Por qué los cristianos le dieron la espalda a Uribe

mci12.com

Por qué los cristianos le dieron la espalda a Uribe

22 de noviembre del 2017

El Centro Democrático recibió el que sería uno de los golpes más duros en cu corta vida como partido político. La iglesia cristiana Misión Carismática Internacional, MCI, dio a conocer mediante un comunicado que se apartaría de las filas uribistas.

Los motivos no son claros. De hecho, en el documento, a nombre de la pastora Claudia Rodríguez de Castellanos al senador Álvaro Uribe Vélez, solamente expresa que el expresidente “conoce los motivos de esta decisión, razón por la que no se exponen”.

Rodríguez, junto con su esposo César Castellanos, es la cabeza máxima de la MCI, una de las iglesias más grandes de influyentes en el país, con presencia en diferentes países en los cinco continentes. Además lidera la Organización Claudia Rodríguez de Castellanos (CRC), el ala política de la iglesia, que estaba adherida al Centro Democrático. 

Esta sorpresiva salida se da justo al inicio de la carrera electoral, en la que la MCI se perfilaba para mantener sus curules (actualmente tienen a Orlando Castañeda en Senado y Esperanza Pinzón en Cámara de Representantes).

Miembros de la organización hablaron con KienyKe.com y confirmaron que sus fichas eran Clara Sandoval y Johana Chaves para Senado y Claudia Wilches para Cámara.

Sandoval es exconcejal de Bogotá, líder animalista y fue directora Instituto de Protección Animal de Bogotá. Wilches, por su parte, fue senadora entre 2010 y 2014 y Chaves fue elegida como representante para 2014-2018 pero no pudo quedarse con la curul por doble militancia.

Eso era lo que el CD le habrían ofrecido, pero la Misión Carismática Internacional, en compensación por su apoyo al partido y a la campaña por el NO en el plebiscito habría pedido más candidatos y una mejor posición en las listas para tener más posibilidades de entrar. 

Sandro Garzón iría a la Cámara por Cundinamarca, Yury Cuadros por Tolima, Patricia Casallas por Norte de Santander y Olga Beltrán por Boyacá. Sin embargo, este aumento de aspirantes fue la manzana de discordia con la directiva del partido. Como informó a este portal una directiva del CD, Uribe se habría negado a esta petición.

La separación fue sin duda un duro golpe para Uribe, que perdió el apoyo de un sector que lo acompañó desde su aspiración a la presidencia en el 2002, siendo los cristianos un gran caudal electoral.

Como retribución a sus aportes, Rodríguez recibió en ese entonces la Embajada en Brasil, para luego ser senadora por Cambio Radical entre 2006 y 2010 obteniendo 57.000 votos, cuando este partido hacía parte de la coalición uribista.

Posteriormente, y siempre fiel al expresidente, la Misión Carismática Internacional apoyó al Partido de la U, teniendo a Claudia Wilches en el senado. Pero cuando dicha colectividad se separó de Uribe, la iglesia participó activamente en la creación del Centro Democrático, partido en el cual tienen una curul en Senado, una en Cámara, y un concejal de Bogotá, Diego Devia.

Se desconoce la cantidad de votos que los cristianos aportaron para el Centro Democrático porque éstos fueron elegidos en lista cerrada, pero se sabe que actualmente cuenta con un aproximado de 150.000 y 200.000 miembros en Colombia. Además, en lo corrido del año, la Organización Claudia Rodríguez de Castellanos inscribió a más de 71.000 personas al partido.