Un año de la JEP: entre retos y esperanza

Un año de la JEP: entre retos y esperanza

16 de enero del 2019

En medio del espacio de memoria llamado ‘Fragmentos’, la presidente de la JEP, Patricia Linares, le contó a los asistentes de organizaciones sociales y representantes de la comunidad internacional cuáles han sido los avances que se obtuvieron desde su primer día de funcionamiento como justicia transicional.

“La institucionalidad de la JEP es fruto de la entrega de las armas”.

Linares aseguró que la JEP es un novedoso sistema que sembró esperanza en el futuro y que muchos sectores ratificaron su confianza frente a este proceso. Mencionó que ha sido un camino complejo, pero que “como sociedad debemos recorrer este camino para dar un paso definitivo”.

Dijo que ha sido un año intenso para construir los cimientos de un componente de justicia que cumpla con el Sistema Integral de Verdad “al que se impone el difícil reto de garantizar los derechos de las víctimas”. Pero aseguró que a pesar de los retos, es un avance histórico fundamental.

Resultados de la gestión

Al cumplir sus primeros 365 días de funcionamiento, la Justicia Especial para la Paz ha suscrito 11.675 actas de sometimiento de personas que quieren ser juzgadas por ese organismo. De esas actas, 9.687 son de excombatientes de las Farc – Ep, 1.938 de la Fuerza Pública, 38 agentes del Estado y 12 de protesta social.

Hasta el momento ha recibido 168 informes que fueron entregados por parte de organizaciones de víctimas y entidades del Estado, sobre hechos ocurridos en contexto y razón del conflicto armado, con los que se han abierto cinco grandes casos.

“La JEP es una jurisdicción de paz, no es vengativa ni de retaliación”.

Se han fortalecido las relaciones de la justicia con organizaciones sociales y los entes territoriales en 19 zonas del país, con el fin de incluir las voces de las víctimas, quienes históricamente han sido excluidas en los procesos de justicia.

Entre otros logros, la cabeza de ese organismo, aclaró que durante este primer año también se adelantaron los lineamientos de funcionamiento internos. Como son la Ley de Procedimiento, el Reglamento Interno, una Ley de Amnistía e Indulto, y una ley estatutaria ad-portas de ser sancionada por el Presidente de la República, normas revisadas por la Corte Constitucional.

Por esto Patricia Linares agradeció al Congreso de la República que ha aportado y seguirá aportando a la “implementación del proceso de paz y la consolidación de la Justicia Especial”. Así como a las víctimas que “que a diario se comunican pidiendo verdad, reparación y visibilización que crean una visión de justicia que la han hecho comprometidas con el proceso de paz”.

Entre los retos que esperan afrontar este año está el compromiso de los magistrados para escuchar a las víctimas, de manera comprometida y a conciencia, en visitas a los territorios. Por otra parte, la Sala de Amnistía se comprometió a resolver más de 300 solicitudes de indulto y beneficios que ofrece la JEP.

Este balance fue entregado frente a los presidentes de las altas cortes, el procurador general Fernando Carrillo, el defensor del pueblo Carlos Negret, la ministra de Justicia Gloria María Borrero y miembros de la comisión de paz, así como representantes de víctimas.