Santos y Trump más allá del apretón de manos

17 de mayo del 2017

El encuentro, considerado como histórico, se produce en un agitado contexto político. ¿Afectaría la paz con las Farc?

santos y trump

América está a la expectativa. Este jueves 18 de mayo se concretará uno de los encuentros más esperados por el Gobierno colombiano. En palabras del embajador Juan Carlos Pinzón, es una visita histórica, quizás el viaje más importante del presidente Juan Manuel Santos a Estados Unidos. ¿Cuáles son los intereses de Santos y Trump? ¿Cambiará el respaldo al proceso de paz? ¿Los dos países se fortalecerán como aliados? Son algunos de los interrogantes que surgen a pocas horas de que los mandatarios se reúnan en el despacho Oval de la Casa Blanca.

El revuelo por lo que pueda ocurrir y quedar de la conversación no es para menos, tanto el país norteamericano como Colombia se encuentran en un caldeado ambiente político.  

De una parte, el mandatario estadounidense está en medio de una tensionante polémica por dos asuntos: la presunta revelación de secretos militares y de seguridad que habría suministrado al canciller ruso, Sergei Lavrov, y porque de acuerdo con la prensa de su país, habría presionado al exdirector del FBI, James Comey, -a quien destituyó hace una semana-, para que paralizara una investigación sobre el consejero de Seguridad Nacional, Mike Flynn.

santos trump

Foto: Presidencia/Shutterstock

Por otra parte están los reparos del senador republicano Marco Rubio, que cuestionó el papel de los jefes de las Farc con el narcotráfico, y los del gobernador de la Florida, Rick Scott, que fue más allá, se refirió al aumento de cultivos ilícitos en Colombia, y consideró que Trump también debería recibir al expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien ha expresado con vehemencia su descontento a congresistas y líderes de la nación norteamericana.

“Le pido por favor que también se reúna usted con el expresidente colombiano Álvaro Uribe, quien es altamente respetado por su liderazgo y tiene preocupaciones válidas con relación al futuro de Colombia (…) Los peligros del narcotráfico en Colombia pueden afectar negativamente naciones cercanas antes de que esas drogas alcancen en última instancia nuestras costas en los Estados Unidos”, dicen algunos apartes de la carta que Scott envió a la Casa Blanca.

No obstante, Santos se ha mostrado confiado y ha sido enfático al decir que es una visita “clave”, que se desarrollará en un clima “positivo” y demuestra el buen estado actual de la relación bilateral.

¿Encuentro Santos y Trump afectará la implementación del Acuerdo de Paz?

Han pasado 477 días desde la última visita del presidente de la República a la Casa Blanca. El 5 de febrero de 2016 se le vio estrechando su mano con el entonces mandatario, Barack Obama. Ese día anunciaron la creación de Paz Colombia, un nuevo plan de cooperación que incluye recursos por 450 millones de dólares de cara al posconflicto, aprobados la semana anterior por el Congreso de EE.UU.

Precisamente este es uno de los temas sensibles que se tocarán en la reunión. En ese sentido el internacionalista y experto en política exterior, César Niño, cree que Santos y Trump dialogarán sobre la hoja de ruta a seguir en torno a este plan y otros asuntos relacionados.  “Por ejemplo en la lucha contra el narcotráfico, las negociaciones con el Eln, asuntos de crimen organizado transfronterizo y la ayuda por parte de Estados Unidos en términos económicos para la erradicación de cultivos ilícitos y la modernización de las Fuerzas Militares”.

Para el analista político Miguel Benito cualquier reunión con Trump “puede ser una sorpresa”, porque no se sabe con claridad cómo puede reaccionar, sin embargo, el clima político actual da algunas pistas.

“Con la tormenta política que generó en Washington el problema de la investigación sobre Rusia y la dimisión del director del FBI, parecería que si Trump y su equipo son hábiles, intentarían mantener la conversación en los términos que se vienen planteando”.

En consecuencia, de acuerdo con los analistas, hechos como el “breve saludo” de los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe con el presidente Donald Trump en el club Mar-a-Lago, no incidirían de manera sustancial en la esperada conversación cara a cara.

Alt_posesion_Donald_Trump

“La visita fue un encuentro casi que casual, no fue una visita oficial.  Más allá de las especulaciones, el expresidente Álvaro Uribe Vélez manifestó al Congreso de EE.UU. sus descontentos y los riesgos que traería consigo el posconflicto, invitando a una intervención estadounidense. Pero en ningún momento el gobierno les abrió las puertas de manera oficial a los expresidentes. Puede tocarse en la agenda (de Santos y Trump), especulando, se hablaría de los riesgos del crecimiento de los cultivos ilegales, además de las relaciones bilaterales Washington – Bogotá”, precisa en diálogo con Kienyke.com el docente Niño.

Una oportunidad estratégica para Santos

Así las cosas, el de este jueves sería un encuentro más allá de un simple apretón de manos, más allá del protocolo. Según coinciden los expertos, Santos y Trump darían continuidad a las relaciones que se han implementado desde administraciones anteriores.

“Si bien el presidente Trump es de corte republicano, hay protocolos en política exterior que se respetan. No creo que haya un viraje en las relaciones de Colombia y Estados Unidos. De hecho, creo que se le dará continuidad a unos programas que se vienen aplicando y por supuesto se abrirían las perspectivas y prospectivas teniendo en cuenta que van 120 días con Trump en el poder”, comenta el internacionalista Niño.

Santos es el tercer mandatario latinoamericano que se reúne con Trump, después de Pedro Pablo Kuczinsky (Perú) y Mauricio Macri (Argentina). Además fue el segundo en el mundo en conversar con el magnate tras su triunfo en las urnas en 2016 y el primero de América Latina en hablar con él vía telefónica una vez se posesionó.

El encuentro, agendado para  las 2:30 p.m. (hora de Washington) y 1:30 p.m. (hora Colombia), se convierte en otra oportunidad para el mandatario nacional en varios sentidos.

“Recordemos que el Presidente (Santos) está ad portas de dejar su administración, por lo que intentará de alguna u otra manera un acercamiento estratégico para darle continuidad a los procesos que ha implementado desde su primer gobierno. En los últimos años Colombia ha sido un aliado estratégico de EE.UU. en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, lo que le ha servido al país norteamericano para capitalizar su presencia en América Latina”, explica César Niño.

En segundo lugar, el plano económico también sería trascendental para los dos gobernantes. Para el internacionalista Benito, a Trump le conviene que sea una visita positiva.

“Lo normal sería que mantuviese estrictamente la agenda en esos términos y la mostrara como una visita exitosa, para que no le genere más polémicas. Si se decidiese cambiar algo sí podría tener sus problemas, porque no se ha mostrado muy sensible frente a las cuestiones de derechos humanos”, resalta.

Asimismo, los analistas indican que el encuentro de Santos y Trump significa una oportunidad para Colombia, para manifestarse como líder en la región. 

“El país va a reforzar su posición de aliado estratégico y de líder regional, porque Brasil lo ha perdido y por supuesto el contexto del vecindario, por ejemplo lo que sucede en Venezuela, puede ser una oportunidad para que empiece a tomar las riendas de la región”, concluye César Niño, experto en política exterior.

Santos también se reunirá con otros funcionarios de alto nivel del gobierno estadounidense. En su agenda están programadas conversaciones con el vicepresidente Mike Pence y los secretarios Rex Tilerson y Wilbur Ross.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO