José Domingo Arias, candidato que repite en Panamá

Gabriela Caballero - Kienyke

José Domingo Arias, candidato que repite en Panamá

19 de diciembre del 2018

Como buen competidor que es, José Domingo Arias no se deja vencer por una derrota y por eso volvió a presentarse como candidato a la Presidencia de Panamá, después de haber perdido en las elecciones de 2014 a las que se presentó a nombre del partido Cambio Democrático, en esta oportunidad a nombre de Alianza, un recién creado partido, una opción con la que tal vez busca alejarse de la figura del expresidente Ricardo Martinelli, su antiguo jefe y hoy en la cárcel acusado de varios delitos.

Mimito Arias, como se le conoce, sabe que no está recorriendo un camino fácil para llegar al palacio de las Garzas y ante la investigación que lo mantuvo detenido durante cerca de un mes en septiembre de 2017, dentro del proceso que adelanta la Fiscalía Especial Anticorrupción por supuestamente haber recibido de la cuestionada empresa brasilera Odebrecht 16 millones de dólares para su campaña, está tranquilo porque dice que se demostrará su inocencia, se muestra optimista y trabaja en su plan de gobierno para darlo a conocer a los electores y convencerlos que voten por él.

A pesar de que su abuelo paterno Aurelio Arias fue diputado en la Asamblea Nacional Constituyente en 1946, no está de acuerdo en que ésta se convoque de nuevo en Panamá: “Los cambios los tiene que hacer el presidente hoy. Un presidente puede lograr muchas cosas, éste es un país presidencialista, pero ¿qué pasa cuando el presidente se va y entra un presidente que no tenga esa voluntad?”. Agrega que si llega a la presidencia él lo haría y no se quedaría en simples “expresiones de deseo”.

La campaña de Arias es austera, porque dice él, ya no tiene recursos y tal vez en contraprestación al señalamiento de que en la pasada dispuso de muchos millones donados por la firma brasilera, que él niega haber recibido. Trabaja hombro a hombro con su coequipera Aimée Álvarez, su esposa y madre de sus tres hijos. Los dos constituyen todo un “Dream team” y con las lecciones aprendidas de la derrota frente al actual presidente Juan Carlos Varela, se ponen las botas juntos y salen a conseguir votos calle a calle y pueblo a pueblo, para superar los 571 mil votos, para un 31%, que logró en 2014 y que lo dejaron en segundo lugar en la contienda electoral.

Su gestión como Ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial es una de sus cartas a favor para buscar apoyo popular, desde esa posición para mejorar las condiciones de vivienda de sectores muy pobres: “Preparé un proyecto que se llamaba ‘Piso Firme’. El 10% de los panameños viven en piso de tierra, esa cifra es escandalosa. Me senté con un equipo profesional y comparamos experiencias de un programa como este en México. Fui al Ministerio y pedí 10 millones de dólares para arrancar el proyecto debidamente documentado y el ministro, que era de mi partido y mi amigo me dio medio millón de dólares para el proyecto. Eso es inevitable en un gobierno donde el ejecutivo utiliza los fondos del estado para hacer su agenda y no la agenda del estado”.

De Martinelli ni hablar

Al candidato no le resulta fácil abordar el espinoso tema de quien fuera su jefe, el expresidente Ricardo Martinelli, preso en Panamá, desde cuando fue extraditado a su país por Estados Unidos, donde permaneció detenido durante un año, pero reconoce que la mejor vía para salir adelante en un proceso legal es enfrentar a la justicia.

“Hay que estar frente a los juzgados y a las fiscalías para poder aclarar los temas y si hay desconfianza en que el sistema de justicia puede llegar a tomar decisiones que podrían después traerle más problemas. Yo he enfrentado la justicia, lo digo con toda claridad y cada vez que avanza el proceso más se aclara, pero el impacto que tiene eso en la vida personal, familiar y empresarial es muy grande”.

En la campaña pasada, su fórmula vicepresidencial fue Marta Linares, esposa de Martinelli y en esta oportunidad aún no ha escogido, o al menos no lo ha anunciado, quien será el candidato o candidata para esa posición. Mientras tanto avanza en su propósito y reconoce que el país no ha logrado superar la pobreza en algunos sectores porque tal vez no ha entendido el privilegio que tiene su posición en el continente: “Nosotros los panameños no entendemos bien qué es Panamá, cuál es su posición geográfica, qué representa para todos los temas logísticos en la lucha contra el terrorismo, contra el narcotráfico y todo lo que tiene que ver en el hemisferio. Panamá es un punto neurálgico y no lo puede reemplazar nadie.

Mimito Arias tiene 55 años y es un reconocido empresario que empezó en la calle, cargando maletas para vender y llegó a ser accionista de la empresa que le dio su primer trabajo. “Me inicié como vendedor, después fui gerente de ventas, luego gerente general y después fui uno de sus principales accionistas. Cuando en una empresa las cosas se ponen difíciles uno baja a la gerencia de ventas y si es necesario vuelve a tomar un maletín para salir a la calle a resolver los problemas frente a frente” y añade que es lo que ha hecho durante su gestión privada y pública y así lo asumirá desde la presidencia, bajando hasta el nivel de los más pobres, porque para ellos quiere realizar cambios en el manejo del país.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO