Poner apodos, chismosear y decir groserías, cosas que están prohibidas en las Farc

Poner apodos, chismosear y decir groserías, cosas que están prohibidas en las Farc

28 de agosto del 2016

Durante más de cincuenta años las Farc se convirtieron en una suerte de enigma. Sus dinámicas, costumbres, comunicados internos y comportamientos, fueron cuidados con estricto recelo. ¿La razón? “Evitar darle ventajas al enemigo”.

Lea también: Timochenko, un nerd. Santos, un militar de corazón

Conocer algo del funcionamiento de la guerrilla era para el ejército, una ventaja estratégica que le permitía planear golpes contra las estructuras de ese grupo armado con el que el Estado firmó un acuerdo para poner fin al conflicto. Este domingo a las 4:00 pm (hora de Colombia), el máximo líder de esa guerrilla decretará cese el fuego definitivo, y convocará la X Conferencia de la guerrilla entre los días 13 y 19 de septiembre.

En tiempos de paz, la situación es diferente y son las mismas Farc las que hacen público los detalles que guardaron bajo llaves y candados durante décadas.

Además: Cuando ‘Simón Trinidad’ fue banquero, estudió en Harvard y lo apodaron ‘El Alemán’

En su página web, por ejemplo, publicaron lo que llaman el ‘Estatuto de las Farc‘, un extenso documento de 51 páginas en el que dejan conocer, entre otras cosas, las reglas, normas, obligaciones y deberes  para quienes hacen parte de las Farc. El texto es revelador.

Canciones de las FARC P

Dentro de este estatuto hay un aparte titulado: ‘Reglamento de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo – (FARC-EP)’, en este se explican lo que para las Farc, es la disciplina.

También: El lado romántico que se ha ignorado de las Farc

“Es una disciplina militar de nuevo tipo, que nada tiene que ver con los métodos brutales y discriminatorios que se aplican en los cuarteles  del ejército burgués (…) Las FARC-EP, necesitan de una disciplina que haga de ellas un verdadero ejército del pueblo, capaz en unión de  las masas populares de producir mediante la lucha armada prolongada, cambios fundamentales en la vida colombiana”.

De otro tema: La actriz Cony  Camelo se enfureció con KienyKe.com por una nota que nunca leyó.Carta abierta para ella

El reglamento, hasta ahora desconocido de las Farc, revela “las faltas que dan lugar a sanciones disciplinarias”.

Los motivos son varios, sin embargo, llaman la atención:

– Riñas entre los miembros del movimiento.

– Manifestaciones de pereza, cobardía e irresponsabilidad.

– Violación del Régimen Interno General y Particular, o planes de marcha o campamento.

CUBA-COLOMBIA-FARC-PEACE TALKS

Dentro del reglamento se incluye un apartado que las Farc catalogan como Faltas Graves de Segunda Instancia.  Según este reglamento, en las filas de ese grupo guerrillero está prohibido, entre otras cosas, decir groserías, ponerle apodos a los compañeros y los juegos de azar.

Por orden del Mono Jojoy en este municipio todos los miércoles son festivos

– Empleo de palabras soeces, ya sea del comandante hacia los guerrilleros o de éstos hacia los comandantes, o entre sí, o de los miembros del movimiento hacia los particulares.

– El uso de apodos denigrantes, el empleo de amenaza contra compañeros de lucha o contra particulares.

– Los juegos de azar y la embriaguez consuetudinaria.

– La simulación de enfermedades para eludir el cumplimiento de misiones y tareas.

El artículo tres de este reglamento, presenta lo que se considera “delito” en el interior de las Farc.

Para la guerrilla, por ejemplo (en tiempos de guerra) era un delito “consumir licor por fuera de los campamentos, pernoctar en casas junto con población civil, desertar” y hacer “chismografía encaminada a hacer daño, romper la armonía y la fraternidad”, en plata blanca,en el interior de las Farc, ‘chismosear’ es un delito. Hay más:

– El asesinato de compañeros, de hombres o mujeres de la población civil.(Eso es delito dentro y fuera de las Farc)

– La deserción con o sin armas, dinero u otros bienes del movimiento.

– La compra o venta de material de guerra u otros bienes del movimiento o su pérdida injustificada.

– El abandono del puesto o de la guardia.

– La violación sexual.

– El robo a los compañeros, al movimiento o a la población civil.

– Los negocios tramposos o ventajosos con los compañeros de fila o con gentes de las masas.

– El consumo de estupefacientes.

El documento publicado por las propias Farc, reconoce que en el interior de ese grupo guerrillero, el fusilamiento sí hacía parte de sus prácticas.

“Solo en caso de extrema gravedad, como: la traición, la delación y otras formas de colaboración voluntaria con el enemigo, el asesinato de compañeros de filas o de las masas, la deserción con armas o dinero del movimiento y otros delitos de acuerdo con su gravedad.                                 El fallo no podrá materializarse hasta tanto el organismo de dirección respectivo no haya consultado la opinión del Secretariado”.

Antes de recurrir al fusliamiento, las Farc hablan de un Concejo Revolucionario de Guerra, una especie de tribunal que definía la vida o la muerte de un guerrillero. Este mecanismo lo explican en dos parágrafos.

a. La Asamblea General de Guerrilleros elige en votación el Consejo de Guerra, compuesto de un presidente, un Secretario, cinco Jurados de Conciencia y un Fiscal. El Defensor es nombrado  por él o los acusados de entre el personal combatiente asistente a la Asamblea. El veredicto por mayoría del Jurado condena o absuelve y se somete a consideración de la  Asamblea, quien lo aprueba, lo devuelve al Jurado para que lo modifique y quien falla en definitiva es la Asamblea.  Los desertores pueden ser absueltos o condenados en ausencia.

b. Los miembros de los Estados Mayores o comandos de dirección convocantes de los consejos de  guerra, no pueden actuar como defensores, por cuanto ellos constituyen la instancia que formula pliego de cargos contra el acusado o acusados. Tampoco pueden hacer parte de la mesa directiva  ni ejercer como jurados de conciencia. La primera elección para el desarrollo de un consejo de guerra será la del Defensor. Este tendrá acceso al informe escrito y tiempo razonable para dialogar con el acusado.

Finalmente, en las Normas Internas del Comando de las Farc, se habla de la hora en la que los guerrilleros deben levantarse y acostarse.

“El horario normal, cuando no se está en orden público, comienza con la levantada a las 04:50 hasta las 20:30, cuando luego de la recogida habrá silencio en los cuarteles”.