¿Qué implica la baja calificación de Standard & Poor’s?

12 de diciembre del 2017

“Las calificadoras de riesgo ven un panorama complicado en el país” Ferrari

Standard & Poor’s

Tras la decisión tomada por la agencia calificadora de riesgos Standard & Poor’s de bajar la calificación crediticia a Colombia pasando de BBB a BBB-, son muchas las dudas que surgen sobre el impacto que esto puede tener en la economía nacional y sobre todo si tiene una repercusión directa al bolsillo de los colombianos.

Por esta razón, KienyKe.com conversó con César Attilio Ferrari, profesor titular del departamento de economía de la Pontificia Universidad Javeriana, quien explicó lo que significa la decisión de S&P para Colombia.

“Cuando S&P baja la calificación a Colombia lo que está diciendo es que los riesgos en este país son mayores que los que había hace algún tiempo, por lo tanto, los inversionistas deben tener más cuidado y seguramente deben exigir mayores tasas de rentabilidad por las inversiones o los créditos que otorguen”, explicó Ferrari.

De acuerdo con el profesor Ferrari la calificación en Colombia se reduce debido a que el riesgo de inversión ha aumentado. Standard & Poor’s toma esta decisión teniendo en cuenta que el crecimiento económico del país está desacelerado. “Colombia ha sufrido un proceso de desaceleración como consecuencia de la caída de los precios internacionales de sus principales productos de exportación como lo son el petróleo y el carbón” indicó.

Agregó que la reducción de la inversión extranjera genera una caída del ingreso interno reduciendo ventas, salarios e ingresos. “Al reducir los precios internacionales del petróleo y el carbón se reducen los ingresos externos del país y genera que los exportadores reciban menos recursos que se transforman en menos utilidades, se pagan menos salarios y se compran menos bienes y servicios internos”.

Ferrari aseguró que no existe un impacto directo sobre el bolsillo de los colombianos, pero las repercusiones en el alza de los precios crediticios si afectan de manera indirecta la economía de los ciudadanos y el desarrollo de la proyección social.

“Elevar la percepción del riesgo lo que hace es que los préstamos internacionales se vuelvan más caros para Colombia. En el caso del Gobierno se traduce a que debe destinar más recursos a pagar la deuda de esos créditos y se reduce la disponibilidad de recursos para otros gastos como por ejemplo, si antes se tenía planeado hacer 2500 metros de carretera secundarias pues ahora de pronto le alcanzará solo para 2200, porque existe una disminución en esos recursos”.

Por otro lado, este tema no es ajeno a la coyuntura electoral que atraviesa el país, por tal razón Ferrari aseguró que los futuros gobernantes deben enfrentar esto y la inminente necesidad de implementar una reforma tributaria.

“El país necesita una verdadera reforma tributaria que haga que disminuya sustancialmente los impuestos a las empresas, pero en cambio, los dueños de las empresas paguen impuestos particularmente a partir de los dividendos que recibe de las ganancias de capital de sus empresas”.

 

Igualmente señaló que no es descabellado en este periodo de campaña proponer una reducción en los impuestos a los colombianos de a pie, “siempre y cuando se dé la ecuación de reducir los impuestos a las empresas y aumentar los impuestos a los dueños de las empresas hay margen para reducir el impuesto que pagan los colombianos de menores ingresos que son básicamente pagos de IVA y podría plantearse esa posibilidad”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO