Secuestro y homicidio también serían incluidos como delitos políticos

Secuestro y homicidio también serían incluidos como delitos políticos

5 de Diciembre del 2014

La propuesta del presidente Juan Manuel Santos de incluir el narcotráfico como delito político generó polémica. Sin embargo hay quienes advierten que también se estaría analizando la posibilidad de introducir delitos como secuestro y homicidio en ese mismo rango para facilitar la participación en política de los desmovilizados de las Farc en el caso de que se firme la paz. Cinco propuestas para que las Farc paguen sus crímenes ¿Cuál evitará impunidad?

El expresidente de la Corte Constitucional Alfredo Beltrán explicó que los delitos comunes como el narcotráfico, homicidio y secuestro pueden llegar a ser incluidos como delitos políticos, pero no los delitos de lesa humanidad o crímenes de guerra.

También lea: Diez atrocidades por las que las Farc no pueden negar ser victimarios

“Ni los delitos de lesa humanidad, ni los crímenes de guerra caben como delito político porque expresamente quedan excluidos de lo que podría constituir las normas del marco jurídico para la paz. Los delitos que sí podrían quedar incluidos son los delitos comunes que tengan relación con los delitos políticos, de manera que si eso llega a ocurrir – si el narcotráfico no es catalogado como delito de lesa humanidad, ni tampoco como un crimen de guerra- podría quedar incluido como delito político sólo si el narcotráfico está relacionado con este. Vale decir que si esa relación no se demuestra, no podría en ese caso quedar incluido”, señaló Beltrán.  Lea también: La Perla de convertir el narcotráfico en delito conexo político.

El exmagistrado indicó que incluir esta clase de delitos como delitos políticos, se hace con el objetivo de no inhabilitar a los guerrilleros que participen en una eventual desmovilización  y que quieran aspirar a cargos de elección popular.

“Son delitos comunes conexos con los delitos políticos, para efectos de darles participación política, si así lo decide el Congreso de la República en una ley estatutaria conforme está previsto en el marco jurídico para la paz, e iría primero a un control previo por la Corte Constitucional”, manifestó.

Narcotráfico, Drogas

Sin embargo, el analista político Vicente Torrijos advierte que  ampliar el delito político para incluir el narcotráfico, es abrir un boquete para que el Gobierno incluya cualquier delito con el fin de complacer los deseos de las Farc.

“La necesidad que tienen las Farc es que su comportamiento armado sea considerado como delito político, y que ese delito político se amplíe hasta lograr las máximas pretensiones que ellos tienen, que por lo visto gozan de acompañamiento presidencial”, le dijo a Kienyke.com.

Según Torrijos, “no se trataría solamente del problema del narcotráfico, sino también estarían aspirando a que se incluya el secuestro.  Si eso pasa valdría la pena preguntarse cuál es el ejemplo que se le está dando a la sociedad y a las futuras generaciones. Esta visión del delito político, es un incentivo para desarrollar generaciones violentas, bajo el supuesto que en algún momento, tarde o temprano, gozarían de un tratamiento similar”, señaló el politólogo.

La imagen del país

De otro lado, Vicente Torrijos aseguró que la imagen del país a nivel internacional va quedar en entredicho si se interpreta el narcotráfico como delito político.

“El presidente (Santos) está dando unos pasos arriesgados, a sabiendas que después va tener que enfrascarse en unas discusiones inoficiosas con el Departamento del Estado Norteamericano para reformar el tratado de extradición, lo que sería sumamente engorroso, pondría muy tensas las relaciones entre los dos países, no solo con Estados Unidos. Colombia tiene otros compromisos internacionales, como la convención de Viena, y otros para combatir las drogas que quedarían de manera incomprensible bajo el criterio del delito político”, manifestó Torrijos.

Asimismo, el analista señaló que no hay un ambiente internacional para discutir esta posibilidad.  “La Corte Penal Internacional no contempla la posibilidad de que los guerrilleros no purguen las penas en las cárceles. Para la CPI esto es indispensable, de acuerdo con el Estatuto de Roma, las penas privativas de la libertad”, indicó.

Vicente Torrijos, Alfredo Beltrán y Fernando Araujo

¿Colombia sin delincuencia?

De otro lado, Kienyke.com consultó al excanciller Fernando Araújo, quien señaló que si se adopta la tesis de incluir en el delito político, otros hechos punitivos comunes, no habría ningún delincuente en el país.

“Todos los delitos van a terminar siendo tratados con banda ancha si abrimos esa puerta. La sociedad colombiana se va encontrar en un callejón sin salida, frente a todo tipo de delitos que han cometido las Farc, secuestro, narcotráfico, homicidios, de tal manera que si queremos abrir esa brecha, tendremos que considerar que no hay ningún colombiano delincuente”, señaló el exministro de Relaciones Exteriores.