¿Se cocina un Golpe de Estado en Venezuela?

17 de enero del 2015

Conozca las razones por las que expertos temen que van a tumbar a Maduro.

Nicolas Maduro, presidente de Venezuela

Con el paso de los días se intensifica el ‘ruido de sables’ que advertiría un eventual golpe de Estado en Venezuela.

El país atraviesa por uno de sus peores momentos económicos por causa de la vertiginosa caída del precio del petróleo, cuya bonanza sostuvo al país en aparente estabilidad en las últimas dos décadas.

La pésima cotización del crudo, las decisiones gubernamentales para cortar el flujo de dólares y las medidas que desincentivan la inversión privada y extranjera, tienen a la nación bolivariana sumida en una crisis de desabastecimiento que llena de ira a los pobladores de a pie.

Lea también: Nicolás Maduro, un chofer de bus que llegó a gobernar Venezuela

El presidente del país, Nicolás Maduro, tuvo que realizar una gira urgente en busca de créditos y financiamientos que amortigüen el desplome del petróleo. El mandatario, heredero del chavismo, salió de su país el 5 de enero y visitó a China, Irán, Catar, Arabia Saudí, Argelia y Rusia. Debido a este recorrido, no pudo estar en la entrega del Mensaje a la Nación (que es una orden constitucional), en el que debe informar sobre el balance de gestión del año pasado.

Mientras el país espera la llegada del presente, para que tome las medidas necesarias que detengan la tensión, varios expertos sugieren que el descontento dentro de Venezuela es tal, que se rumora un eventual golpe de estado.

El mismo presidente Maduro así lo reconoció en declaraciones enviadas desde Argelia, el pasado miércoles. “Hay un golpe económico en marcha en Venezuela, es la modalidad que ellos han tomado, de la guerra económica al golpe económico. El mandatario pidió al pueblo que se mantenga movilizado, llamó a la activación de la “unión cívico militar” para enfrentar el “golpe económico” e informó de que ha dado “instrucciones precisas” a sus ministros para detectar “cuáles son los grupos económicos que están detrás de esta emboscada y actuar con toda la fuerza de la ley”.

KienyKe.com conoció un documento de la firma Stratfor, una empresa privada con base en Estados Unidos, especialista en servicios de inteligencia, monitoreo geopolítico y análisis de estabilidad gubernamental.

El informe llamado “Orientación Analítica: En vista de un Golpe de Estado en Venezuela”, conocido en su integridad por este medio digital, concluye que varias fuentes de Stratfor, como comandantes militares y fuerzas de seguridad auxiliares, “coordinarían con la mayoría de miembros del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela, o colectividad a la que pertenece Maduro) una manera de evitar que Maduro regrese al poder, una vez que vuelva al país” de la gira por oriente.

Lea también: “Nicolás Maduro es un inepto”: Heinz Dieterich, padre del Socialismo del Siglo XXI

Añade que el gobernante “se encuentra en una posición cada vez más crítica. Durante casi dos años en el cargo, Maduro ha tenido que lidiar con una economía cada vez más débil, que erosiona su capacidad para controlar varias facciones dentro del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). En ese contexto, han surgido informes ampliamente diseminados, no confirmados y ninguno de ellos claramente confiables, en el sentido que se está planeando un golpe contra el presidente”.

Los motivos

La firma Stratfor indica que desde que el gobierno venezolano cortó el suministro de dólares, limitando las importaciones de alimentos y bienes de consumo, “… ha empeorado la escasez existente y ha hecho que los precios aumenten aún más. La carencia de dólares también ha incrementado la demanda de divisas extranjeras, y el bolívar se ha depreciado en cerca del 80% tan sólo en cuatro meses”.

Venezuela economía

En los principales supermercados de varias ciudades venezolanas se forman interminables filas de ciudadanos que tratan de hacer sus mercados básicos, y muchas veces no cuentan con suerte para conseguir sus productos pues se han agotado.

“Esa decreciente espiral económica ha afectado directamente la capacidad de gobernar de Maduro. Persistentemente pierde el apoyo de sus votantes, y su índice de aprobación es cerca del 20%”, añaden.

En diciembre de este año se realizarán elecciones legislativas, y es probable que si la aprobación de Maduro sigue derrumbándose, podría arrastrar de paso a su partido político, lo que lo llevaría al fracaso en los comicios que se acercan, y perdería el poder en la Asamblea Nacional.

Según los expertos de Stratfor, las protestas “han estado acompañadas de llamados por los medios de comunicación para realizar una huelga general el 23 de enero. Si las protestas se juntan a una mayor en toda la nación, similar a la que se observó a comienzos de 2014, las facciones del PSUV podrían considerarlas una amenaza a la continuidad del gobierno del partido, así que considerarían la remoción de Maduro para compensar la furia pública contra el partido”, explican.

¿Quiénes harían el golpe?

El informe sugiere que la molestia que detonaría la intentona de golpe provendría del mismo partido de Maduro, o incluso de las fuerzas de seguridad del país.

“Saber si los cuerpos de seguridad permanecerán leales al gobierno, es otro factor que determinará el eventual destino de Maduro”, sostienen.

La Guardia Revolucionaria, que es el concepto del ‘pueblo en armas’, es un elemento de mucho cuidado para el mandatario bolivariano. Muchos de los ciudadanos que en su momento fueron armados por Hugo Chávez para proteger la revolución, podrían estar molestos por no tener disponibilidad de alimentos. Ellos podrían alzarse en armas.

Lea también: Los guardianes civiles de la Revolución Bolivariana

De otro lado, la Guardia Nacional (fuerzas de seguridad oficiales), tendría mandos disidentes, que podrían también encabezar el posible golpe. La prueba de fuego será la forma como disuadan y controlen las anunciadas manifestaciones que vivirá Venezuela en los próximos días.

“Si los colectivos o la Guardia Nacional demuestran deslealtad (al negarse a reprimir las protestas de la oposición), ello indicaría claramente que Maduro ha perdido el apoyo de instituciones claves de seguridad”.

Por su parte, la oposición ha salido a desmentir que tengan planes de “tumbar” a Maduro por la medida de la fuerza. Incluso, algunos de sus líderes dicen que si se realizara un intento de golpe de Estado, solo estaría auspiciado por el mismo oficialismo.

“También es importante monitorear las acciones de figuras claves de la oposición, tales como el Gobernador del Estado Miranda, Henrique Capriles”, propone el informe.

Nicolás Maduro dijo que al regresar dará noticias de alivio al país, pues habría conseguido “todos los recursos” necesarios para financiar el desarrollo y hacerle frente a la baja de los precios de crudo.

“Hemos cumplido este ciclo de esta exitosa gira para fortalecer las alianzas económicas, para conseguir los recursos que financien el desarrollo del país ante la baja del petróleo porque los he conseguido, tengo que decirle a Venezuela, he conseguido los recursos necesarios para que el país mantenga su ritmo de inversiones”.

Si Venezuela supera el abastecimiento antes de que la oleada de protestas se tomen las calles, es probable que se conjure algún plan para provocar la salida abrupta del gobernante del Palacio de Miraflores.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO