¿Por qué es importante la visita de Obama a Cuba?

18 de marzo del 2016

El presidente estadounidense llegará el lunes 21 a la isla.

¿Por qué es importante la visita de Obama a Cuba?

La llegada a Cuba del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha convertido en uno de los sucesos más importantes a nivel mundial, pues involucra a los mandatarios de dos naciones que llevan 54 años de distanciamiento.

Desde que se inició el proceso de acercamiento entre los dos países, el 17 de diciembre de 2014, Raúl Castro y Barack Obama se han reunido ya en dos oportunidades, pero esta vez será el primer encuentro en suelo cubano.

El discurso de Obama en el Teatro Alicia Alonso de  La Habana se espera que  sea transmitido por televisión en toda la Isla, lo que será uno de los momentos más esperados de la visita.

La última vez que un presidente norteamericano visitó La Habana fue hace 88 años, en 1928. Sin embargo, las relaciones diplomáticas de los dos países se mantuvieron en orden hasta 1962, cuando EE.UU inició el embargo financiero.

Con el anuncio del restablecimiento de las relaciones bilaterales se han dado grandes pasos como la reapertura de las embajadas, la ampliación de los permisos de viaje a Cuba, se facilitó el envío de dinero de EE.UU a la isla, y se establecieron medidas que benefician el comercio entre las dos naciones.

En Cuba, el Canciller Bruno Rodríguez comunicó que se quitaría el gravamen de 10% a las transacciones que se realicen con dólares, lo cual beneficia a miles de cubanos que reciben remesas de Estados Unido. Según Rodríguez, la medida se tomó porque “cesó la persecución financiera a Cuba”.

Si bien se ha dado un gran paso para restablecer las relaciones diplomáticas, todavía existen obstáculos que son difíciles de superar, tanto por posiciones contrarias entre los gobiernos, como por la oposición que Obama tiene en el congreso.

Uno de estos temas que quedan por superar es precisamente el levantamiento del embargo económico. Si bien la posición del gobierno Obama es la de levantarlo, dado que es una ley, solamente el congreso de Estados Unidos puede quitarlo, cosa que la mayoría republicana no ve con buenos ojos.

Precisamente el embargo causa tensión no solo entre Obama y el congreso, sino entre los dos países. Cuba exige que se le reparen los daños económicos de los 54 años de embargo, que se calculan en US$1,11 billones. Por su parte EE.UU. pide que se indemnice los cerca de US$2 millones por la expropiación de bienes por parte del gobierno de Castro a ciudadanos estadounidenses.

Si bien las relaciones no llegarán prontamente a la normalidad, la visita de Obama a Cuba causa un impacto positivo en materia diplomática. Ben Rhodes, consejero de Seguridad Nacional y negociador con Cuba se ha mostrado optimista frente a estos avances: “Queremos que sea irreversible, que las conexiones ganen peso para que sea inevitable”.

Con esto se espera que independientemente de quién llegue en 2017 a la Casa Blanca, el próximo presidente no pueda frenar el proceso, aunque se sabe que si el ganador es un republicano, hará lo posible para relentizarlo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO