Renuncia la mujer que cuidaba la espalda de Obama

Renuncia la mujer que cuidaba la espalda de Obama

1 de octubre del 2014

Julia Pierson, una mujer de 54 años, renunció a la dirección del Servicio Secreto de Estados Unidos, la oficina que tiene bajo su cuidado la seguridad del presidente Barack Obama. Sus agentes son recordados porque estuvieron involucrados en un escándalo con prostitutas en Cartagena.

La señora Pierson asumió la dirección de la oficina después de ese escándalo en Colombia. Ahora debe enfrentar otra crisis, derivada de una serie de errores que dejaron en entredicho la seguridad de Obama. La situación la obligó a comparecer esta semana ante el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental del Congreso.

El caso más reciente ocurrió el 19 de septiembre, cuando un hombre ingresó a la residencia presidencial armado con un cuchillo. Según el Washington Post, un veterano de la guerra en Irak, con supuestos problemas mentales, saltó las rejas externas y con un cuchillo en su poder logró acceder hasta la puerta del Salón Verde, una estancia con vista al Jardín Sur, llena de obras de arte y muebles antiguos. En primera instancia la directora del Servicio Secreto declaró que el intruso había sido detenido a la entrada de la residencia, mentira que generó rechazo general.

Julia Pierson, directora del servicio secreto

Julia Pierson asumió la dirección del Servicio Secreto tras el incidente por prostitución que involucró 12 agentes en Colombia.

Pierson, la primera mujer en dirigir el Servicio Secreto desde su creación en 1865, aceptó la responsabilidad en los hechos. “Lo que ocurrió es inaceptable y no volverá a pasar nunca más”, dijo la mujer en medio de la audiencia en la que se cuestionó su desempeño.

La otra posible falla del Servicio Secreto, en cabeza de Pierson, habría ocurrido el pasado 16 de septiembre, cuando un contratista de seguridad, armado y con tres condenas por asalto, entró al ascensor del presidente Obama. El subcomité de la Cámara señaló que la vida del mandatario estuvo en peligro.

Estos fallos se suman a otros, ocurridos antes de la llegada de Pierson a la dirección. En 2011, desde la calle, un hombre disparó siete veces con un rifle contra la Casa Blanca, logrando impactar en el interior de la residencia. En su momento la seguridad del presidente dijo que había sido una balacera entre delincuentes que se había presentado cerca a la residencia.

Y por supuesto, el sonado escándalo en Colombia. En 2012, doce agentes de la seguridad del presidente Obama, antes de la llegada del mandatario a Cartagena para asistir a la Cumbre de las Américas, contrataron prostitutas con las cuales tuvieron problemas personales que se conocieron en los medios de comunicación.

En este momento, según el centro para la defensa de los derechos civiles Southern Poverty Law Center, Obama recibe en promedio 300 amenazas de muerte al día, gran número de ellas provenientes de personas que rechazan su color de piel. Las amenazas contra Obama, en comparación con su antecesor George W. Bush, se han incrementado en un 400%, según el Whasintong Post.