“Si me atacan, me catapultan a la popularidad”

12 de mayo del 2019

El alcalde se refirió al momento en que llamó bruta a una concejal.

Alcalde Bucaramanga Rodolfo Hernández

El alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, en diálogo franco con KienyKe.com, también habló sobre sus polémicas declaraciones sobre Pablo Escobar como ejemplo y sobre algunas discusiones con concejales de su ciudad. Parece no retractarse de lo dicho y está seguro de que su ciudad mejoró.

Esta es la segunda parte de su entrevista.

Algunas declaraciones suyas han sido muy polémicas ¿Usted cree que ha hablado de más cuando, por ejemplo, tildó de bruta a una concejal o cuando dijo que Pablo Escobar era un ejemplo? o ¿por qué saca ese tipo de frases?

Lo que dije de Pablo Escobar era que él hacía todo el circuito económico, que era producir, transformar, logística, distribución hasta llegar a líneas de consumo. Que si Colombia, para poder volver rica a la gente, que haya más ingreso per cápita, toca hacer el mismo esfuerzo que seguramente él hizo para el mal, pero la trazabilidad sí es esa.

No le cabía un billete más a ese hombre porque él no vendía hoja de coca, vendía era clorhidrato de cocaína que se sometía a producir, a transformar, a logística hasta llegar a los centros de  consumo mayoritario y minoritario.

Colombia tiene que hacer eso en la parte de agricultura, ese era el ejemplo que quería hacer. No era intención de imitar a Pablo Escobar, era la cadena de producción para volver rica a toda la comunidad. Que se incluya en esa filosofía de producir hasta llegar a las cadenas de consumo.

Lo de la concejal ¿Qué es?

Que le dijo bruta a una concejal…

Pues sí. Sí porque como va a decir que no es bruta tratando de hacer discriminación de género en pleno siglo XXI.

Hace poco la Contraloría General dijo que podría abrir una investigación en su contra por presunto daño fiscal, por irregularidades en el contrato del avalúo catastral de la ciudad ¿Qué dice ante eso y cómo va a entregar la ciudad en materia fiscal?

Mire, ese cuento de que me van a abrir investigación, eso lo hace la politiquería. Yo contraté con el Geográfico Agustín Codazzi. No contraté con un particular. La Alcaldía, a través de la Secretaría de Hacienda y del Área Metropolitana contrató al Geográfico Agustín Codazzi. ¿Qué hicimos? El revalúo catastral, la actualización de unas zonas que eran las más… digamos, económicamente más cómodas; más ricas de Bucaramanga.

Nos falta todavía hacer tres zonas más que estamos en eso. Y cobraron siete mil millones en base (sic) a unos costos. Eso da, como consecuencia, 60 mil pesos por predio, que yo creo que es un precio normal. Además, si se le pagó menos o más, el que recibió la plata fue el Geográfico, no un particular.

Ese Geográfico contrató a la Universidad Distrital para que hiciera el apoyo logístico de la recaudación de los datos y lo que hizo el Geográfico fue la tabulación de esos datos para producir las resoluciones que dieron como consecuencia la actualización catastral.

Actualización, vale la pena decirlo, que me tocaba hacerla obligado. La ley me obliga a hacer cada cinco años actualización catastral. Entonces es la politiquería que no halla por dónde atacarme. ¿Pero sabe qué? de esto se ha formado un fenómeno a favor de la ciudadanía y su representante legal que soy yo. Que todos los que me ataquen, me catapultan con mucho más popularidad de la que ellos creen.

Bucaramanga parece crecer. Por ejemplo, se reabrió el Teatro Santander. ¿Eso qué significa para la ciudad y quienes contribuyeron en esa reapertura?

Muchísimo. Imagínese abrir un teatro de esas calidades como el que le vamos a dejar a Bucaramanga, como un centro cultural. No es teatro de cine, es teatro de escénica. Pero ahí también se pueden hacer conciertos de piano, se puede hacer baile, se puede hacer zarzuela, se puede hacer ópera, se pueden hacer todas las expresiones culturales y de talla mundial.

Tres cosas de talla mundial: el primero; el sonido, que cuando yo llegué era un sonido pichurrio de 300 o 400 millones, yo me opuse y le dije: la ciudadanía pone la plata a través de la Alcaldía. Y compramos lo mejor del mundo en sonido. Costó casi un millón de dólares.

Iluminación, igualmente, que era iluminación normal. No señor, compremos una iluminación. Los que más saben de iluminación en el mundo, en su diseño y en su fabricación son los italianos. Pues compramos la mejor marca que se llama Iguzzini. Otro millón de dólares.

Y lo otro fue la acústica, que desde el escenario se escucha hasta la última silla que está a más o menos 40 metros de distancia, porque toda las transmisión de las ondas que genera la voz, en el aire se transmiten sin tener distorsiones.

¿Quienes pagaron esos millones de dólares?

Bueno, hay varios aportantes. El primer aportante fue la ciudadanía de Bucaramanga, porque cuando yo llegué habían puesto una pichurria. No giraban plata allá, porque allá no se podían robar nada. Entonces nosotros giramos algo así como 12 mil millones, hasta completar el 41 por ciento del total de la inversión que fueron como 42 mil millones.

El otro gran aportante fue Carlos Ardila Lülle que dio dos millones de dólares, a hoy son como 6500 millones de pesos, también el Ministerio de Cultura, el Fontur, la Gobernación de Santander aportó dos mil millones, la Electrificadora de Santander, Ecopetrol, la firma Marval, constructores grandes, importantes de Bucaramanga, Raico, no sé cuánto aportó.

¿Es como una especie de APP?

Sí, pero a fondo pedido. Todos los aportantes entregaron la plata para que la ciudadanía pudiera gozar de un escenario y recuperar una joya de la arquitectura republicana cerrada desde 2001 o 2002.

Para terminar… Si llega un turista a Bucaramanga ¿qué es lo que no puede perderse de la ciudad?

Yo invito a todos los colombianos y a los extranjeros. La mejor zona para la salud está en Bucaramanga y no curativa sino preventiva. Aquí tenemos a los mejores médicos de corazón. Tenemos uno de los mejores oftalmólogos del mundo que es el doctor Virgilio Galvis Ramírez. Entonces todos los que ya pasamos de 50 pues bienvenidos a Bucaramanga, los atendemos con tapete rojo para que vengan y se hagan un chequeo.

También hay una invitación para que vengan acá a estudiar. Aquí hay alrededor de 135 mil estudiantes y universidades como la UIS (Universidad Industrial de Santander) que están rankeadas dentro de las mejores de Colombia. Entonces es bien importante eso.

Y lo otro es venir a gozar la gente y la comida. Tenemos comida de toda, de altísima calidad y digamos que de un precio módico.

Escuche la segunda parte de la entrevista aquí:

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO