Karen Abudinen: de Barranquilla para las regiones (I parte)

15 de abril del 2019

Perfil de la Alta Consejera Presidencial para las Regiones.

Karen Abudinen

Karen Abudinen es barranquillera de alma, corazón, vida y ‘juniorista’. Es la mayor de cuatro hermanos de una familia palestina asentada en Colombia y la actual Alta Consejera para las Regiones de Presidencia de la República.

Bajo su batuta se plantea la agenda de los Talleres ‘Construyendo país’en todos los rincones de la nación, cuyo objetivo es conocer de primera mano lo que pasa en cada región, qué falta y hacer el seguimiento para solucionar cada inconveniente. Ella recibió al equipo de Regiones K de KienyKe.com a quien le contó un poco más de ella como persona, profesional, mujer y sobre la labor que ha emprendido con pasión y ganas para cambiarle la cara a cada lugar al que llega.

Es abogada de la Universidad del Norte. Escogió esa carrera porque siempre quiso ayudar: “Desde el colegio siempre me gustó la justicia y pensé que la mejor forma de hacerla era estudiando Derecho, porque uno se da cuenta que sirve para la vida, es la forma más práctica de resolver los problemas, no solo los de uno, si no los de los demás”.

Karen Abudinen

En Karen la palabra ‘pena’ solo son cuatro letras unidas. Es espontánea, trabajadora y, sobre todo, apasionada por lo que hace: “Uno tiene que arriesgarse, el que no arriesga en la vida no gana”, explicó.

Seguramente por eso, al estar recién graduada y con 24 años decidió escribirle una carta al entonces presidente de la Corte Constitucional, Alfredo Beltrán, exponiéndole por qué una barranquillera debería trabajar allí: “Eso llamó mucho la atención y fui seleccionada para ser auxiliar judicial de la Corte e hice las practicas un año. Fue increíble, entendí lo que significaba la tutela, resolver realmente los problemas de salud o educación”, contó con una sonrisa en el rostro.

Pero esta no fue la primera vez que se arriesgó para ganar. Cuando estudió en Georgetown University, en Washington, soñó con trabajar en el Banco Interamericano de Desarrollo y buscó por todos los medios llegar. No lo lograba, pero un día la suerte se le atravesó en un lugar poco común: “El ascensor estaba por cerrarse y de pronto entra una persona que no sabía quién era y empezamos a charlar sobre mi procedencia, sobre la comida árabe, le dije que cuando quisiera yo le cocinaba. Cuando de pronto mi amiga y todos los del ascensor me abrieron los ojos”.

Ella no entendía por qué todos la miraban extraño: “Cuando estábamos abajo me dicen que ese señor era el Presidente del BID, Enrique Iglesias, entonces les dije: esperen un minutico. Salí corriendo y toqué la puerta del vidrio de la ventana del carro. Nunca se me olvida”, narró como anécdota.

Lo importante de la historia es que finalmente Iglesias bajó el vidrio, Karen le pidió trabajó, le envió su hoja de vida, hizo entrevista y a los 15 días ya estaba trabajando en el BID. Una labor que la inspiró por siete años y le enseñó que las cosas se ganan y se hacen desde el corazón. En esa parte de la historia, Karen recordó que aquí fue donde tuvo la oportunidad de conocer al actual presidente de la República, Iván Duque, a quien describe como un trabajador incansable.

Cuando ella sintió que podía aprender en otros lugares, tuvo otro objetivo: el Banco Mundial: “Y entonces le dije a mi amigo Esteban Piedrahíta que me ayudara a hacer la hoja de vida y que necesitaba ver como mandaba 500 a mucha gente. No sé cuántas fueron pero sí fueron muchas y efectivamente me contrató en Banco Mundial sin conocerme”.

Karen regresa a trabajar por su país

Pero la tierra llama y ella sintió que necesitaba vivir nuevas aventuras en su país. Llegó a la Fundación Nu3 en Barranquilla, una organización enfocada en la seguridad alimentaria: “Ellos ni sabían cómo me iban a pagar y, la verdad, es que ese no fue el motivo por el cual yo quería trabajar ahí, yo quería devolverle a mi ciudad un poco de lo que me había dado”, comentó.

Luego la llamó Elsa Noguera, la entonces alcaldesa de Barranquilla, para que estuviera con ella en la Secretaría de Gestión Social. Según Karen le hicieron una “encerrona”entre varios conocidos para que ella aceptara y fue una excelente decisión asumir el cargo: “Ahí trabajé mucho para la mujer, adultos mayores, niñez, desplazados, habitantes de calle y realmente conocí la ciudad”, recordó con cariño.

Luego fue directora de primera infancia, pero regresó a trabajar en Barranquilla con el alcalde Alejandro Char en la Secretaría de Educación donde entendió que allí radica la transformación. Fue con ese estandarte que duplicó el número de mejores colegios y triplicó el número de profesores con maestría. “Hoy lo digo con orgullo. Los profesores y rectores son mis amigos”.

A trabajar por los niños, niñas y adolescentes

Y luego llegó un reto nacional: la dirección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Entró a trabajar por una pasión y un servicio que le fluye con naturalidad: los niños.

“Ellos son parte del presente del país. Los niños son la dulzura, el corazón, la vida, son realmente los que le inspiran a uno en salir adelante, los que hacen ver las cosas de manera diferente y decir que sí se puede”, expresó.

Esta mujer que se describe como exigente y hasta obsesiva, es de las que se trazan una meta y la cumple. Entiende que la perfección es enemigo de lo bueno, pero que hay que apuntarle a la perfección para así llegar a lo bueno y que las cosas se vean.

Esa misma tenacidad la hizo meterse en una campaña frontal para erradicar la violencia contra niños, niñas y adolescentes: “Parecía un detective, un policía. Me fui a hacer operativos todas las noches para todo prevenir el abuso sexual. Entendí que por temor muchas veces no se denuncia, entonces empecé una campaña para que denunciaran y así proteger y cuidar a la niñez colombiana”, puntualizó.

Tiene un mensaje claro que lo repite a sus allegados y a su equipo de trabajo, que es recurrente en los Talleres ‘Construyendo país’: “Hay que soñar en grande. Yo soy una soñadora y sueño en grande porque me encanta hacer cosas grandes”.

Con toda esta experiencia, Karen Abudinen es llamada por el presidente Iván Duque para ser la Consejera para las Regiones.

En nuestra siguiente entrega conoceremos a la funcionaria, su plan de trabajo, cómo trata de transformar las regiones del país y cómo este rol también la ha transformado a ella.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO