Respuesta de Uribe a “la diatriba” de Mauricio Pimiento

25 de abril del 2017

“El texto contiene acusaciones con base en falsedades e imprecisiones”.

Respuesta de Uribe a “la diatriba” de Mauricio Pimiento

La oficina de comunicaciones del expresidente Alvaro Uribe responde a una columna del exsenador Mauricio Pimiento publicada recientemente.

La nota explicativa, dirigida a la presidenta de KienyKe.com Adriana Bernal, es la siguiente:

-El señor Mauricio Pimiento se da a conocer como columnista de opinión con una diatriba contra el expresidente Alvaro Uribe titulada “El cinismo como virtud”; publicada en KienyKe.com el 21 de abril, como singular preludio a la visita del Presidente de Colombia a Paraguay donde la esposa del nuevo articulista es la Embajadora del gobierno Santos.

Como quiera que el texto contiene acusaciones con base en falsedades e imprecisiones tendenciosamente formuladas, pedimos a su medio de comunicación permitir a los lectores contrastar lo que fueron acciones de gobierno verificables, con lo afirmado:

El Gobierno Uribe no subió el IVA al 19%. La verdad es que la tarifa general del IVA del 16% quedó establecida en Ley 633 de 2000. En las reformas tributarias del Gobierno Uribe se adoptó que algunos productos excluidos pasaran a ser gravados al 7% o nuevas tarifas del 3% y 5% como la cerveza y juegos de suerte y azar.

El Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 fortaleció a Ecopetrol mediante la capitalización de la empresa. Hay que destacar que el gobierno no tocó el dinero. Medio millón de colombianos compraron alrededor del 10% de la entidad, y esta pasó de invertir 500 millones de dólares al año a más de 10 mil.

Isagén, como activo estratégico y necesario para contribuir a resolver el déficit estructural que requiere instalar 2.600 megas de energía barata y limpia, se capitalizó, pero no se enajenó el control estatal. Era necesario mantenerlo. De tal forma que se aprobó la venta del 19,22% de las acciones que eran propiedad de la Nación, quedando esta con el 57% y EPM con el 13%, lo que sumaba un 70% de las acciones de propiedad pública.

El Gobierno del Presidente Uribe decidió construir la Refinería de Cartagena, vital para el país. La búsqueda del socio para la construcción de la Refinería no fue improvisada, sólo 4 de las firmas cumplieron con las exigencias, de las cuales dos presentaron oferta, Petrobras y Glencore, último que pagó USD$791.5 millones, oferta por encima de PETROBRAS y por encima del precio mínimo de reserva. Cuando luego Glencore decide salir de Reficar ello le generó un castigo económico. Ecopetrol recompró en el 2009 el 51% de Reficar por USD$544 millones, USD$246.5 millones menos que lo pagado por la firma suiza años antes.

Ecopetrol consideró “buen negocio” la recompra de Reficar y corroboró en su momento que la suma pagada estaba cubierta por caja, inventarios y un valor auditado del proyecto.

El hoy Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas afirmó entonces en El Tiempo que siendo miembro de la Junta Directiva de Ecopetrol estuvo de acuerdo con la recompra de las acciones.

CB&I fue fue contratada en 2007, cuando Reficar estaba bajo control de Glencore, pero al recomprarla Ecopetrol, resultaba muy costoso cambiar el contratista. CB&I había desarrollado obras de ingeniería de gran envergadura, muchas de ellas relacionadas con el sector de hidrocarburos y gas; así mismo hubo interventoría de Foster and Wheeler. Adicionalmente se determinaron medidas de seguimiento y control que permitieron, según lo reiteró el Gobierno Santos, detectar y prender alarmas sobre las falencias del contratista CB&I desde mayo de 2011, y se consideró necesario empezar a documentar las fallas desde septiembre de 2011.

El expresidente Uribe siempre ha sido un defensor de las Fuerzas Armadas por convicción y gratitud. En el 2003, cuando la Seguridad Democrática comenzaba a dar sus frutos, algunos voceros del terrorismo escudándose en el tema de derechos humanos, empezaron a decir que no se daba de baja a terroristas sino que se asesinaba a campesinos. Ante eso, y para que no quedara ninguna duda, el entonces Presidente Uribe ordenó que cuando hubiera alguna baja, ese cadáver no lo podía mover las Fuerzas Armadas sino los representantes de la Fiscalía General de la Nación, del CTI. Así se hizo. La Fiscalía se excedió y por cada levantamiento de cadáver, formuló una acusación a soldados y policías.

El expresidente Uribe en su Gobierno impuso medidas anticorrupción: en lugar de auxilios parlamentarios, el Gobierno destinó 1 billón de pesos para invertir en las regiones, recursos que se asignaron a través de audiencias públicas; el Referendo de 2003 aprobó la muerte política de los corruptos, propuso la disminución del Congreso y la eliminación de los auxilios parlamentarios; introdujo y aplicó las normas de gratuidad de los pliegos, de publicación y discusión de prepliegos, de audiencias públicas en licitaciones y de veedurías comunitarias; se creó el portal de contratación para facilitar la publicación de las compras y contratos del Estado, y hubo la figura de 'Contratistas visibles' para hacer comparecer a los contratistas en Consejos Comunales, ante la ciudadanía.

Si bien en el primer proyecto de ley de alternatividad penal se consagraban sanciones alternativas, fue por exigencia del propio Presidente Álvaro Uribe que se retiró dicho proyecto presentando en su reemplazo el proyecto de ley de Justicia, Paz y Reparación que sí contemplaba cárcel reducida (5 a 8 años) para los responsables de crímenes atroces y delitos de lesa humanidad. Nunca se les ofreció elegibilidad a los responsables de dichos delitos, diferente a la impunidad y al premio de hoy, donde los cabecillas de las Farc no irán a la cárcel ni podrán ser extraditados sino que serán elegidos a cargos públicos.

Uribe siempre buscó la paz y acuerdos humanitarios, pero dentro de límites conocidos como “los inamovibles”. Incluso cuando era Senador de la República y promovió la ley del reindulto al M-19, que ya había sido indultado años atrás y sus miembros habían participado en la Asamblea Nacional Constituyente, algunos pertenecían al Congreso y otros estaban en cargos públicos por todo el país, y pretendían volverlos a enjuiciar.

El expresidente Uribe, contrario a lo que insinúa el columnista, preocupado por los graves problemas del país, especialmente por el aumento exponencial de los cultivos ilícitos y el creciente consumo de narcóticos, que ha incentivado el acuerdo con las Farc, acude a instancias internacionales a evidenciar el engaño del Gobierno Santos para que nos ayuden a corregir. Jamás ha pedido a autoridad extranjera que se rompan lazos con nuestro país, petición que sí fue frecuente por parte de sus opositores durante su Gobierno.

El exmandatario siempre buscó los intereses superiores de la Patria, y por ello, no escatimó contacto o esfuerzo alguno para lograr la liberación de los secuestrados, hubo 26 intentos de acuerdo humanitario con intermediación de múltiples personajes nacionales e internacionales, algunos de los cuales se aprovecharon de la situación para favorecer a las Farc y, por ello, fueron apartados de dicho proceso.

Hoy día, no se puede separar el caso de Venezuela de la situación de riesgo en Colombia. Chávez y Maduro han apoyado el terrorismo en el país. Las Farc y el ELN han sido protegidas en Venezuela y, con gran presencia en ese país, secuestran, extorsionan, amenazan y atacan a sus ciudadanos. Con su manera de gobernar al país, el Presidente Juan Manuel Santos nos está llevando por el riesgo del camino del Castro-Chavismo, a lo cual el Centro Democrático, en cabeza del expresidente Uribe, se opone.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez ha respetado rigurosamente las instituciones a lo largo de su carrera pública. El país ha reconocido su firmeza y coherencia en una lucha que no ha sido personal sino en defensa de los fundamentos republicanos, con desvelo por el respeto a la democracia, a la independencia institucional y a las garantías para el sector privado, todas ellas atropelladas por el actual Gobierno. No hay desfachatez ni puede haber vergüenza en hacer oposición con argumentos sólidos cuando se trata de defender la Patria.

Posar de crítico acudiendo a mentiras artificiosamente dispuestas, en un escrito diseñado como instrumento de lisonja, precisamente en los días que recibe al presidente de la república –como esposo de la embajadora- en la casa de Colombia en Paraguay, es doloso, y abusa de la confianza del medio de comunicación para su provecho, aunque el autor sepa que es mendaz y calumnia con cinismo.

Oficina de Prensa y Comunicaciones

Álvaro Uribe Vélez

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO