¿Por qué no se deben privatizar las empresas públicas de Bogotá?

¿Por qué no se deben privatizar las empresas públicas de Bogotá?

4 de Enero del 2016

El fin de semana al ser interrogado por algunos concejales del Polo Democrático sobre si privatizaría o no las empresas públicas del Distrito, como la ETB, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, el alcalde Enrique Peñalosa en su discurso de posesión señaló que entrará a examinar en detalle durante su mandato el rendimiento y sostenibilidad de las mismas.

También lea, ¿Por qué debería importarle a usted la venta de Isagén?

Sin embargo, fue abiertamente criticado en su discurso, la alusión que hizo al valor comercial de la ETB y las obras que se podrían hacer teniendo el valor de su venta.

Además: Peñalosa empezó peor de lo esperado

“Lo que deberíamos tener claro es no pensemos que tenemos una empresa de teléfonos, pensemos que tenemos mil millones de dólares, con los que se podrían construir una cantidad de colegios, vías cruciales para desembotellar a la ciudad, hospitales, parques, podemos hacer todo eso o comprar una empresa de teléfonos”, dijo el alcalde.

También: ¿Por qué en los estratos bajos quieren tanto a Petro?

Varias personalidades como el alcalde saliente de la ciudad, Gustavo Petro y la excandidata a la alcaldía de Bogotá,Clara López se valieron de las redes sociales para poner al descubierto lo que en su sentir era un plan de privatización.

Según la excandidata, la privatización de una empresa de orden público, “aumentaría los impuestos a los bogotanos porque estas empresas son tan buen negocio que entregárselas al sector privado significaría reducir los ingresos desde el concepto de utilidades, lo que implica aumentar los recursos por la vía de los impuestos y, de otra parte, privatizar siempre implica que favorecer a las personas más vulnerables de la sociedad se vuelva un imposible por los altísimos costos”.

Sin embargo, varios concejales, incluso de la oposición, que estuvieron presentes el día de la posesión consultados por KienyKe.com, indicaron que Peñalosa aclaró que durante su mandato no las venderá.

Ante esta polémica, algunos concejales le afirmaron a este medio digital que no dejarán privatizar alguna de las empresas públicas distritales, pero sí se mostraron partidarios de analizar su rentabilidad y eficiencia.

El concejal del Polo, Venus Albeiro Silva, quien hace parte de la oposición al alcalde Peñalosa, afirmó que las empresas públicas del Distrito hay que fortalecerlas.

“Desde el Polo siempre hemos defendido lo público, mientras sea rentable para la ciudad. Y en este momento tanto la empresa de energía, como la de teléfonos y la que maneja el acueducto, no están arrojando pérdidas, son rentables para la sociedad, aunque habría que fortalecerlas y mantenerlas en un sistema que sea realmente eficiente, que beneficie a los bogotanos”.

Antonio Sanguino

El concejal Antonio Sanguino.

Por su parte, el concejal de la Alianza Verde, Antonio Sanguino, indicó que mejor que vender la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, se debe buscar la tercerización en algunos servicios operativos.

“La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá debe ser pública, aún cuando algunos asuntos de su operación puedan eventualmente ser tercerizados, si ello significa una mayor eficiencia, refiriéndome a la gestión comercial de la empresa.

(…) En el caso de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, tendrá que mejorar su desempeño, y avanzar en un proceso de modernización e incremento de su competitividad, pues hoy tiene unos ingresos no operacionales superiores a los operacionales. Esto se debe a que esta empresa viene subsistiendo a través de convenios realizados con otras entidades del distrito. Por eso hay que examinar uno a uno el estado de las entidades públicas distritales y tomar las decisiones más inteligentes que permitan preservar el patrimonio de Bogotá”.

Por último, el excandidato a la alcaldía de Bogotá, Aurelio Suárez, fue más allá, y aseguró que Enrique Peñalosa debe ser investigado disciplinariamente por el discurso que pronunció.

“El alcalde Peñalosa incumple con su deber al hablar en detrimento de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, porque está menospreciando ese bien. Él tiene que cerrarse la boca, porque como funcionario público no puede menospreciar un patrimonio que también es público, pues dijo que esa empresa vale mil millones de dólares, y mañana si alguien viene y ofrece 800 millones de dólares lo venden. De hecho, Peñalosa está bordeando los límites de una falta grave en materia disciplinaria”.

Según afirmó Suárez, la ETB y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, son el resultado del esfuerzo y del patrimonio de los bogotanos por décadas, “y lo que debe hacer cada administración es potenciarlas y fortalecerlas más, debido a que el propósito es garantizarles a los bogotanos el acceso más fácil a sus servicios. En Europa donde iniciaron las privatizaciones de las empresas de acueducto, más de 180 ciudades las han reversado”.