Ricardo Martinelli pide oficializar su candidatura a alcalde

Gettyimages

Ricardo Martinelli pide oficializar su candidatura a alcalde

5 de diciembre del 2018

A través de su apoderado especial, el expresidente de Panamá Ricardo Martinelli solicitó a la Dirección Nacional de Organización Electoral, adscrita al Tribunal Electoral panameño, que hiciera oficial la resolución donde se certifique que ha “alcanzado la meta asignada” para ser candidato oficial a la alcaldía de Ciudad de Panamá por la libre postulación, en los comicios generales del 5 de mayo de 2019.

El equipo de Martinelli, liderado por Sergio Gálvez, diputado de la Asamblea Nacional que además fue ratificado como su fórmula para llegar a la alcaldía de Panamá, también anunció que continuará la recolección de las firmas que presentará ante la Dirección de Organización Electoral.

La estadística de recolección de firmas para la libre postulación a la alcaldía de Panamá, actualizada por el Tribunal Electoral hasta el 21 de noviembre, muestra que de un total de 32.333 rúbricas presentadas por el expresidente Martinelli, 22.973 fueron validadas y 9.360 rechazadas por diferentes motivos. Con dicha cantidad, el exmandatario habría superado el mínimo de firmas correspondiente a la candidatura de alcalde (8.324).

Además de Martinelli también hay otros precandidatos independientes a la alcaldía de ciudad de Panamá, entre ellos Raúl Rodríguez, que ha alcanzado 12.423 firmas; Rogelio Robinson, que suma 3.980 rúbricas; y Risa Banfield, actual vicealcaldesa de Panamá, que llegó a 2.301 firmas. Los aspirantes por libre postulación tienen hasta el 5 de enero para presentar firmas ante el Tribunal Electoral de Panamá.

Actualmente, Ricardo Martinelli se encuentra relucido en el centro penitenciario El Renacer, pero la legislación panameña le permite participar en las elecciones mientras no sea condenado. El expresidente se encuentra a la espera del juicio oral en la Corte por el caso de las presuntas interceptaciones ilegales que habrían tenido lugar durante su presidencia entre 2009 y 2014, por las que sería juzgado como delitos contra la inviolabilidad del secreto y el derecho a la intimidad, peculado por malversación y peculado de uso.