Los escindidos del Acuerdo de Paz

29 de diciembre del 2018

Líos jurídicos e incumplimientos en el Acuerdo de Paz.

Los escindidos del Acuerdo de Paz

Uno de los mayores sin sabores que dejó este 2018, fue sin duda, los tropiezos de uno de los puntos más importantes del Acuerdo de Paz: la incorporación política de los excombatientes, para que ellos en vez de las armas acudieran al debate con las ideas. Sin embargo, varios problemas jurídicos y presuntos incumplimientos por parte del Gobierno Nacional, han sido la razón por la cual algunos de sus líderes más importantes se encuentren escindidos de este proceso, como es el caso de Jesús Santrich, Iván Márquez y alias ‘El Paisa’.

Por un lado, desde hace ocho meses uno de los jefes negociadores de la Habana se encuentra en un verdadero lío jurídico. Este es el caso de Jesús Santrich, quien fue pedido en extradición por cuenta de los Estados Unidos, al presuntamente haber enviado cocaína a su territorio luego de la firma del Acuerdo de Paz en el 2016.

Así pues, fue capturado por la Fiscalía General de la Nación el pasado 9 de abril y fue recluido en la cárcel La Picota de Bogotá. Desde ese momento ha sido para él un año “oscuro”, debido a que al ser ciertas estas acusaciones, perdería todos los beneficios del Acuerdo de Paz y pasaría a ser juzgado por la justicia ordinaria.

Lo anterior, despertó la indignación de varios de sus compañeros del hoy partido político Farc, quienes acusan esta captura como “un montaje” para acabar con el proceso de paz.

“Bajo montaje y de forma aleve se realizó captura de Jesús Santrich. Este es el peor momento que está atravesando este proceso de paz, el Gobierno debe actuar e impedir que montajes jurídicos desemboquen en hechos como este que generan una gran desconfianza”, afirmó Iván Márquez a través de la cuenta de Twitter de las Farc, ese día que se conoció de la captura.

A pesar de las insistencias, Santrich, quien tenía una curul fija en la Cámara de Representantes, no se pudo posesionar y en su lugar llegó el también exguerrillero Benedicto de Jesús Gonxzález, a petición del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, quien ordenó a la mesa directiva de la Cámara posesionarlo de manera transitoria mientras se resuelve la situación de Santrich.

De esta forma, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), ratificó su competencia para “decretar” pruebas y “evaluar la conducta atribuida para determinar la fecha precisa” de la realización del presunto acto de corrupción de Santrich y “decidir el procedimiento apropiado”, pero esas pruebas todavía no han sido entregadas.

Lo último que se ha conocido de toda esta historia es que el Gobierno Nacional sí firmaría la extradición del líder de las Farc y solicitó celeridad en el proceso para que se pueda comprobar que los presuntos delitos ocurrieron con posterioridad a la firma. Así pues, Santrich todavía se encuentra en la cárcel, esperando que se resuelva su situación jurídica.

Por otro lado, Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez también se encuentra al margen de este proceso. Uno de los líderes de las Farc y quien debía tomar posesión de su curul en el Congreso, decidió irse a la zona de reincorporación de Miravalle, por falta de garantías de seguridad para después salir del radar de la justicia.

El pasado 16 de julio a través de una carta pública, Márquez decidió renunciar a su cargo en el Senado de la República a pesar de que el ahora partido político Farc le solicitara meses antes que pensara su decisión. Sin embargo, Márquez en el documento recalcó las tres circunstancias que calificó como “insalvables” que lo llevaron a tomar la decisión.

Hizo referencia al caso de Santrich afirmando que los hechos son un “entrampamiento urdido por el fiscal general y la DEA, que hoy tiene tras las rejas a Jesús Santrich y entre la vida y la muerte al proceso de paz”. Además sostuvo que sin duda su detención fue un gran traspiés y el “peor momento” que atraviesa el Proceso de paz.

En este orden de ideas, la segunda razón para desistir de su curul estaba ligada con la “desfiguración” que se le ha dado al texto final de la JEP pactado en los acuerdos de la Habana. “No hay antecedentes próximos en el planeta tierra en el que un acuerdo de paz, luego de firmado y celebrado por los plenipotenciarios de las partes, haya sido modificado al antojo de personas interesadas, ajenas a esa construcción”, puntualizó en la misiva.

En el último argumento planteado por Márquez hizo alusión al punto de los posibles incumplimientos del punto de reforma política por parte del Gobierno. “No se ve por ninguna parte la determinación de cumplir con asuntos esenciales del acuerdo como la Reforma Política, sin la cual no habrían condiciones para el tránsito de la rebelión armada a la política legal. Es inconcebible que 5 años después de aprobado el primer acuerdo parcial sobre tierras, estas no se hayan formalizado o titulado a favor de los campesinos que actualmente las poseen”, escribió.

Hasta el momento se desconoce el paradero de Iván Márquez, no obstante ha enviado cartas para que se cumplan los acuerdos y liberen a su colega Santrich por lo que considera un montaje.

Por parte de Alias ‘El Paisa’, uno de las figuras más importantes de tropa de las Farc, también se encuentra por fuera del proceso y ha sido advertido por la JEP y el presidente Duque para que cumpla con lo acordado.

El 6 de diciembre la JEP pidió a las autoridades localizar a Hernán Darío Velásquez alias ‘El Paisa‘ para comparecer por un incidente por incumplimiento del régimen de condicionalidad. La petición de la jurisdicción estaba a la Fuerza Pública para comenzar a buscar y dar con su paradero. Velásquez es el único de los 31 jefes antiguos de las Farc que no ha comparecido ante la JEP.

Sin embargo se presume que se encuentra en territorio venezolano, en la región del Orinoco, custodiado por unos 90 hombres armados. De acuerdo con medios de comunicación, alias ‘El Paisa’, se trasladaba constantemente, al menos cada tres horas, por razones de extrema seguridad.

Para el 24 de diciembre, el presidente Iván Duque lanzó una fuerte advertencia contra Velásquez, días después de la noticia de la muerte de alias “Guacho”. “Si la Fiscalía General de la Nación abre una nota criminal y establece que alias ‘El Paisa’ está cometiendo delitos, nuestro deber es capturarlo”, advirtió.

“El Paisa” ha alegado durante los últimos meses incumplimiento por parte del Estado en el proceso de reincorporación de los excombatientes de las Farc, motivo por el que argumenta se devolvió al monte. No está claro si está fomentando el surgimiento de disidencias o se mantiene aislado solo como señal de protesta.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO