdos para elegir dignatarios del Senado, ampliarán la mesa para analizar el tema de la Cámara de Representantes.