¿Estatuto de la Oposición ha fortalecido la democracia?

¿Estatuto de la Oposición ha fortalecido la democracia?

16 de marzo del 2019

Varios de los beneficios que dicta el reciente Estatuo de la Oposición se han cumplido en el corto plazo que lleva funcionando. Hasta el momento, ningún partido ha salido a desestimar los derechos que le otorgaron a quienes no acompañan al gobierno. Lo que sí ha generado es una sensación entre los colombianos de novedad por el nuevo juego político que trae.

El pasado gobierno de Juan Manuel Santos dejó sancionada esta ley. Un mecanismo democrático que estaba en deuda desde la concepción de la Constitución de 1991, cuando en el artículo 112 se estipulara un mecanismo progresista para fortalecer la democracia colombiana.

Un cambio en las reglas que le garantizaría a los partidos o agrupaciones políticas que se declaren en oposición al gobierno de turno, herramientas y espacios que servirían para fortalecer las garantías políticas en el país.

Cerca de 12 proyectos de ley pasaron por el Congreso para debatir la creación de una ley estatutaria para la oposición sin éxito alguno. Sin embargo, fue hasta 2017 que consiguió el aval da los partidos políticos y del gobierno, esto en consecuencia de lo pactado con las Farc.

Los primeros en estrenar uno de los beneficios de esta ley, fueron Gustavo Petro y Ángela María Robledo de la Colombia Humana. Juntos lograron la segunda votación más alta en la pasadas elecciones presidenciales. Y según la ley 1909 de 2018 en el artículo 24:

“Los candidatos que sigan en votos a quienes la autoridad electoral declare elegidos presidente y vicepresidente de la República, tendrán el derecho personal a ocupar, en su orden, una curul en el Senado de la República y otra en la Cámara de Representantes”.

El día en que Santos sancionó el Estatuto de la Oposición, el 9 de julio de 2018, Colombia ya había decidido que sus próximos cuatro años correrían bajo el mandato de Iván Duque. “Eso es lo que le conviene al país: dejar atrás tanto odio, tanta polarización, tanta sed de venganza”, dijo el expresidente.

Este mismo método funcionará en las próximas elecciones de octubre de alcaldes y gobernadores. Quienes ocupen el segundo lugar se irán a ocupar una curul a las Asambleas y Concejos.

Otro de los mecanismos del estatuto que se activo recientemente fue el derecho a la réplica. El jueves 12 de marzo, diferentes partidos y movimientos de la oposición consiguieron un espacio televisivo para cuestionar la alocución presidencial de Duque sobre las objeciones que hizo a la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP).

La encargada de responder lo dicho por el presidente, durante el mismo tiempo que él se tomó para dar sus argumentos a objetar seis artículos de la JEP, fue Juanita Goebertus, representante de la Alianza Verde.

Los otros beneficios que trae el Estatuto de la Oposición

Las bases de la democracia colombiana con este estatuto da un paso hacia el derecho de quienes quedan resegados tras una elección. La representación política de estos grupos no podrán estar en el ejecutivo pero sí en el poder legislativo.

Por lo que el Estado deberá garantizar una financiación adicional del 5% por parte del Fondo Nacional de Financiación Política para las organizaciones políticas declaradas en oposición al Gobierno Nacional. Recursos que ya fueron asignados a partidos como Alianza Verde, Polo Democrático Alternativo, Lista de la Decencia, MAIS y Farc.

Otro de los beneficios es el acceso a los medios de comunicación social del Estado o que hacen uso del espectro electromagnético. Será la Autoridad Electoral quien fije el espacio y esté al tanto de su utilización.

Asimismo, quien formen parte de la oposición tendrán acceso a la información y a la documentación oficial y participación en mesas directivas de plenarias de las corporaciones públicas de elección popular.

Hasta el momento las normas dictadas por esta ley se han aplicado sin mayor tropiezo. En el caso del grupo significativo de la Colombia Humana, el Consejo Nacional Electoral le negó la personería jurídica ya que, según la autoridad, no cumplía los requisitos que exige la ley porque no participó ni obtuvo los votos necesarios en las pasadas elecciones legislativas.

Con esta decisión el grupo político que lidera Gustavo Petro se quedó sin lo beneficios que otorga el Estatuto de la Oposición.