¿Por qué Cambio Radical le dio la espalda al gobierno?

¿Por qué Cambio Radical le dio la espalda al gobierno?

3 de octubre del 2017

Las posturas que se han generado alrededor de la Justicia Especial para la Paz, han debelado un escenario político donde algunos precandidatos se juegan su postura como una carta de presentación para las elecciones de 2018.

Esto lo sustenta Miguel Ángel Herrera, profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional,  director del grupo de investigación de Presidencialismo y Participación, quien en diálogo con Kienyke.com señaló algunas estrategias que los precandidatos adelantan para fijar sus posiciones y propiciar escenarios de acercamiento con la opinión pública.

“La fórmula de la política colombiana tiene que ver con el ciclo de elecciones para el año 2018. Ese ciclo esta atravesado por la suerte del proceso de paz y la conversión de las Farc en partido”.

De acuerdo a lo anterior, una de las posturas más controversiales ha sido la de Cambio Radical, partido del precandidato Germán Vargas Lleras. Actualmente, entre este partido y el Jefe de estado existe una fuerte fractura que dio un giro a los planes del presidente frente a la implementación del proceso de paz.

Herrera aseguró que una de las razones por las que se generó esta división es la diferencia ideológica con las políticas de manejo de Santos y la fuerza que ha impulsado su actual candidatura, inclinada hacia una derecha más radical.

“Germán Vargas Lleras tiene en mente llegar a la segunda vuelta y lo más cercano a una propuesta de derecha como la de él, es la propuesta del Centro Democrático.

“Cuando el partido del expresidente Uribe haga su consulta y el Liberalismo haga la suya, Lleras buscará posicionar esa alianza de conveniencia y de cercanía política con Álvaro Uribe”.

De igual forma esta falta de identidad con los proyectos santistas abrió el escenario para nuevos candidatos en la bandeja presidencial.

“Lleras se alejó de los problemas del proceso de paz, y en ese proceso se dio cuenta que Humberto de la Calle se acercaba a la posibilidad de que el presidente influya desde el partido de la U y el liberalismo para proponerlo como candidato para ganar en la segunda vuelta”.

Actualmente, la posición de Lleras es a dos cartas: por un lado, tiene el reconocimiento que le dejó el trabajo en la cartera de Santos y como líder de Cambio Radical y por el otro se arriesga a abrir nuevos escenarios para atraer votantes.

“Él necesita una población votante distinta para poder pasar el colador de la primera vuelta”, explicó el docente.Por eso juega a dos cartas, en una primera debe tomar distancia del presidente para embaucar a ilusos y por el otro lado mantiene la fuerza de Cambio Radical en el escenario que ha construido con el clientelismo en los últimos seis años”, aseguró Herrera.

Señaló que existen dos proyectos distintos en la construcción de la paz, la reaccionaria, cercana al ideal Uribista y la neoliberal. Este diseño de paz propone un sistema de justicia especial que incluye a “empresarios del campo” que son una de las fuerzas en común entre Vargas Lleras y Uribe.

“La Justicia Especial para la Paz define un escenario heterogéneo donde no solamente van a ser juzgados los militantes y la insurgencia subalterna de las Farc sino los grandes empresarios del campo donde precisamente están las mayores fuerzas tanto de Lleras como de Uribe, por eso no pueden darle un visto bueno a la JEP”.

Finalmente, la postura de Vargas Lleras, que se ha distanciado de proyectos como la JEP y estatutos para la implementación de los Acuerdos, sorprendió a algunos sectores políticos que relacionaban su trabajo en el gabinete de Santos como una supuesta fidelidad a futuro. Sin embargo, Lleras rompió visiblemente su vínculo con el Primer Mandatario que, de acuerdo con Herrera, tampoco era fiel al ex vicepresidente.

“Juan Manuel Santos tampoco tiene ninguna fidelidad para Lleras ni para Uribe evidentemente. Su lectura política fundamental es ser parte del bloque dominante que en particular representa a esa burguesía del gran capital que se mueve en los escenarios urbanos”.

Lo que hace es cálculos con respecto a quien puede ser la figura más adecuada frente al avance de las corrientes de izquierda, democráticas y de centro”, puntualizó Herrera.