Pedro Sánchez gana de nuevo las elecciones en España

10 de noviembre del 2019

La ultraderecha VOX se convirtió en la tercera fuerza más votada.

Pedro Sánchez gana de nuevo las elecciones en España

EFE/Zipi

Las elecciones generales del 10 de noviembre en España transcurrieron con total normalidad. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ganó de nuevo con 120 diputados, pero la gobernabilidad será aún más complicada que tras el 28 de abril.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, hizo una apuesta arriesgada tras los anteriores resultados electorales. Pudo haber intentado un acercamiento a Ciudadanos, pero las desavenencias con Albert Rivera lo hicieron imposible.

El pacto hacia la izquierda con Unidas Podemos se truncó antes siquiera de producirse y la repetición electoral se hizo entonces inevitable.

Este 10 de noviembre, las cosas no pintan mucho mejor. Con el 99 % escrutado, el PSOE ha ganado las elecciones con 120 escaños y un 28 % de los sufragios. Así, el partido de Pedro Sánchez ha perdido tres diputados en el Congreso en comparación con el 28-A.

Los conservadores del Partido Popular logran 88 y mejoran en 22 escaños respecto a las anteriores. Los liberales de Ciudadanos se desploman —pierden 47—, mientras que la ultraderecha de Vox mejora notablemente sus resultados —pasa de 24 a 52—.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos y líder del proyecto político, convocó una ejecutiva nacional “urgente y extraordinaria” tras el descalabro y podría dimitir próximamente.

Pese a perder algo de apoyo, Pablo Iglesias ha consolidado su liderazgo al frente de Unidas Podemos. La gobernabilidad podría pasar por él y los nacionalistas, tanto catalanes como vascos.

No es descartable, en cualquier caso, una legislatura corta. La incertidumbre económica y el estancamiento institucional podrían propiciar incluso una tercera repetición electoral el año que viene.

Unos 37 millones de españoles fueron llamados a votar durante las elecciones generales del 10 de noviembre. Con los cuartos comicios en cuatro años, España espera desbloquear el complejo escenario político que surgió de las urnas el 28 de abril.

Estas elecciones generales fueron la consecuencia de la falta de acuerdo entre las fuerzas de izquierda: del Partido Socialista Obrero Español —el partido más votado— y de Unidas Podemos. Al bloqueo político se unió el terremoto independentista generado por la condena contra los líderes nacionalistas catalanes y el ascenso del partido de extrema derecha VOX, a quien las últimas encuestas auguraban un buen resultado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO