La ‘goma’ por los barcos de los poderosos del mundo

La ‘goma’ por los barcos de los poderosos del mundo

11 de Mayo del 2014

Dentro de los caprichos de varios de los gobernantes en el mundo, el lujo del mar es de lo que más les cautiva. Muchos de ellos han invertido millonarias fortunas en yates muy bien equipados, con suficiente tecnología para la navegación actual, comodidad para sus invitados que en ocasiones suelen ser otros dignatarios, y sobre todo estilo.

Dimitri Medvedev, Yate

El primer ministro Ruso se dio su gustico

El expresidente de Rusia y actual primer ministro, Dimitri Medvedev adquirió hace tres años una de las más lujosas y grandes embarcaciones privadas del mundo. Se llama Sirius, tiene 54 metros de eslora, capacidad para una tripulación de 12 personas y otros 20 invitados.

El costo de esta nave se estima en unos 40 millones de dólares. El Sirius fue comprado a un empresario italiano y antes de llegar a manos del premier ruso, se podía alquilar por 400 mil dólares una semana.

Sirius fue construido en 2009, cuenta con cinco lujosas habitaciones además de la suite principal, que se encuentra en el nivel tres. El yate también tiene una sala de cine, jacuzzi, corredores con cómodos acabados en madera para quienes quieran tomar el sol, gimnasio, comedores tanto al aire como bajo cubierta, bar, cascada artificial en bañera de hidromasaje y parrilla.

La embarcación además tiene la posibilidad de hacer un viaje trasatlántico gracias al impulso de dos poderosos motores Caterpillar 3512B, que alcanzan velocidades de 18 nudos. El yate podría viajar 5000 millas náuticas a velocidad de crucero.

Hamad bin Jalifa, Yate

El gigante del emir de Qatar

La monarquía catarí se hizo a la propiedad del Katara, una embarcación que alcanza el top 10 de los más lujosos yates en manos de los poderosos del mundo. Fue adquirida por Hamad bin Jalifa Al Thanin, quien fue emir de Qatar hasta el año pasado cuando heredó el trono a su hijo. Él también es el creador de la cadena de noticias Al Jazeera, la más grande e influyente de oriente medio, y es patrocinador del FC Barcelona.

Katara es un largo barco con 124 metros de eslora y 20 de manga. Para su mantenimiento se necesitan unas 70 personas de tripulación. El yate tiene helipuerto y no hay muchos detalles de su interior porque la monarquía es muy celosa sobre sus bienes. Otro detalle destacado por la prensa española, que recientemente tuvo a Katara de visita en sus muelles, es que el buque lleva la bandera del país fabricante, Alemania, y no de Qatar al parecer “por razones fiscales”, dice el diario La Vanguardia.

Familia Real Arabia Saudita, Yate

El antojo de la realeza saudí por los yates de lujo y de gran tamaño

La familia real de Arabia Saudita tiene una especial afición por las embarcaciones de lujo. Al Salamah es uno de sus mayores tesoros. Fue propiedad del príncipe heredero Bin Abdul Aziz. En el momento de su construcción, fue el tercer barco de motor más grande en el mundo. El sultán Bin Abdul Aziz falleció poco después de comprar el barco por causa de un cáncer en 2011.

El mega yate Al Salamah vale unos 200 millones de dólares. En sus 145 metros de eslora es capaz de albergar a 100 huéspedes más una tripulación de 90 funcionarios; cuenta con 80 lujosas habitaciones, helipuerto, gimnasio, piscina cubierta, piscina al aire, jacuzzi, biblioteca con sala de lectura  y un centro hospitalario. El barco es conservador por la monarquía.

La realeza saudí también disfruta del Yas, una embarcación de 141 metros de longitud con manga de 15 metros. El innovador diseño atrapa las miradas de los puertos donde atraca. Tiene una cubierta de vidrio y puede avanzar en velocidad de crucero de 20 nudos con alcance transoceánico. El alojamiento permitido es de 60 personas que se alojarán en habitaciones diseñadas con comodidad, lujo y tecnología.

John F Kennedy, Yate

El tesoro de Keneddy

Entre los yates presidenciales de los Estados Unidos, el Honey Fitz o Manitou es uno de los más recordados por haber sido el juguete especial del asesinado presidente John F. Kennedy. Era un sencillo barco de 29 metros de eslora que fue construido en 1937 en Maryland, y se estrenó en la competencia Chicago Yacht Club Race to Mackinac.

El yate fue luego adquirido por la Guardia Costera de los Estados Unidos como velero escuela. Contaba entonces con un salón de reuniones, chimenea y bañeras de porcelana. Kennedy sostenía constantes reuniones a bordo del Manitou con sus secretarios de gobierno, así que terminaron llamando al velero la ‘Casa Blanca flotante’. Tras la muerte del mandatario, el barco fue vendido a una escuela náutica.

Yate Ricardo Martinelli

Ricardo Martinelli, un marinero

No resulta extraño que el empresario y presidente Panameño, Ricardo Martinelli, gobernante de una nación con salida al Atlántico y Pacífico, sea amante de las naves del mar. Lo cierto es que los mantiene en su recelo personal y pocos saben de sus barcos.

La prensa local se enteró de uno de ellos, el Aqua Bella, luego de que este naufragara a mediados de 2012. Mantinelli sólo se limitó a lamentar el accidente del yate y la pérdida de este tras haber chocado con una roca. Tres tripulantes salieron ilesos, incluyendo uno de los hijos del líder panameño.

Lo que se sabe del Aqua Bella es que tendría un valor de 2.5 millones de dólares, de serie Bertan y no mayor a 15 metros de longitud. No habría tenido mayores lujos y su tiempo de uso no fue muy prolongado, pues fue adquirido en el primer semestre de 2010.

La prensa panameña no obstante destaca que Martinelli superó pronto la périda de Aqua Bella y adquirió un nuevo yate de similares proporciones y características que bautizó ‘La Carolina’.

Silvio Berlusconi, Yate

Los yates de Berlusconi por el Mediterráneo

La fortuna del expremier italiano Silvio Berlusconi no es secreto en Europa. Mucho menos su amor por los paraísos rodeados por el Mediterráneo en las costas de su país. Uno de los más famoso yates de ‘Il Cavalieri’ es Magnum 70. En él acostumbraba a realizar viajes de descanso por las islas del sur de la bota italiana. Justo en este barco, los paparazzi descubrieron sus fiestas ‘bunga-bunga’, que le valió un escándalo en el 2009.

El yate Magnum 70 fue adquirido por él en 1995. Tiene 70 metros de largo con 21 de ancho, con dos motores de 1.400 caballos de fuerza que me permite llegar a velocidades cercanas a 48 nudos. Se estima que su precio era superior a cinco millones de dólares.

El velero está amueblado por un arquitecto milanés, quien tenía instrucciones de amueblar la suite principal con madera maciza, y utilizar tejidos naturales para las alfombras, colchas y cortinas.

La afición por el mar la transmitió a su hijo Pier Silvio Berlusconi quien también es empresario y ya compró yate: el Ecco Suegno. Tiene 37 metros de eslora, tiene un valor de 9 millones de dólares, cuenta con cuatro suites de lujo, un gimnasio y un spa. La capacidad máxima del barco es de 16 personas, incluyendo a la tripulación. El hijo del exmandatario italiano desde niño mostró entusiasmo por el canotaje y en sus tiempos libres prefiere salir de viaje al mar.

Kim Jong Un, Yate

El secreto de Kim Jong-un

El actual líder de Corea del Norte fue pillado por la prensa regional disfrutando de su nuevo y lujoso yate que, según la cadena NK News, podría costar unos siete millones de dólares.

La investigación para averiguar la nueva adquisición del dirigente del régimen más reservado del mundo encontró que Kim Jong-un habría estrenado su juguete en un tour que dio a mediados de 2013 por las costas de su país y durante 10 días.

La denominación del yate es 95MY Princess, con diseño interior exclusivo italiano. El encargo para Pyongyang habría incluido detalles con joyas y maderas para hacerla una de las embarcaciones clase Princess más lujosas jamás construida.

Rey Juan Carlos, Yate

El rey de España se quedó sin ‘Fortuna’

El Rey Juan Carlos de España también es un amante del océano. Un grupo de empresarios donó a la Casa Real un yate de lujo en el año 2000 llamado ‘Fortuna. La nave avaluada en cerca de 20 millones de dólares tiene 41 metros de eslora y servía a los familiares de la nobleza para sus viajes de vacaciones.

‘Fortuna’ estaba elaborado con un casco de aluminio que lo hacía pesar 35 toneladas, pero alcanzaba 130 kilómetros por hora de velocidad máxima. Contaba con suite real, habitaciones para ocho huéspedes, un amplio salón, un comedor, cocina y amplios espacios de descanso.

No obstante hace un par de años, por la crisis económica que afronta la península ibérica, se resolvió devolver el yate luego de conocerse que su uso costaba unos 25 mil euros por viaje.

Pero la corona española no se quedó son yate. Aún utilizan la lanza Somni, que no es de propiedad real pero que todo los veranos está a las órdenes de los Borbón.