¿Por qué no se reducen los precios del transporte si ya bajó la gasolina?

3 de marzo del 2015

Anuncian control político en el Congreso.

gasolina

Hace una semana el Gobierno anunció una rebaja de 300 pesos en los combustibles en el país, valor que sumado, según indicó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, a las reducciones que ha tenido la gasolina en los últimos meses, se ha llegado a una rebaja total de 750 pesos.

Lea también, ¿Por qué la gasolina sigue tan cara en Colombia, pese a caída de petróleo?

Sin embargo, hoy día no se ve reflejada esa reducción en el precio de los bienes y servicios relacionados directamente con el combustible, es decir con los productos que mueve el sector camionero o el transporte público de pasajeros.

También lea, Cuatro tips para que la “tanqueada” de su carro le rinda más.

Esto teniendo en cuenta que en su alocución, el pasado 21 de febrero, el jefe de la cartera económica indicó que “en las actuales circunstancias resulta conveniente anticipar la reducción esperada (precio de los combustibles) con el fin de fortalecer la capacidad adquisitiva de los colombianos y la competitividad del aparato productivo”.

¿Qué impide que se sienta esa reducción del precio de los combustibles en el poder adquisitivo de los colombianos de estratos medios y bajos?

Gasolina 1

Kienyke.com le trasladó esta inquietud a algunos expertos en temas económicos, quienes coincidieron en que la excusa es la situación difícil que atraviesa el sector del transporte en Colombia.

El senador del Partido de La U, Ángel Custodio Cabrera, conocedor de temas económicos, señaló que la queja y excusa es siempre la misma cuando se trata de trasladar al consumidor o usuario una pequeña rebaja en el bien o servicio cuando se reducen los precios de los combustibles.

“La queja siempre de los transportadores es que están quebrados, entonces el alivio que reciben por la reducción en los precios de los combustibles no lo van a trasladar al usuario. Aquí nos toca revisar toda la estructura de costos de todo el mercado para mirar qué está pasando, pues en el caso de las aerolíneas son los primeros llamados en bajar sus tarifas, porque el costo del combustible de los aviones es muy fuerte”, señaló.

Incluso el congresista fue más allá y anunció que es necesario que el Congreso de la República le haga un control político al tema.

“Hay que hacer un llamado de atención a todo lo que repercute con el precio, en primer lugar al transporte aéreo, de igual manera el transporte de carga, que es el que más se reciente con los precios de los combustibles, en lo cual sí creo que vale la pena hacerle una revisión o un control político en los próximos días”, dijo.

A la pregunta de si los precios de los combustibles podrían bajar aún más, para que sus efectos se sientan realmente, Ángel Custodio Cabrera señaló que es muy difícil que esto ocurra.

“Estamos viviendo una situación económica muy compleja, aunque el fondo de estabilización de los precios del combustible hay que revisarlo y ese es un subsidio que entrega la nación de casi cuatro billones de pesos, uno no puede de la noche a la mañana bajar los precios (de los combustibles)”, manifestó.

Por su parte, el congresista liberal, Luis Fernando Velasco, reconocido por criticar la política gubernamental de mantener elevados los precios de los combustibles, señaló que por culpa de la crisis que vive el sector de transporte actualmente, no es posible trasladar una reducción del precio del pasaje o del bien transportado al usuario, aunque aseguró que de todas maneras se pone freno a un alza de estos productos y servicios.

“El sector transporte viene de una crisis muy compleja, en la canasta de costos, por lo que es muy poco competitivo, y entonces si se reduce un poco el precio del combustible no se va transmitir inmediatamente a sus fletes, porque estos están rezagados. De hecho, por el precio del combustible y de los fletes es que los camioneros están en paro. Sin embargo, el mensaje que se envía cuando se bajan los precios de los combustibles, es que no haya un alza en los productos o servicios relacionados con el transporte”, dijo.

Sin embargo, el senador aseguró que sí hay un sector popular que se va beneficiar con la reducción que anunció el Gobierno. “En Colombia un número importante de la clase media baja y de los sectores populares se movilizan en carros de segunda o en motos, de hecho hoy hay más motos que carros, y esa reducción en los precios en el galón de gasolina, sí beneficia a estos sectores populares”, señaló.

Frente a la reducción total que anunció el Ministro de Hacienda, Velasco, aseguró que aún el Gobierno puede bajar más el precio de los combustibles.

“El Gobierno puede hacer un mayor esfuerzo por bajar los precios de los combustibles, pues el efecto es que se mejora el consumo de estos y de otros productos, como en el caso del conductor de transporte que tiene que pagar menos por el combustible y ese excedente que le queda lo consumirá en otros bienes o servicios, por lo que se activa toda la economía”, indicó.

Para que pueda bajar más el costo de la gasolina, el congresista reveló que habría que desmontar los impuestos colgados a los combustibles.

“Hay que decidir si se sigue pagando tres mil pesos por galón en impuesto a la gasolina. Esos tres mil pesos son los 1200 que se pagan de sobre tasa, 1100 en impuesto nacional a la gasolina y otros 700 pesos en impuesto parafiscal. Cuando se paga 7900 por un galón de gasolina, al menos tres mil son tributos. Además, los colombianos pagamos un etanol más caro que el internacional, o sea nosotros subsidiamos al productor nacional de etanol, y es que cuando un consumidor paga un galón de gasolina se está pagando un 92 por ciento de gasolina y ocho por ciento de etanol”, reveló.

De otro lado, el exministro de Hacienda, Guillermo Perry, aseguró enfáticamente que el precio de los productos y servicios que dependen del uso de la gasolina no pueden bajar, cuando se reduce el valor de ésta.

“Las reducciones de los precios de los combustibles no se puede transmitir de manera tan automática a los productos o servicios que dependen del uso de la gasolina, porque por ejemplo los pasajes de transporte público no pueden estar cambiando todo el tiempo cuando baje o suba el precio internacional de los combustibles”, aclaró Perry.

Pocos días después del anuncio de la reducción del precio de los combustibles, el Gobierno le hizo un llamado a las aerolíneas que bajaran el precio de los vuelos, el cual no ha tenido ningún eco hasta el momento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO