Reforma fallida une a opositores

30 de noviembre del 2017

Consideran que se trataba de una “pésima reforma”.

Reforma política

Pocas veces se puede ver a dos figuras políticas con posturas radicalmente opuestas poniéndose de acuerdo. Esto es lo que sucedió con los senadores Álvaro Uribe y Jorge Enrique Robledo, quienes se mostraron complacidos con que este miércoles en la plenaria del Senado se archivara el proyecto de acto legislativo que pretendía realizar una reforma política.

Se trataba de uno de los puntos más importantes para la implementación de los acuerdos de paz con las Farc, y que el mismo Gobierno, en cabeza del ministro de interior, Guillermo Rivera, solicitó que se hundiera por los congresistas dadas las notables diferencias entre el texto original y las modificaciones aprobadas en Cámara de Representantes.

La votación fue un rotundo rechazo a la reforma con 68 votos a favor para archivarla y solo 2 en contra.

Tanto Uribe como Robledo aseguraron que esta decisión fue la mejor para la política del país, y expresaron sus razones para asegurar esto. Lo curioso, es que su visión acerca de la misma es muy parecida.

Robledo reaccionó en sus redes sociales, expresando que esta era una “pésima reforma” y que “su aprobación solo le hubiera servido a la demagogia y el engaño”.

Por su parte, el expresidente Uribe realizó una lista de seis puntos en los que menciona las falencias de la reforma para el desarrollo de la política en el país. En uno de ellos asegura que “la mejor reforma política es la decencia en la política”.

Adicional a esto, criticó las consecuencias económicas que el proyecto traería consigo: “encarecía más la política; aumentaba topes en un 30% y financiaba partidos sin umbral. Politiquería, compra de votos, derroche, exclusión”.

También cuestionó el hecho de intercalar a hombres y mujeres en listas para el Congreso, y el hecho de que “obligaba a garantizar espacios para repetir a los actuales congresistas”.

Desde que fue aprobada en la Cámara de Representantes, hace dos semanas, la reforma fue blanco de críticas de diferentes sectores porque revivía la figura del transfuguismo, permitiendo coaliciones entre los diferentes partidos para presentar listas conjuntas. Si un miembro argumentaba objeción ideológica por esta alianza, tendría puerta libre para marcharse a otra colectividad.

Fue precisamente este punto uno de los que más causó malestar en el ministro Rivera, quien aseguró que “no nos sentiríamos satisfechos simplemente con cumplir el requisito de haber tramitado una reforma política. Ese texto que viene de la Cámara no merece la aprobación del Senado de la República”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO