El Congreso aprobaría sin críticas las normas para la paz

El Congreso aprobaría sin críticas las normas para la paz

4 de Noviembre del 2015

Y finalmente sirvió el empujoncito que le dio el Gobierno a los voceros de la Unidad Nacional en un desayuno el martes en la mañana en Palacio de Nariño para que sacaran adelante el estancado acto legislativo para la paz.

Lea también, ¿Habrá excarcelación masiva de guerrilleros de las Farc si se firma la paz?

Este martes en la tarde la plenaria del Senado aprobó en su segundo debate la iniciativa en la que como ya se sabe se negó de momento la posibilidad para que guerrilleros desmovilizados puedan participar en política y que personas que no sean congresistas no puedan hacer parte del llamado ‘congresito’.

Sin embargo, y a pesar que sectores como el Centro Democrático se opusieron a la aprobación de todo el proyecto, hubo una proposición nueva que fue aprobada y que en boca de algunos expertos consultados por KienyKe.com atenta contra el mismo Congreso.

Las mayorías de la Unidad Nacional aprobaron que las leyes ordinarias o reformas constitucionales para refrendar los acuerdos de paz que cree la comisión legislativa especial tendrán que ser aprobados obligatoriamente de manera separada por las plenarias tanto de Senado como de la Cámara de Representantes, que no pueden improbarlas, y si los parlamentarios quieren hacerle alguna modificación o adición tiene que ser con el aval del Gobierno.

Proyectos-congreso-1

Algunos congresistas y expertos constitucionalistas advirtieron que al Congreso de la República se le estaría recortando las funciones, además que ya no tendrá el control previo de la Corte Constitucional, tal como estaba contemplado en la texto original.

El primero en advertirlo fue el expresidente de la Corte Constitucional, Alfredo Beltrán Sierra, consultado por KienyKe.com.

“Si se aprueba que a sólo iniciativa del Gobierno podrán introducirse modificaciones, me parece que se podría recortar la facultad de deliberación del Congreso. Que haya control previo constitucional sobre las decisiones que adopte la comisión especial o ‘congresito’ tenía el propósito claro de que una vez aprobadas ya no hubiera la oportunidad de demandarlas, por lo que si se suprime esa evaluación de la Corte queda abierta la posibilidad de que esas normas expedidas por la comisión legislativa especial tengan control posterior a su expedición”, explicó.

Sin embargo, el exmagistrado se mostró confiado en que los próximos seis debates que le esperan a la reforma constitucional, esta sea modificada.

De otro lado, la senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático, criticó la posibilidad de que sea el Gobierno el que directamente influya en las reformas constitucionales para implementar los acuerdos de paz.

“La iniciativa para reformar la Constitución se la entrega la misma Constitución al Congreso de la República, a excepción que se convoque una Asamblea Nacional Constituyente donde el que decide es el pueblo soberano. Pero aquí lo que están haciendo es una trampa mediante la cual entregan la posibilidad de reformar la Constitución al presidente de la República.

(…) El presidente no puede tener la iniciativa de modificar la Constitución. Acá están usando al Congreso como un notario, que le entrega ilegalmente al presidente sus poderes, y se irrespeta la independencia de poderes. Esto es una dictadura, es un golpe de estado contra el poder legislativo y el final de la democracia, pues no dejan que el Congreso modifique lo que haga ese congresito”, dijo.

Valencia también se fue lanza en ristre contra las facultades que se le otorgaron al presidente Juan Manuel Santos para hacer realidad los acuerdos con las Farc por noventa días, prorrogables.

Congresito-P

(De iz. a der.) El senador Armando Benedetti, el exmagistrado Alfredo Beltrán y la senadora Paloma Valencia.

“En la historia de Colombia se han entregado facultades extraordinarias al presidente que no sean precisas y limitadas. Y estas no son precisas ni limitadas, porque el país no conoce la totalidad de los acuerdos, porque ni siquiera el presidente los ha firmado. Estamos entregando unas facultades sobre un texto que hoy no existe”.

Similar reacción tuvo la senadora y exministra María del Rosario Guerra, quien señaló que lo aprobado por la plenaria sustituye la Constitución, pues se está reemplazando la potestad del Congreso de la República.

Por su parte, el senador Benedetti defendió las modificaciones y aseguró que esta legislación que hará el ‘congresito’ será excepcional. “En 1991 se aprobaron decretos con fuerza de ley, así como estados de excepción y de sitio, y este también es un caso excepcional, porque la implementación de los acuerdos también es transitorio”.

Sin embargo, Paloma Valencia refutó al senador Benedetti. “Estas no son decisiones transitorias y limitadas, porque los efectos son ilimitados, porque cuando se evalúa los temas que están siendo discutidos en La Habana son generales y trascendentales, como por ejemplo toda la política agropecuaria del país, de todas las garantías para hacer la oposición, de todas las víctimas del conflicto y su reparación, así como la justicia”, manifestó.