EE. UU. impone sanciones a Turquía por operación en Siria

15 de octubre del 2019

El gobierno de Donald Trump anunció sanciones a Ankara.

EE. UU. impone sanciones a Turquía por operación en Siria

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este lunes sanciones a dos ministerios turcos y tres altos funcionarios del Gobierno turco por la operación antiterrorista de Turquía en el noreste de Siria.

Washington impuso sanciones al Ministerio de Defensa Nacional y al de Energía y Recursos Naturales de Turquía, así como también al ministro de Defensa Nacional, Hulusi Akar, el ministro de Energía y Recursos Naturales, Fatih Donmez, y el ministro del Interior, Suleyman Soylu.

“Estamos preparados para imponer sanciones adicionales a los funcionarios y entidades del Gobierno de Turquía, según sea necesario”, explicó el Departamento en un comunicado.

De acuerdo con la ley estadounidense, los mencionados en la lista de sanciones enfrentan el bloqueo de sus propiedades (si corresponde) y se les impide tener relaciones comerciales con EE. UU.

El anuncio se produjo poco después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmara que su administración emitiría una orden ejecutiva para autorizar la posible imposición de sanciones a Turquía, incluidos los funcionarios gubernamentales actuales y anteriores.

En un comunicado publicado en Twitter, el presidente agregó que los aranceles al acero se elevarán nuevamente al 50 % y que el Departamento de Comercio de los Estados Unidos detendrá “inmediatamente” las negociaciones para un acuerdo comercial de USD 100.000 millones.

En una rueda de prensa con el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, el vicepresidente Mike Pence reiteró que Trump le pidió a Turquía que detuviera su operación y generara un alto el fuego inmediato para comenzar las negociaciones con la Unidad de Protección Popular (YPG/PYD).

“El presidente me ordenó que encabezara una delegación en Turquía para comenzar estas conversaciones”, aseguró Pence.

Los líderes de Turquía han repetido en varias oportunidades que la Operación Fuente de Paz, que Turquía desarrolla en el norte de Siria, no tiene como objetivo a los kurdos, sino a los integrantes de los considerados grupos terroristas YPG, Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) e Isis.

El sábado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que Turquía asumiría la responsabilidad de los elementos de Isis que se encuentran en los centros de detención en el norte de Siria.

El pasado miércoles 9 de octubre, Turquía lanzó la Operación Fuente de Paz al este del río Éufrates, en el norte de Siria, con el objetivo de eliminar a los grupos terroristas que operan cerca de la frontera turca, lo que permitirá garantizar el retorno seguro de los sirios a sus hogares y mantener la integridad del país.

Ankara aseguró que el PKK y su extensión siria YPG/PYD constituyen la mayor amenaza para el futuro de Siria y ponen en peligro la integridad territorial y la estructura unitaria del país.

Turquía tiene una frontera de 911 kilómetros con Siria y ha denunciado durante mucho tiempo la amenaza de los grupos terroristas al este del Éufrates y la formación de un “corredor terrorista” en la zona.

En su campaña terrorista de más de 30 años contra Turquía, el PKK, catalogado como organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la UE, ha sido responsable de la muerte de unas 40.000 personas, incluidas mujeres, niños y bebés.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO