El recorrido de Galán antes de ser candidato presidencial

18 de agosto del 2019

Antes de incursionar en la política, fue en el periodismo donde encontró un espacio

El recorrido de Galán antes de ser candidato presidencial

Un 18 de agosto de 1989 en plena carrera electoral por la presidencia de la República de Colombia, un liberal llevaba la delantera en la intención de voto para ese año y su popularidad crecía cada vez más en un territorio plagado de la violencia surgida del narcotráfico.

Escuche la historia de Luis Carlos Galán a 30 años de su muerte:

Ese viernes en la tarde, Luis Carlos Galán decidió ofrecer un discurso en plaza pública en el municipio de Soacha, ubicado a minutos de la capital del país. Cientos de personas lo recibieron en un espacio de democracia para escuchar sus propuestas, pero allí el candidato ofrecería sus últimas palabras pues cayó asesinado en la tarima tras recibir varios disparos.

Si bien la mayoría de colombianos conoce que fue el candidato presidencial que levantó su voz contra el flagelo del narcotráfico, no se conoce en profundidad el camino que recorrió el nacido en Bucaramanga para llegar a ser uno de los hombres más importantes en la política nacional de los convulsionantes años 80.

El periodismo lo formó como profesional

Si bien Luis Carlos estudió derecho y economía en la Universidad Javiriana de Bogotá, su empeñó por visibilizar las injusticias en el país lo llevó a ser periodista al crear la revista ‘Vértice’ en el espacio académico que sorprendió al mismo Eduardo Santos, director del periódico El Tiempo en esos años.

Fue el mismo Santos quien le hizo la invitación a que escribiera para el importante medio y con tan solo 22 años ya se vislumbraba como uno de los preferidos de la editorial en la que permaneció aproximadamente 15 años.

Pero de su creación de la revista universitaria no solo salió sorprendido el que sería su anfitrión del periodismo, sino también el que marcaría su rumbo político: Carlos Lleras Restrepo, quien fuese presidente de Colombia para el periodo 1966 – 1970.

Su paso por el periodismo le dejó una intuición esencial para avanzar rápidamente en su carrera política y le daría una personalidad que años después le permitió conectar sus ideas con la gente.

Galán, el ministro más joven de Colombia

Si bien el bumangues se enfocaba en la política nacional desde la redacción y también en cargos diplomáticos en el gobierno de Lleras, no fue hasta 1970 que dio el verdadero salto a la política cuando el recién elegido presidente Misael Pastrana lo invitó a formar parte de su gabinete como ministro de Educación.

Al aceptar ese cargo Juan Carlos Galán se convirtió en el funcionario más joven en liderar una cartera del gobierno con 26 años. Allí llegó con bastante ilusión de dejar huella, pero varios analistas consideraron que no fue realmente exitoso su paso ministerial.

Su gestión duró solo dos años pero el propio ministerio destaca su labor pues fue el primero en “promulgar un estatuto de los derechos de los docentes, la creación de colegios cooperativos y de programas de educación para los mayores de 25 años, la flexibilidad curricular y la visión del panorama rural dentro de la educación técnica y tecnológica”.

En este tiempo Galán no solo se formó en la política sino también como núcleo de su familia. Se casó con Gloria Pachón a quien conoció en El Tiempo pues también era reportera de ese diario.

De embajador a senador de la República

Tras su salida del ministerio, el liberal decidió empacar maletas e irse con su familia a Italia como embajador. En el cargo duró dos años más y en 1975 decidió regresar tras una propuesta que le hizo su amigo el expresidente Lleras para fundar la ‘Nueva Frontera’, allí se mantuvo hasta 1978, año en el que ganó una curul en el Senado encabezando la lista por su tierra, Santander.

Un año después empieza a mostrarse el carácter que lo identificaba y decide fundar su propio partido agrupando a disidentes del partido Liberal al que nombró ‘Nuevo Liberalismo’.

Uno de los tantos debates que ofreció Galán en el Congreso fue contra el también senador Alberto Santofimio a quien no bajó de ser un delincuente pues lo acusó de recibir ayuda del narcotráfico para costear sus campañas política en el Tolima.

De hecho, se especula que ese debate fue el primer escalón en subir Galán para ganarse a poderosos enemigos que años más tarde terminaron con su vida. Pues fue Santofimio, según la Corte Suprema, uno de los responsables del asesinato de Galán, crimen que le costó 24 años de prisión.

La tarea: ser presidente de Colombia

Tras su participación en escenarios como el Congreso y el Concejo de Bogotá, Galán afianzó su movimiento político y decidió participar en la contienda electoral de 1982 como candidato presidencial. Si bien consiguió un gran respaldo al conseguir más de 700.000 votos no le alcanzó para llegar a la Casa de Nariño, pues quedó en tercer lugar de la votación. Ese año ganó el conservador Belisario Betancur.

Pero Galán sabía que llegar a ser presidente era una construcción social con la que debía avanzar en todo el país y ganar la confianza del electorado. Camino que se marcó por su discurso de lucha contra el narcotráfico cuando vivía en la década más sanguinaria de ese flagelo.

En 1984 se parte la historia con el magnicidio de Rodrigo Lara Bonilla que también utilizaba el discurso en contra de los carteles de droga que esparcían rápidamente su poder por todo el territorio nacional.

Sin duda fue un golpe duro para Galán pues se consideraban una formula de resistencia desde la política. De ahí para adelanta Galán aumentó su participación en diferentes elecciones y perdería pero no era una hombre resignado al fracaso.

En 1989 inició su recorrido por todo el país dando a conocer su plan de gobierno para las elecciones de 1990. Para ese momento su partido el ‘Nuevo Liberalismo’ se quedó sin gasolina y tuvo que volver al partido Liberal eso sí por la puerta grande en la convención nacional del liberalismo en Cartagena, en donde exigió más mecanismos democráticos dentro del grupo político.

Ese año recorrió varias ciudades y ya se conocía de las amenazas en su contra, pese a ese riesgo que corría no se escondió y de plaza en plaza vivió en sus últimos meses de vida. Parecía algo ya seguro, el próximo presidente sería él, pero el plan macabro para cortar con sus ideas llegó primero y fue asesinado.

Cesar Gaviria pasaría a recoger el apoyo que Galán ya había conseguido y un presidente liberal llegó al poder en los inicios de la década de los 90, diez años más en los que la violencia fue pan de cada día en Colombia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO