La valija diplomática explicada con plastilina

1 de febrero del 2019

La ministra dijo que debía por ley enviar a través de 4-72, pero es falso.

La valija diplomática explicada con plastilina

El “macondiano” error del envío de una carta tan fundamental como la que solicitaba desde la JEP pruebas a Estados Unidos respecto al caso Santrich, cometido por el Ministerio de Justicia, ha replicado este cuestionamiento: ¿Por qué se envió dicho documento a través de 4-72 (correo ordinario del Estado) y no en valija diplomática?

La ministra de Justicia, Gloria María Borrero, la funcionaria cuestionada por este caso vergonzoso, se defendió argumentando que por ley se debe enviar toda documentación a través de la empresa de correos del Estado. ¿Es cierto dicho argumento?

Para responder estos interrogantes y para en general explicar cómo se envían documentos o misivas entre Estados, KienyKe.com consultó con expertos en derecho internacional y académicos.

Ricardo Abello, director de la Especialización en Derecho Internacional de la Universidad del Rosario, afirmó que el argumento de la ministra el falso, por lo menos desde la perspectiva del derecho internacional. “Su argumento es válido pero desde el derecho interno (para envíos dentro de la nación), porque toda documentación oficial a remitirse entre Estados debe ser enviada a través de canales diplomáticos y son los embajadores los que deben hacer la entrega”, dijo.

Con Abello coincidió Mauricio Jaramillo Jassir, internacionalista, docente y panelista: “La ministra dice que la ley los obliga a hacerlo por 4-72, pero en realidad la norma es que se haga a través de las Cancillerías y embajadas. Más bien diría que fue por descuido o por desconocimiento de ella o uno de sus funcionarios”.

Con plastilina

La valija diplomática no es nada nuevo o desconocido para los Estados y funcionarios. De hecho data de finales de la Edad Media (Siglo XV), con las primeras misiones diplomáticas permanentes enviadas por Venecia a otros reinos, lo que requería constante correspondencia. Desde entonces las naciones europeas fueron incorporando su uso, en especial ya en los siglos XVII y XVIII cuando se generaliza la diplomacia permanente en el viejo continente.

Desde 1961, la valija diplomática es regulada por la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. Esto es, no se trata de nada ajeno a la legalidad de las naciones sino, por el contrario, debe ser la norma a la hora de abordar envíos internacionales entre las mismas.

De hecho, desde sus inicios se limitaba al transporte internacional de documentos o misivas, pero pronto empezó a cubrir cualquier objeto que se enviara entre Estados. Como curiosidad histórica, Winston Churchill recibía sus tradicionales cigarros cubanos a través de valija diplomática. También se han llegado a enviar a través de esta vía (de forma ciertamente irregular y arbitraria), espías capturados por agentes de inteligencia extranjera en determinados países, como ocurrió con el frustrado caso del doble agente israelí Mordechai Ben Masoud en la sede de la Embajada de Egipto en Roma.

En esencia, la valija diplomática se utiliza para conferir inmunidad diplomática a un envío y por ende dar prioridad y una serie de garantías en su transporte, máxime si se trata de objetos de máxima importancia para los Estados.

“Todas estas comunicaciones que se hacen entre Estados, lo usual es que se hagan entre cancillerías, o que la Cancillería local lo envíe a la embajada del país que recibe el documento, para que pueda llegar en las condiciones más seguras y con garantía. Sobre todo porque la valija diplomática confiere inmunidad diplomática. Esa debió ser la vía para utilizar por parte del Gobierno colombiano”, argumentó Abello.

“Desconocimiento o descuido”

Jaramillo, quien reitera su idea de que probablemente hubo “desconocimiento o descuido” dentro del Minjusticia en este caso de la carta de la JEP a Estados Unidos, agrega que incluso su diploma de Doctorado en Ciencia Política de la Universidad Toulouse 1 Capitole (Francia), fue enviado a través de valija diplomática. “Si este documento que no es del Estado es enviado a través de los consulados, con mucha más razón los documentos prioritarios del Estado deben ser enviados por esta vía”, afirmó.

Abello también se refirió a lo que pudo haber pasado con el tema de 4-72: “Yo no creo que haya sido un descuido, creo que el funcionario que tuvo en su poder la carta lo hizo de buena fe pero se equivocó. Esa no es la forma de enviar este tipo de documentos”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO