“Robledo no me quita el sueño”: Minagricultura

28 de octubre del 2013

Rubén Darío Lizarralde dice que el senador del Polo “se la está montando en busca de unos votos” y lo califica como un “extraordinario sofista”.

Ruben Darío Lizarralde, Kienyke

El ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, le ha perdido el miedo al senador Jorge Enrique Robledo, quien se propuso tumbarlo del cargo desde el mismo momento de su posesión. Y dada las calidades y trayectoria del congresista, muchos le apostaron a que lo lograría en poco tiempo.

-“Lo respeto pero no me quita el sueño. No sueño con el senador Robledo. No tengo esas pesadillas”, respondió a una pregunta concreta al respecto, después de un debate en el senado.

-“Le agradecí al senado que me dieran la oportunidad de demostrarle al país que las apreciaciones sofísticas del señor Robledo y algunos señalamientos que a veces parecen puntuales…no lo son, pero van penetrando en la mente del oyente. Las acusaciones que viene haciendo no son ciertas”.

¿No se avergüenza de su pasado?

Con el visto bueno del presidente Gaviria, estuve en las conversaciones con la Coordinadora Guerrillera en Caracas. Posteriormente tuvimos que enfrentar la apertura económica. En esa época estábamos acostumbrados a no evaluar costos, a no buscar mercados, a presionar al gobierno para que se ajustaran los precios del consumidor de acuerdo con las necesidades de la empresa. Las reglas del juego cambiaron pero sacamos todo adelante.

Hemos tenido la oportunidad, lo más importante, de generar mucha propiedad. Son muchos los campesinos que antes no tenían un centímetro de tierra y hoy son propietarios, disfrutando de una perspectiva diferente, viviendo con sus familias y sus hijos un presente distinto. Todo lo que he hecho por el país me hace sentir tranquilo, me llena de orgullo.

Lo que he hecho en el sector privado debo llevarlo también al sector público: la dinámica, los resultados, los ejercicios prospectivos. Definitivamente, lo que está reclamando tanto la gente, trabajar por una política del sector agropecuario colombiano. En ese sentido lo que queremos es tener la posibilidad no solo de trabajar, sino de hacer y ejecutar.

Sin embargo, señor ministro, sigue sobre el ambiente la idea de que usted se hizo rico con la compra de terrenos baldíos….

Jamás… ni yo, ni mi familia, ni la empresa en la que estuve, acumuló baldíos. De hecho, a ninguna después de 1994 le adjudicaron un baldío. En los proyectos que cuestiona el senador Robledo, en el Vichada, nada tenemos que ver.

Sobre una supuesta resolución del Ministerio del Interior, mostrando que había acumulado baldíos…le presenté al congreso un documento original para demostrar la equivocación de Robledo. Él se mostró confundido y no sé si molesto porque se dio cuenta que yo tenía el verdadero papel.

¿Y él admitió en público alguna equivocación?

Por supuesto que no la admitió.

Pese a eso, el senador sigue pidiendo su renuncia y atacándolo…

Por supuesto que sí. Y lo entiendo, porque algún compañero de él me lo dijo: “Ministro, usted tiene que entender que sobre los hombros de él está la mitad del umbral del Polo. De modo que él está donde tiene que estar y usted lo tiene que entender”. Bueno, yo lo tengo que entender, pero el país debe saber que ese no es un juego limpio y no es la forma como debo sacar adelante un partido ni una elección.

¿ Robledo se la está montando, como se dice en el argot popular, porque busca unos votos?

Así es. Y con todo y eso, gracias a Dios todavía no sueño con él.

¿Qué piensa usted de Robledo, muy respetado por el país?

Pienso que está haciendo su papel, pero en ocasiones desbordando la ética y la responsabilidad que debe tener con el país.

¿Es politiquero Robledo?

No le daría ese calificativo. La forma como él está actuando –en lo relacionado conmigo- no es ética. Puede que muchas personas la consideren hábil, inteligente o impactante. Está bien que siga en la oposición, pero se requieren mínimos éticos.

¿Mañoso, sinuoso, habilidoso?

No lo digo de manera despectiva, Robledo es un extraordinario sofista.

Y le ha hecho creer al país que usted es el malo, pero usted es muy bueno…

Yo soy un ser humano y como ser humanos tenemos cosas buenas y malas, fortalezas y debilidades. No soy perfecto, por supuesto, pero no soy el malo que él trata de presentar al país.

La pregunta es si usted tiene autoridad moral para estar al frente del Ministerio de Agricultura…

Por supuesto que la tengo toda. Robledo se atreve a decir que el ministro de Agricultura persiguió a los trabajadores y está comprometido en el asesinato de muchos de ellos. Yo lo conminé a que sin generalismos, sin sofismas, me lo dijera con absoluta claridad. Robledo no lo hizo, porque no tenía razones para haberlo ni siquiera sugerido.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO