¿En dónde veremos a estas figuras que garantizaron la reelección de Santos?

¿En dónde veremos a estas figuras que garantizaron la reelección de Santos?

17 de junio del 2014

En la naturaleza del juego político es común -y necesaria- la concertación de alianzas para garantizar la permanencia en el poder. No fue un invento de Juan Manuel Santos el acoger en su búsqueda de la reelección a sectores tanto cercanos como críticos, buscando concertar alrededor del tema de la paz a la mayoría suficiente que le dio el guiño para continuar en el gobierno.

Pero recuérdese un popular dicho que, aunque se referencie en economía, no es improcedente en escenarios como este: no hay tal cosa como un almuerzo gratis.

¿Qué pasará con todos los aliados que se dedicaron a la causa reeleccionista, algunos renunciando a sus trabajos? ¿Qué esperarán los sectores críticos al santismo que, por esta elección, se alinearon a su favor pero que ahora dicen retornar a su oposición natural? Conozca el futuro que podrían tener las caras que sin duda garantizaron el triunfo de Juan Manuel Santos este fin de semana.

César Gaviria

Cesar Gaviria

El expresidente colombiano se convirtió en escudero y alfil determinante para el mandatario-candidato cuando arreciaban las críticas de Álvaro Uribe Vélez. Gaviria evitó que por las acusaciones uribistas, Santos se desgastara enfrascado en esa pelea. Lo hizo para garantizar que su partido, el Liberal, sobresaliera en la coalición de la reelección y conservara hegemonía en el ejecutivo para estos otros cuatro años. Gaviria no busca ningún puesto burocrático, pero en cambio pretenderá afianzar la influencia de los liberales en la política nacional y cuidar que su hijo, Simón Gaviria, sea ficha clave en el gobierno que viene. Sabe que en un país donde perdura la tradición de los ‘delfines’, es posible que su hijo sea presidenciable en algunos años.

Simón Gaviria

Simon Gaviria

El jefe máximo del liberalismo se la jugó por la reelección con dos decisiones determinantes: la primera fue impidiendo que su partido postulara candidato independiente a la presidencia y se saliera del oficialismo. La segunda fue negándose la oportunidad de repetir en el Congreso de la República, donde actualmente es representante a la cámara. A cambio de este sacrificio, que lo convirtió en vocero de la campaña santista para el centro del país, Gaviría Jr. suena como eventual ministro en alguna cartera económica, con más ruido en Hacienda o en Comercio, Industria y Turismo. Con una buena gestión podría visibilizarse como presidenciable en un par de periodos futuros.

Gustavo Petro

Gustavo Petro

El alcalde de Bogotá fue ampliamente criticado por haberse lanzado de frente a favor de la reelección desde la primera vuelta. No habría sido tan castigado por la opinión si esta misma decisión la hubiese adoptado para el balotaje. Un escenario así, dicen algunos analistas, pudiera haber sumado muchos más votos a Santos.

Sin embargo cualquiera que hubiera sido el acuerdo para este controvertido apoyo, si lo hubo, tenía como precio que desde Palacio de Nariño se evitara interferir en cualquier decisión que propiciara la sanción de la procuraduría que destituye e inhabilita al líder de Progresistas. En otras palabras, Petro espera que el gobierno nacional facilite que pueda concluir su mandato hasta 2015.

Juan Fernando Cristo

Juan Fernando Cristo

El senador y líder liberal fue determinante en el cambio de color electoral de Norte de Santander, que en primera vuelta fue zuluaguista y el pasado domingo se volvió santista. Cristo desistió de continuar en el Congreso para la legislatura entrante y heredó en su hermano, Andrés Cristo, su representación en el senado. Muchos han rumorado que más adelante Cristo podría figurar dentro de las reservas oficiales para algún ministerio o consejería presidencial.

Alfonso Prada

Alfonso Prada

El representante a la Cámara Alfonso Prada encarnó la voz disidente dentro de Alianza Verde cuando dicha colectividad se unió a los Progresistas y decidieron lanzar candidato propio presidencial. Desde entonces, Prada se definió como santista y prometió hacer campaña a favor de la reelección y del proceso de paz. Su campaña de centró en Bogotá, donde encontró un gran eco en el voto independiente y joven. ¿Estará abonando terreno para aspirar a ser alcalde capitalino?

Antanas Mockus

Antanas-Mockus

El profesor Mockus esperó que concluyera la primera vuelta para lanzar de frente su campaña a favor del proceso de paz. En sus redes sociales pintó su mano con la palabra ‘paz’ e hizo popular este símbolo reeleccionista. El presidente Juan Manuel Santos le agradeció enérgicamente en su discurso de victoria lo que sugiere que está interesado en tenerlo de su lado para el cuatrienio entrante. Además es poco probable que Mockus esté interesado en aspirar a la alcaldía de Bogotá en 2015, así que sería una buena opción para el eventual posconflicto.

Rafael Pardo

Rafael Pardo

El exministro de Trabajo renunció a su cartera ante la angustia del avance uribista tras la primera vuelta presidencial. Su campaña se centró en Bogotá, lugar en el que alcanzó a ser alcalde por varias semanas tras una fugaz destitución de Petro. En ese tiempo, el funcionario liberal demostró una amplia aceptación ciudadana en la principal ciudad y demostró que no había olvidado su vena electoral, que dejó de lado cuando perdió las presidenciales en 2010. Para muchos, Pardo podría esperar a 2015 para lanzarse a la alcaldía y aguantar otro tiempo para hacer parte del equipo del posconflicto, luego de que se logre una posible firma de la paz en Cuba y Ecuador.

Gina Parody

Gina Parody

Gina Parody dejó de lado una exitosa labor en el Sena también para paliar la avalancha uribista que, al fin y al cabo, la hubiera retirado de la institución y del gobierno si ganaba Zuluaga. Parody enfocó sus esfuerzos en Bogotá y algunas regiones donde hay un profundo agradecimiento por el servicio de aprendizaje, y el estar exenta de su condición de funcionaria pudo hacer proselitismo sin temor a represalias. En entrevista con W Radio, para hablar sobre la victoria santista, Parody dijo que no sabe qué vendrá para ella en el segundo periodo de Santos, pero que “donde me pongan a servir a mi país, ahí estaré para Colombia”. Nadie la desecha como ministra de Educación.

David Luna

David Luna

El consejero para las regiones también renunció a su cargo para movilizar los sectores más apartados del centro colombiano alrededor de Santos. Hizo parte del equipo oficialista que dio vida al favoritismo reeleccionista en Bogotá, lo que le permitió recorrer varios sectores capitalinos dándose a conocer como líder a favor del proceso de paz. No se descarta que también busque la alcaldía en octubre de 2015.

Clara López

Clara Lopez

La líder del Polo Democrático Alternativo se jugó mucho en su apoyo a la reelección de Santos, que solo justificó a favor del proceso de paz. Su adhesión a ese proyecto provocó grandes fracturas al interior de su movimiento, en especial de lado del senador estrella Jorge Enrique Robledo, quien movilizó a las jóvenes facciones del MOIR al voto en blanco. Clara López, sin embargo, demostró que tiene un impactante apoyo en Bogotá, y gran parte de los dos millones de votos que obtuvo en primera vuelta presidencial se los endosó a Santos. Si no hubiese sido por la izquierda del Polo, Juan Manuel Santos habría perdido la reelección.

Inicialmente López debe reparar los rompimientos al interior de su colectividad que no serán tan complicados de sanar si se logra dialogar muy buen con Robledo. Luego de esto, el Polo quiere retomar su estatus de ‘tercera opción’ para lo cual han anticipado ser críticos al gobierno reelegido. Esta razón les impediría también pretender tener espacio burocrático en el gabinete.

“Señor presidente hay un compromiso esencial que nos llevó a asumir el respaldo a su candidatura: el compromiso con la construcción de la paz. Esperamos plenas garantías al Polo Democrático Alternativo, a la Unión Patriótica, al conjunto del movimiento social y a los movimientos sociales y políticos alternativos para ejercer la oposición”, dijo Clara al momento de anunciar que volvería al bando contrario.

No se sabe si ella quiera dedicarse en absoluto a fortalecer a su partido o esté pensando en volver a las urnas como candidata a la Alcaldía de Bogotá. El retorno del Polo al Liévano es una de las principales preocupaciones de ella, y también de los próximos intereses políticos de Santos.

Humberto de la Calle

Humberto de la Calle

Al jefe del equipo negociador gubernamental del proceso de paz en La Habana le tocó romper su silencio y salir a responder a las acusaciones del uribismo contra la mesa de diálogos, que acusaban de propiciar la impunidad. Sus mensajes publicitarios calmaron a gran parte de la opinión. De la Calle sabía que si perdía Santos, sus esfuerzos hasta ahora podrían ser desbaratados, o en el mejor de los casos, tendría que salir de Cuba y se reemplazado por un nuevo grupo de negociadores. El interés del exvicepresidente y exministro de Estado es finalizar correctamente los diálogos de paz y convertirse en el artífice del fin de la lucha armada guerrillera en Colombia. Semejante título lo haría fácilmente presidenciable para próximas elecciones.

Guillermo Alfonso Jaramillo

Guillermo Alfonso Jaramillo

La campaña decidida del exsecretario estrella de la alcaldía Petro a favor de Santos, semanas después de que lanzará mordaces críticas al gobierno nacional, tampoco puede pasar como gratuita. El perfil de Guillermo Alfonso Jaramillo es envidiable en cualquier gabinete gubernamental, y aunque él mismo niegue estar detrás de puestos burocráticos, su nombre ha sonado para el ministerio de Salud. Jaramillo es médico, tiene amplia experiencia en la administración del sector salud y tiene una visión muy popular sobre las características que debe tener un buen sistema de sanidad. Otros lo están visualizando como asesor en las eventuales reformas que surjan de la reforma a la salud que deberá ser priorizada por el gobierno en este segundo cuatrienio. Lo cierto es que él sería una figura interesante ante un eventual “giro hacia la izquierda” o al menos la inclusión de sus militantes en el segundo gobierno Santos.

Freddy Padilla  y Óscar Naranjo

Freddy Padilla Oscar Naranjo

El excomandante de las Fuerzas Militares, Freddy Padilla, y el exdirector de la Policía Nacional, Óscar Naranjo, estuvieron de frente con el proyecto santista desde el comienzo, aunque en dinámicas distintas. Padilla pretendió ser congresista sin conseguir éxito en las pasadas elecciones. Naranjo, por su parte, siguió como asesor del proceso de paz y ha sonado como posible conductor del posconflicto en los asuntos de seguridad nacional. Para ello se sugirió la ceración de un Ministerio para la Seguridad Ciudadana, que hasta ahora solo se ha quedado en un boceto de nueva oficina. Padilla también podría aportar con su experiencia en dichas entidades de transición de la guerra, aunque hay quienes lo ven regresando a alguna embajada.