Martín Rivera: un candidato con ideas para Bogotá

4 de octubre del 2019

El candidato al Concejo de Bogotá quiere ayudar a construir confianza entre los ciudadanos.

Martín Rivera

Foto: Kienyke

Martín Rivera Alzate es un rolo enamorado de Bogotá, ha estudiado a lo largo de su vida la ciudad y con las experiencia que adquirió buscará impulsar desde el Concejo los proyectos que promuevan que mejore la calidad de la educación.

Esta es la primera vez que Martín aspira a un cargo de elección popular, hace parte del movimiento Compromiso Ciudadano y está avalado por el Partido Verde.

Es bogotano de familia materna paisa, estudió en la Universidad El Rosario Gestión y Desarrollo Urbanos, el único pregrado en Colombia que tiene a la ciudad como el enfoque de estudio, fue coordinador de Concejo Cómo Vamos,  trabajó en ProBogotá región y cofundó un colectivo ciudadano que se llama Combo 2600.

Ha trabajado por diez años en campañas políticas y fue coordinador de la campaña presidencial de Sergio Fajardo en la capital del país.

Se describe como un apasionado por la ciudad que lo vio nacer y crecer, le encanta el fútbol, viajar, es ‘todo terreno’ y dice con alegría que está casado hace dos años con Matilde de los Milagros, quien le propuso matrimonio.

Rivera conversó con Kienyke.com sobre su aspiración, su experiencia, las motivaciones que lo impulsaron a lanzarse a este cargo y cómo buscará respaldar a los bogotanos desde el Concejo.

El único candidato que entiende de Ekística

La ekística es una ciencia no muy conocida pero sí muy relevante para las ciudades, ya que estudia los asentamientos humanos y se ocupa de los problemas contemporáneos con base en principios muy antiguos, y entiende las complejidades de la tendencia humana a establecerse en un lugar determinado.

Martín explica que este concepto se lo inventó un griego en la segunda mitad del siglo XX, en la segunda guerra mundial, quien “se llevó a las mentes más brillantes que él conociera de diferentes disciplinas (…) y les dijo: los invito a hagamos una vuelta por las islas griegas, y vamos a conversar sobre cómo se piensa una ciudad desde las distintas disciplinas”.

En Colombia se adoptó al contexto nacional y nace la carrera que estudió Rivera en la Universidad El Rosario, “para mí fue una experiencia increíble poder tener clase con profesores de distintas disciplinas”, expresa.

“La ekística me dio la herramienta de entender que las ciudades funcionan igual que la vida de un ser humano. Las ciudades son seres vivos pero son organismos que están en constante crecimiento y procesos“, comenta el candidato.

“Tenemos que construir confianza”: Rivera

“En Colombia tenemos en nuestro ADN ese problema profundo de la rabia y el odio, por eso lo principal es construir confianza en las personas”, afirma Martín.

Dice que a pesar de lo difícil que puede ser, a través de la confianza se pueden mejorar las condiciones de Bogotá, pero que este proceso tomará tiempo “porque eso es reconocer los errores que cada uno tiene, perdonar, ser conscientes de los cambios; Sí es posible reconstruir, pero no a través del miedo”.

“El miedo es el sentimiento más fácil para mover a las personas. En la política hay dos sentimientos fuertes: el miedo y la esperanza”, pero él afirma quiere construir confianza.

“Eso se hace haciendo política de una manera distinta, a la par de todos los ciudadanos, demostrando que esto es pensando la ciudad y no llegando a votar unas frases bonitas y decir ‘voten por mí’, ni mucho menos comprando votos”, manifiesta Rivera.

Afirma que después de generar la confianza entre los ciudadanos, los políticos tendrán que acompañarlos con criterios técnicos “sobre los cuales podremos discutir y construir juntos”.

Foto: Kienyke

Lo principal es la educación

El aspirante al Concejo de Bogotá aseguró que le hará seguimientos a todos los ejes de la ciudad si llega a esa corporación, pero que se centrará en apoyar más aquellos que promuevan la educación.

“Históricamente los bogotanos hemos estado resolviendo los problemas urgentes, como tapar huecos, semaforización, parques, entre otros; pero no hemos sido capaces de plantear los problemas importantes: la construcción de una sociedad mucho mejor formada“, comenta Martín.

Rivera cree que es importante romper con la desigualdad y que, a través de la educación, estas barreras se podrán superar.

“Tenemos 785 mil niños y niñas que van a colegios públicos, pero de esta cifra solamente el 17 %, 2 de cada 10, están yendo al colegio y están teniendo la misma experiencia de quienes fueron a un colegio privado”, afirma.

Y agrega: “Mientras que el 75 %  de los colegios privados están en categoría A o A+ en los resultados ICFES, solo el 26 % de los colegios públicos están ahí”.

Para él los políticos, como tomadores de decisiones importantes, deben priorizar la inversión en la construcción de oportunidades.

“Me dicen que la educación es de largo plazo, sí, tenemos que tener la visión de qué va a pasar de aquí a 30 años, pero un niño de 15 años que tengamos ocupado desarrollando un talento es una persona que dejamos de tener en la calle o consumiendo drogas o atracando”, señala Rivera.

¿Metro subterráneo o elevado?

Afirma que es consciente que urbanísticamente el metro que propone Enrique Peñalosa “no es el mejor metro, en ese sentido hubiera preferido el subterráneo por el impacto urbano que va a generar la obra”, pues lo considera que se queda corto en dos temas:

  1. “Porque llegará solo hasta la calle 72, y la ciudad empresarial y la ciudad laboral ya está hacia la 100 y 116”
  2. “Tener estaciones cada 3 kilómetros, lo que termina convirtiendo en alimentador del Transmilenio, cuando debería ser al revés porque un tren tiene mayor capacidad que un bus”.

“Lo apoyo porque, si ya queda adjudicado, jurídicamente es irreversible y porque esta obra nos quitará una traba y un karma de 60 años para hacer una obra enorme”, señala. Pero asegura que será “un concejal que acompañe la construcción del metro”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO