El uribismo le pide al Procurador “controlar” a Santos

30 de mayo del 2014

Noticias y chismes de la política colombiana.

Caldero

(30 de mayo)

El senador Juan Carlos Vélez Uribe denunció que el gobierno podría estar presionado a los alcaldes, a los gobernadores, para lograr su respaldo en las próximas elecciones del 15 de junio. “Y le hemos pedido al jefe del Minsiterio Público que controle al candidato presidente”.

“Nosotros hemos puesto en conocimiento de la Procuraduría, reuniones que ha habido entre miembros de la campaña del Presidente Santos y alcaldes. La presencia de Vargas Lleras, reuniones secretas con alcaldes en Boyacá, reuniones en casas de industriales en Antioquia entre alcaldes y el Presidente Santos. Están activando la máquina que maneja a los alcaldes, para oxigenar la campaña reelecionista”.

Vélez dice que “eso no es ético, ni legal, no está bien hecho. Sabemos que el Presidente Santos con las alianzas como la de Petro, a quien criticaba; la que hizo con la Marcha Patriótica (de quien dijo que era financiada por las FARC), y otras con sectores que había cuestionado. Santos está ahora haciendo alianzas y componendas con alcaldes y gobernadores”.

¿Y acaso el presidente no puede reunirse con alcaldes y gobernadores?

Si lo hace como Presidente de la República y no en reuniones clandestinas, a puerta cerrada, donde no dejan entrar celulares ni tomar fotos, generando sospechas.

¿Cómo son sus cuentas?

Nosotros estamos tratando de convencer a los dos millones de electores que tuvo Marta Lucía Ramírez. Pienso que con una estrategia que vamos a implementar con el acuerdo programático y el trabajo como jefe de debate de Marta Lucía Ramírez lograremos captar una parte importante de esos electores.

Igualmente hay un grupo importante de la Alianza Verde. Diría que ese sector peñalosista en parte estaría con nosotros. Igualmente hemos encontrado sectores pequeños pero significativos del Polo Democrático. También amigos en el Partido Liberal.

¿Quiénes votarían por el Presidente Santos? Eso no lo tengo yo muy claro.

¿Han buscado a Peñalosa?

Creo que Peñalosa tiene algunos vínculos en el pasado con el uribismo, con el presidente Uribe. Nos ayudan -en el propósito de acercarlo- varios amigos como Cecilia María Vélez, Alicia Arango, María Consuelo Araujo. Existe sintonía entre el expresidente Uribe y el doctor Enrique Peñalosa.

“Algunos votarán por Santos, con tapabocas”: Antonio Sanguino

(29 de mayo)

¿Por qué la Alianza Verde asumió la posición que algunos consideran de indefinición?

Lo que hemos tratado de hacer es interpretar muy bien el millón de votos de colombianos que recibimos el pasado domingo a pesar de la polarización en que el país ha quedado por cuenta del enfrentamiento entre el presidente candidato Juan Manuel Santos y el candidato del uribismo, el doctor Óscar Iván Zuluaga; polarización en la que nosotros no queremos caer y no nos resignamos a caer.

Esa votación del pasado domingo no es un cheque en blanco que podamos endosar a uno de los dos protagonistas de esta polarización, creemos que quienes votaron por nosotros lo hicieron de manera libre, de manera autónoma, y sencillamente estamos respetando esa soberanía del ciudadano.

Antonio Sanguino, Kienyke

¿Hoy están marcadamente divididos o marcadamente libres?

Oficialmente el partido tomó la decisión de no adherir a ninguno de los dos candidatos, de mantenerse como fuerza independiente, precisamente para no caer en esta polarización que el país está enfrentando, supremamente riesgosa.

Es un galón de gasolina al lado de una mecha que puede estallar en cualquier momento. Nosotros no queremos hacer parte de esa fractura en las élites que puede terminar en un ciclo de violencia.

Ahora, cada miembro del partido está en libertad de discernir individualmente. Algunos ya han hablado de votar por Santos, incluso con tapabocas. No sé si el olor fétido de la Unidad Nacional alcance para ser aislada con un tapabocas pero, bueno, alguna gente cree que puede soportar ese olor y votan por Santos.

Me sorprendió la declaración de Óscar Iván Zuluaga junto a la doctora Marta Lucía Ramírez en donde suaviza su posición frente al tema de los diálogos de La Habana.

La frontera en la disyuntiva paz-guerra no sé si desaparezca de aquí al 15 de junio. El Presidente Juan Manuel Santos se levantó ayer en la mañana diciendo que los guerrilleros tenían que pagar cárcel y entonces se uribizó en su discurso frente a la paz.

Nosotros estamos pensando que hay que votar en blanco y alguna gente creo que todavía no ha tomado una decisión ni la tomará de aquí al próximo 15 de junio. No vamos a cometer la irresponsabilidad de endosar, como si fueran propios y nuestros los votos de la gente.

¿Y qué pasará con la paz?

Nosotros sí mantenemos el compromiso indeclinable con la paz. No se pueden suspender, no nos parece conveniente suspender los diálogos de La Habana, nos parece que hay que terminarlos exitosamente y hay que construir la paz como una prioridad para los colombianos.

Pero decimos al mismo tiempo, la paz no es suficiente, aquí también hay un factor generador de violencia que es el clientelismo y la corrupción. Hay que eliminar los grupos significativos y toda la mermelada que se genera a partir de él y hay que priorizar el medio ambiente sobre la explotación minera y sobre otro tipo de usos económicos de nuestros recursos naturales. Hay que disminuir la desigualdad.

Santos y Zuluaga, dos alegres y peligrosos compadres

(28 de mayo)

El senador Jorge Robledo defenderá el voto en blanco al interior de su partido, el Polo Democrático, pero respaldará lo que finalmente decida -en conjunto- su colectividad.

Robledo dice que Santos y Zuluaga son dos alegres compadres, igual de peligrosos, socios de andanzas y componendas, militantes del mismo partido, que incluso han compartido el mismo hacker.

Jorge Robledo

En ese orden de ideas -dice- no nos pueden obligar a optar por cualquiera de los dos nombres. “Existe una tercera opción, el voto en blanco, que corresponde más a lo que pensamos de la democracia y el país”.

El senador Robledo, con 200 mil votos en las últimas elecciones, discrepa de quienes consideran obligatorio votar por Santos para apoyar la paz. Con seguridad no lo hará por Zuluaga, pero insistirá que su partido tampoco vote por Santos.

El Polo ha sostenido varias reuniones en las últimas horas y ha recibido la presión cordial de amigos de la campaña Santos (nunca de Zuluaga), y mañana tomará decisiones al respecto.

En igual sentido se pronunció en KienyKe.com el excandidato presidencial Carlos Gaviria, quien consideró que con Zuluaga nos irá mal. Y con Santos también. Sin embargo, no sugirió el voto en blanco y anunció que disciplinadamente respetará lo que decida su partido.

Las matemáticas favorecen a Santos: Camilo Rojas

(27 de mayo)

Si la segunda vuelta se realizara hoy y sólo fuera la suma automática de los votos del domingo anterior y las adhesiones de los ejfes perdedores, Santos -matemáticamente- ganaría la reelección.

La apreciación es de Camilo Rojas, politólogo y profesor universitario, asesor de varias campañas y una autoridad en el tema.

Zuluaga Santos

Según sus cuentas, si uno suma a los peñalosistas, a los progresistas, y al Polo Democrático, Santos tendría una superioridad de 600 mil votos. En cambio, del otro lado,  sólo llegaría el Partido Conservador, y dividido.

Sin embargo, dice Rojas, “el gran activo que tienen es salir de esa circunstancia. A la gente le molestan esos juegos de alianzas, porque lo ven como un negocio entre unos jefes políticos, al margen de las necesidades del grueso de los colombianos”.

“Creo que deberían tratar de relanzar sus campañas, rehacer los mensajes emocionales, persuadir la mayor cantidad de gente posible, en unas campañas donde la nota predominante ha sido la confrontación, la falta de programas, y la falta de emocionalidad”.

Rojas cree que las alianzas no tienen una fuerza persuasiva sobre la gente, que no percibe bien los juegos políticos, no le dan favorabilidad, lo ven como negocios burocráticos entre unos pocos.

“Las campañas se están equivocando; deberían estar tratando de persuadir todo ese voto independiente, el que se abstuvo, el voto en blanco. Me parece que están perdiendo días valiosos porque solo tienen tres semanas”.

Sobre las renuncias de funcionarios nacionales y del distrito para apoyar a Santos, Rojas opina:

Dan la sensación de desespero, como que atraviesan una gran crisis. Uno en las campañas tiene que transmitir la sensación de que todo está manejado, todo está controlado, porque si así están manejando la campaña ¿cómo están manejando el gobierno?

¿El juego está abierto?

Sí, claro. Sumando simplemente los resultados y las alianzas, habría una ventaja para Santos. Pero como la política no funciona tan matemáticamente, ahí entran a jugar muchas cosas, el negativo de Santos, (hay casi un 50% de personas que en todas las encuestas dijeron que nunca votarían por Santos), hay un 70% de personas que no están de acuerdo con la reelección, etcétera.

El mensaje de Juan Manuel Santos no está desactivando el negativo que tiene ante la opinión pública. Y puede llegar a profundizarse con las negociaciones burocráticas que se publican.

Se encarece la mermelada

(26 de mayo)

Es evidente que la campaña Santos perdió más de un millón de votos, comparando los resultados obtenidos por los congresistas de “la Unidad Nacional” en marzo. La respuesta es clara: “faltaron incentivos”.

santos votando

Los políticos veteranos no trabajan gratis, por ideologías o por palmaditas en la espalda. Y son voraces, aunque les hayan dado, aunque hayan recibido “mermelada”, todos piensan que se lo merecían o que es el pago de jornadas anteriores.

Por eso corre el rumor, entre políticos, que la mermelada se ha encarecido. Ni siquiera los ñoños o los musas empujarán el acelerador a fondo para votar por Santos. Entre otras cosas, porque en buena parte del país, pero especialmente en la Costa, la gente no vota si no recibe “algo”.

Si en las elecciones de congreso los candidatos ofrecieron desde licuadoras hasta televisores y casas, pasando por dinero en efectivo, ¿quién hará mover gratis a los votantes del 15 de junio?

Si la financiación no sale del bolsillo de congresistas (que la “irrigan” a través de sus tenientes), tendrá que salir de las campañas, que corren desesperadas en busca de conseguir (Zuluaga) o mantener (Santos) el poder.

Si bien el tema de la paz puede polarizar discusiones y atraer votos, es claro que las maquinarias electorales no se mueven por ideas. Y tanto Santos como Zuluaga deben salir a buscar –cada uno- otros tres millones de votos, porque los obtenidos este domingo constituyen apenas la cuota inicial del triunfo, el paso a la segunda ronda, la del desespero, la del todo por el todo.

Para empezar, están “sobre la mesa” los dos millones de votos de Marta Lucía Ramírez (que se presume irán a la candidatura de Zuluaga). Los dos millones de Clara López, que podrían apoyar a Santos. Y el millón de votos de Enrique Peñalosa, sin rumbo fijo.

Pero una cosa es lo que digan los jefes y otra lo que “cobren” los electores.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO