“La fiscalía no tiene nada contra Samuel Moreno”

“La fiscalía no tiene nada contra Samuel Moreno”

8 de Noviembre del 2015

Es jueves 5 de octubre, y una vez más, un visitante asiduo de los juzgados de Paloquemao acudió a una de las tantas audiencias que debe atender. Aunque está privado de la libertad y asiste custodiado por guardias del Inpec no llega esposado. Sobre sus muñecas solo permanecen las diferentes manillas que lo hicieron popular entre los jóvenes por el aire jovial que estas le imprimían a su personalidad. Se trata de Samuel Moreno Rojas.

El exalcalde de Bogotá, que fue elegido con 915.769 sufragios, la votación más alta de la historia para un mandatario capitalino, pasó a ser uno de los políticos más desprestigiados por su presunta participación dentro del llamado ‘Carrusel de la contratación’, la unión entre funcionarios públicos, contratistas y terceros para apropiarse, por medio de contratos, de los dineros de la ciudad. Moreno lleva preso en la Escuela de Caballería de la Policía desde septiembre de 2011 sin que haya una decisión de peso en su caso. Lea también: La historia de Serpa a través de su bigote.

Guía práctica para entender el proceso contra Samuel Moreno

En una explicación fácil, Samuel Moreno está preso e investigado “por permitir que unos intermediarios y contratistas, como Emilio Tapia, Julio Gómez, Álvaro Dávila, Manuel Sánchez, los Nule y otros más, se apoderaran de la contratación pública de la ciudad en diferentes entidades oficiales, cobraran en los contratos sobrecostos y de esta forma los contratistas ganaran más de lo que valían los contratos y a él y a su hermano, Iván Moreno, les llegaban comisiones por eso”, así lo explicó a KienyKe.com el fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Juan Vicente Valbuena Niño, fiscal titular en la investigación del ‘Carrusel de la contratación’.

La fiscalía ha mostrado en varias oportunidades preocupación porque Moreno salga libre por vencimiento de términos. El fiscal tercero delegado de apoyo ante la Corte Suprema de Justicia, Jaime Alonso Zettien, el pasado 14 de octubre dijo a la prensa: “Existe la posibilidad, en virtud de la ley 1760 de 2015, que ante una petición de libertad, (…) previa sustentación de la misma, puede generarse una libertad del exalcalde”. Lea también: El día en que Santos le quedó mal a los páramos y a Greenpeace.

Después de casi cinco años de procesos judiciales queda en el aire si Moreno Rojas quedará en libertad por vencimiento de términos.

Vencimientos de términos es una figura procesal penal (de tiempo) que tiene como finalidad, primero, buscar celeridad en los procesos judiciales, y dos, otorgarle el derecho fundamental de libertad personal que ostentan todos los sindicados que estén privados de su libertad. Lea también: El polémico ‘mico’ con el que gobierno autoriza a minería arrasar los páramos.

La Ley 1760 de 2015 indica que un imputado obtendrá la libertad si a partir de la fecha de imputación han transcurrido 60 días contados sin que se presente el escrito de acusación o solicitado la preclusión.

Después de la presentación del escrito de acusación habrá 120 días para dar inicio a la audiencia de juicio, si este no inicia el acusado podrá solicitar la libertad y también lo podrá hacer si después de iniciar la audiencia de juicio pasan 150 días y no hay lectura de fallo.

Los términos, dice un parágrafo de la nueva ley, podrán duplicarse si se trata de investigaciones sobre actos de corrupción. Parágrafo que cabe dentro del proceso contra Samuel Moreno.

También dice la Ley 1760 que cuando la audiencia de juicio oral no se haya podido iniciar o terminar por maniobras dilatorias del acusado o su defensor, no se contabilizarán los días empleados en estas pericias; es precisamente esta la argumentación que tiene la fiscalía sobre la actuación de Moreno Rojas y sus abogados.

Según la defensa de Moreno Rojas, que es ejercida por tres abogados: Luis Fernando Becerra Gamboa, Jesús Rafael Vergara Padilla y Mauricio Alarcón Rojas, los términos en el caso del exalcalde de Bogotá están “súper vencidos” y, basados en dicha figura, la libertad tuvieron que habérsela otorgado hace tiempo.

Samuel Moreno tenía hasta hace pocas semanas tres procesos en curso, en tres juzgados diferentes: el 11, 14 y 34, en los que se le investiga por los delitos de cohecho, concusión, peculado, concierto para delinquir e interés indebido en la celebración de contratos.

Samuel Moreno 2

Desde hace un par de semanas, por una recusación que Moreno Rojas le hizo al juez 14 y que generó contra él una compulsa de copias, el Tribunal Superior de Bogotá le ordenó a la fiscalía investigar penal y disciplinariamente al exalcalde por obstrucción a la celebración de audiencias. Así las cosas, ahora Samuel Moreno tiene cuatro procesos.

Por los procesos adelantados en los juzgados 11 y 34 el exmandatario local tiene medida de aseguramiento en centro carcelario y sobre esos dos es que se contarían los vencimientos de términos.

El abogado Mauricio Alarcón le explicó así a KienyKe.com las cuentas que la defensa de Moreno Rojas tiene para determinar que los términos en el caso de su cliente están vencidos: “En el primer proceso, en el juzgado 11, la medida de aseguramiento se impuso el 20 de septiembre de 2011, de allá acá han pasado más cuatro años (1510 días), los términos están más que vencidos. En el segundo proceso, en el juzgado 34, la medida de aseguramiento se impuso el 28 de noviembre de 2012, vamos para tres años (1076 días), también están súper vencidos.

“Si la norma dice que son 240 días para solicitar la libertad por vencimiento de términos y en los dos procesos por los que está privado de la libertad ya superaron los mil días, ¿están o no vencidos los términos?”, se pregunta el abogado defensor.

Sin embargo, aunque la fiscalía ha planteado que la libertad de Moreno puede estar cerca, el ente investigativo dice, “los vencimientos de términos en los procesos penales no son tan objetivos como parece. (…) Si el vencimiento de términos es atribuible a maniobras dilatorias de la defensa esos días de las maniobras se descuentan”, asegura el fiscal Valbuena Niño.

“Eso que dice la defensa del señor Samuel Moreno, que los términos están vencidos, es parcialmente cierto. Pero es también algo relativo. Tendríamos que hacer la labor de coger todo el tiempo que el señor Samuel Moreno ha estado privado de la libertad y descontarle lo que consideramos nosotros como maniobras dilatorias”, afirma el fiscal Valbuena Niño.

El doctor Alarcón aclara que Samuel Moreno no va a pedir libertad. Explica que, basados en derecho, la han solicitado en cinco oportunidades y que siempre se las han negado. “La pedimos cuando las circunstancias de motivación por la que se solicitó la medida de aseguramiento cambiaron. Se habían agotado las circunstancias y los jueces dijeron que no; se apeló y dijeron que no.

Luego vino el vencimiento de términos. La solicitamos por los 90 días y dijeron que no. Luego la solicitamos cuando dijeron que era por 180 días y nos dijeron que no.

Entonces cuando vemos que es una decisión judicialmente tomada pues ya no vale la pena insistir en ello. No hemos pedido libertades. Llevamos dos años sin pedir libertades y no lo vamos a hacer. Samuel Moreno está privado de la libertad atendiendo sus procesos y así va a seguir.

Cuando vemos que las decisiones tienen una presión política y mediática no vale la pena seguir pidiendo libertad.”

Si según la defensa las condiciones para pedir la libertad de Samuel Moreno Rojas están legalmente dadas, ¿por qué sigue tras las rejas?

La fiscalía ha movido sus fichas para evitar que Samuel Moreno salga en libertad y estas maniobras, al menos, le han surtido efecto.

La defensa del exalcalde, tras las negaciones a las solicitudes de libertad, se dio cuenta que la fiscalía va a impedir que salga libre, sostiene el abogado Alarcón:

“Cuando en el juzgado 11 demostramos que se habían agotado los 90 días a partir del escrito de acusación, nos dijeron no con la argumentación de que a él lo cobija la nueva ley y esta amplió los términos, los cuales vencían el 30 de noviembre de 2012.

El 26 de noviembre de 2012 la fiscalía volvió a repetir la imputación del juzgado 11, (pero esta vez lo hizo en el juzgado 34) y adicionó el delito de concierto; con la reiteración de la imputación logró una nueva medida de aseguramiento, ¿cuál fue la argumentación de la fiscalía: ‘que iba a quedar libre’.

Samuel Moreno 4

Ahí descubrimos que la fiscalía va a hacer una serie de imputaciones y de solicitudes de medida de aseguramiento para hacer una cadena perpetua contra Samuel Moreno.”

Sobre el tema del vencimiento de términos la fiscalía, en voz del fiscal Valbuena, explica:

“La posibilidad de que (Samuel Moreno) salga en libertad, es que simplemente la solicite ante un juez y que nosotros como fiscalía vayamos y expongamos las razones por las cuales consideramos que los términos no están vencidos por las maniobras dilatorias y que el juez determine, descontando los días, si están vencidos o no.

Ahora, en un tercer proceso (juzgado 14) él no tiene medida de aseguramiento, pero consideramos que en ese tercer proceso, ante una eventual posibilidad de libertad, también se podría solicitar la medida de aseguramiento.

El nuevo proceso que está empezando (por la compulsa de copias) podría, en un eventual caso, tener una medida de aseguramiento.”

¿La defensa de Samuel Moreno busca dilatar el proceso?

Para la fiscalía es claro y evidente que Samuel Moreno y su defensa han dilatado y buscan dilatar el proceso con maniobras encaminadas a alargar el tiempo y pretender así la libertad del acusado por vencimiento de términos.

¿Cuáles son las medidas dilatorias de la defensa de Samuel Moreno? El fiscal Valbuena Niño responde:

– Solicitar aplazamientos de audiencias. No es muy frecuente pero a veces ocurre.

– Solicitudes de nulidad sin fundamento.

– Apelaciones de decisiones de los jueces sin fundamentos que ha rechazado el Tribunal.

– Solicitud de conexidad de casos. Lo pideron el 11 luego la pideron en el 34.

– Solicitar argumentos repetitivos.

Por su parte el abogado Alarcón dijo que estas acusaciones son difamatorias e injuriosas. “La dilación no la puede decir un periodista, un juez o un fiscal. Hay un procedimiento, unas autoridades competentes que bajo un debido proceso determinarán si hay o no dilación y hasta la fecha no hay un solo proceso en que se diga que hay una actuación indebida indelicada de alguno de los defensores”.

La defensa de Samuel Moreno dice que todas sus solicitudes y apelaciones están basadas en derecho, aunque asegura que contra su cliente hay una evidente persecución política y que el derecho en los procesos contra Samuel Moreno ha dejado de existir. “Los jueces no reconocen aquí los tratados ni la constitución cuando se trata de Samuel Moreno en temas de libertad”.

El doctor Alarcón le dijo a KienyKe.com que la demora de que el juicio no haya iniciado no ha sido por culpa de la defensa sino por los continuos errores de la fiscalía. “Cada vez que la fiscalía comete un error grave y la defensa de Samuel Moreno sale a demostrar esos errores garrafales en que han incurrido, la fiscalía dice ‘hacen esto para pedir libertad’”.

Samuel Moreno 1

Según Alarcón, “la fiscalía trae tres mil documentos como prueba y ninguno de ellos tiene la firma de Samuel Moreno o demuestra una actividad de Samuel Moreno como alcalde de Bogotá”, ese tiempo perdido en revisar pruebas, que no comprometen a su cliente, es lo que la fiscalía llama dilaciones por parte de la defensa.

También dice el abogado que ellos deben revisar una a una las presuntas pruebas que muestra la fiscalía, como las grabaciones de los testigos del ente acusador, que llegan a ser de hasta de 100 horas y que ese tiempo que ellos se toman en analizar esas pruebas, para después controvertirlas, es lo que la fiscalía llama dilación.

Las pruebas

Contra Samuel Moreno la fiscalía presentó más de 1000 pruebas y más de 50 testigos en los tres procesos.

La defensa del acusado asegura que contra Samuel Moreno la fiscalía no tiene nada en concreto. El doctor Alarcón y el doctor Luis Fernando Becerra recalcan que es una persecución política lo que se sigue contra su cliente.

“No hay una sola prueba material y circunstancial que demuestre la participación de Samuel Moreno en los hechos que se le imputaron.

En el caso de Samuel Moreno lo único que tenemos es una serie de testigos que se han acogido a principios de oportunidad de manera perversa. Es un ‘dígame qué digo y qué me dan’.

La fiscalía sabe a ciencia cierta que él no ha cometido los delitos y busca de todas maneras vincularlo y que se llegue a decretar una responsabilidad inexistente”.

En la audiencia del 24 de marzo de este año, en el juzgado 11 el fiscal dijo: “Señora juez, nosotros, la fiscalía, no tenemos ninguna prueba, directa o indirecta contra Samuel Moreno… pero creemos que cometió los hechos.”, le contó a KienyKe.com Mauricio Alarcón.

¿Cómo es defender a Samuel Moreno?

Defender a Samuel Moreno, según sus abogados, ha sido una tarea difícil. Para el abogado Alarcón dentro de este proceso hay una evidente violación de derechos humanos. “Se viola el debido proceso, se viola el derecho a la defensa, se viola el derecho a controvertir pruebas”, dice el jurista.

Por esta razón los abogados de Samuel Moreno están llevando hasta estrados internacionales todos y cada uno de los hechos que consideran violaciones al derecho dentro de los procesos, para lograr “a través de la justicia penal internacional garantías mínimas”.

“Ningún abogado, por los diferentes ataques de ciertos jueces y magistrados, se arriesga a tomar el caso del doctor Samuel Moreno Rojas”, dice Alarcón, quien confía que su cliente es inocente.

Dice que los abogados que defienden al exalcalde tienen que pelear contra el sistema y contra un proceso manipulado políticamente para terminar metido en “el carrusel de la difamación de la fiscalía” y ser “visto como un delincuente y objeto de investigaciones penales y disciplinarias.”

Para el abogado Becerra Gamboa la defensa de Samuel Moreno es una “odisea” y lo resume así: “Las leyes o reglas para el caso en concreto son inaplicables. Son normas desconocidas cuando llego a una audiencia. En el caso de Samuel Moreno hay otro código penal. Aquí hay un propósito absolutamente claro, una orden expresa, que es condenarlo o condenarlo. La única garantía que tiene Samuel Moreno en los procesos que afronta es una condena.”

samuel-moreno Cambio 4

Los abogados de Samuel Moreno: Mauricio Alarcón Rojas, Jesús Rafael Vergara Padilla y Luis Fernando Becerra Gamboa

Samuel se defiende

La opinión pública también cree que Samuel Moreno Rojas ha cambiado de abogados para dilatar el proceso. El exalcalde lleva exactamente, al día de hoy (domingo 8 de noviembre de 2015), cuatro años, un mes y ocho días privado de la libertad, afrontando tres procesos. A lo largo de su caso, ha tenido seis abogados, pero solo dos de ellos se han retirado.

Cuando a Samuel Moreno empiezan a investigarlo por el ‘Carrusel de la contratación’ se le abrieron dos procesos, uno penal y otro disciplinario, la defensa del penal fue asumida por el doctor Jorge Arenas Salazar y la investigación disciplinaria fue atendida por el doctor Carlos Arturo Gómez Pavajeau.

Este último se retiró de la defensa disciplinaria, la cual fue culminada por el abogado Jairo Enrique Bulla Romero.

En la parte penal, por las nuevas imputaciones que hace la fiscalía, se abren dos procesos más, Samuel Moreno contrata dos abogados más para que cada uno le maneje un proceso. Llegan al equipo el jurista Mauricio Alarcón Rojas y el abogado Jesús Rafael Vergara Padilla, quienes continúan en la defensa. Vergara atiende el proceso en el juzgado 34 y Alarcón, quien es visiblemente el líder del grupo, atiende el proceso en el juzgado 11.

El doctor Arenas Salazar, según lo explica su colega Mauricio Alarcón, se separa de la defensa de Moreno Rojas porque preveía una inevitable pugna con jueces y fiscales, y porque al atender sus otros casos iba a estar obligado a no asistir a varias audiencias, lo que lo podría dejar como abogado dilator.

Además, “el número de acusaciones y la cantidad de pruebas que aporta en esos descubrimientos son inmanejables, esto hace que los costos sean inmanejables para designar un abogado en exclusividad del talante del doctor Arenas, que tiene muchos clientes más, para manejar un procesos o tres procesos como este. El único argumento de la fiscalía por no comparecer a una audiencia es dilación y no compromisos laborales, ya que no se trabaja solo con Samuel Moreno. Por eso se retiró el doctor Arenas. Él previó lo que actualmente está pasando”.

El último abogado en llegar al grupo, y que actualmente está investigado por el juzgado 14, por no haberse presentado a una audiencia, ya que según él se encontraba en Estados Unidos, en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, llevando una solicitud sobre el proceso adelantado en Colombia contra su cliente, fue el abogado  Luis Fernando Becerra Gamboa, él atendía la acusación de Moreno Rojas en el juzgado 14, hasta que el exalcalde de Bogotá le revocó el poder desde que se adelantó la investigación contra Becerra.

Samuel Moreno, como abogado y como imputado, es una de las fichas que más ha utilizado la defensa para demostrar su presunta inocencia. Él ejerce en todas y cada una de las audiencias a las que asiste el derecho a su defensa material y la argumenta, como conocedor técnico de las normas y de las circunstancias propias de los que se le imputa, con códigos, artículos y demás.

Es uno de los hombres menos queridos por los capitalinos, pero eso no se evidencia en el complejo judicial de Paloquemao a donde acude con regularidad. Todos le hacen venia y le sonríen cuando llega a las audiencias, desde los jóvenes del Inpec que lo custodian, hasta los servidores públicos que acompañan a la juez que preside su caso.

Samuel Moreno 3

La audiencia estaba programada para iniciar a las 9:30 de la mañana. Empezó dos horas después. Samuel Moreno llegó al complejo a las 9:15 de la mañana. Tenía unos documentos que esporádicamente leía y releía y una bolsa blanca en la que había una o dos libras de uvas, en la que regularmente metía la mano y se llevaba una a la boca.

Mientras caminaba hacia el juzgado o hacia otro punto del piso, saludó con una sonrisa a todos los que a su paso le hacían venia. Aunque lleva más de cuatro años preso, se veía supremamente tranquilo y relajado. “Sigue ecuánime, no ha perdido su norte, es supremamente inteligente y afronta sin alterarse el día a día”, dice el abogado Becerra, quien terminó asegurando, “Samuel Moreno siempre ha sabido cuál es su siguiente paso”.

Reflejando esa tranquilidad, hacía gestos, sonreía y saludaba con un movimiento de cabeza a quien lo observara. También hablaba con sus dos abogados, Becerra y Alarcón, que lo acompañaban.

Cuando la audiencia inició, Samuel Moreno acomodó los documentos y la bolsa de uvas en el escritorio. Después de la presentación de las partes intervinientes en la audiencia y de una pequeña intervención del abogado Mauricio Alarcón, quien tuvo que dejar la sala por cita médica, fue el mismo Samuel Moreno, que haciendo uso de su defensa material, que más parecía defensa técnica, tomó la palabra por casi dos horas, en las que con argumentos, que a la vista de muchos podrían ser válidos (repetición de pruebas y de testigos en los diferentes procesos que afronta), le solicitó a la juez la conexidad de sus procesos.

En menos de dos minutos la mesa quedó invadida de documentos desordenados, muchos de ellos subrayados y escritos a mano, que iban saliendo, unos de debajo de otros, mientras que Moreno Rojas hablaba, argumentaba, citaba y los buscaba.

Según el doctor Alarcón, también dicho por el exalcalde en plena audiencia, con la conexidad busca que se haga un solo juicio, que logrará, según ellos, evitar tantas demoras en el proceso, reducir costos tanto en defensa como en la administración de la justicia, entre otros.

Culpable o no, Samuel Moreno, según sus abogados, privado de la libertad y sin solicitar que esta figura cambie, seguirá acudiendo a las audiencias, defendiéndose materialmente para desvirtuar al ente acusador y demostrar su presunta inocencia; pero por otro lado está la fiscalía, en representación del Estado y de la ciudadanía, para demostrar su, también presunta, participación y permisividad en los desfalcos distritales.

Escuche aquí un aparte de la defensa que Samuel Moreno hace en su caso.