Andrade renuncia a la presidencia del conservatismo

4 de marzo del 2019

El exsenador se refirió a la división que enfrentó dentro del partido.

Renuncia Andrade

Partido Conservador

El exsenador y actual presidente del Partido Conservador, Hernán Andrade, presentó su renuncia irrevocable al Directorio Nacional luego de estar en la cabeza de la colectividad por dos años.

“Con humildad, considero haber servido a esta colectividad sin descanso, entregando el máximo de mis posibilidades humanas. El cargo que hoy dejo me fue encomendado en los últimos días de diciembre de 2016; se hallaba nuestro Partido afectado por una agria división alrededor del proceso de paz”, aseguró Andrade en su carta.

Ya desde hace algún tiempo atrás se estaba especulando que al interior de los conservadores se estaban cocinando un golpe de Estado en contra de Andrade, y había quienes estaban en busca un nuevo representante del partido. Este hecho no sucedió, pero sí hay nombres que suenan para reemplazarlo como el de Omar Yepes Alzate, Wilson Ruíz e inclusive el exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas.

En la carta Andrade afirmó que mientras él estuvo al mando fueron muchos los miembros que quisieron desintegrar el conservatismo a causa de la discusión sobre la paz: “Tal cosa no ocurrió. Desde principios de 2017 me propuse dar garantías a todos los sectores, y buscar, ante todo que los debates internos del Partido no condujeran a la división. Fueron tiempos difíciles. Vinieron debates parlamentarios fuertes sobre el proceso de paz”.

El exsenador también aseguró que el partido ya encontró un horizonte común en la crítica de algunos aspectos de la implementación del proceso de paz y que por ahora se concentrarán en dos ejes fundamentales: “Vienen las elecciones regionales y la celebración de nuestros 170 años de fundación, la cual ha de ser una oportunidad para recuperar nuestro prestigio como Partido con ideas, tradición, historia y propósitos futuros”.

Por otro lado, hizo un llamado a la colectividad para buscar un modelo de democratización, de escuchar a la ciudadanía, sea mediante consultas o encuestas: “El modelo ha de ser ese: escuchemos a la base. Todo modelo contrario siembra la semilla de la división y el enfrentamiento”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO