La diputada que desencadenó la furia contra Gina Parody

La diputada que desencadenó la furia contra Gina Parody

10 de agosto del 2016

Hace algunas semanas el país conoció las declaraciones de la diputada de Santander Ángela Hernández, en las que cuestionaba la propuesta de que en algunos colegios se instale un tercer baño para los jóvenes con tendencias homosexuales, se implementen los uniformes mixtos y una cátedra de sexualidad basada en la ideología de género.

Ante representantes de organizaciones defensoras de derechos humanos y de la comunidad LGBTI, la diputada habría puesto en evidencia que el Ministerio de Educación estaría promoviendo que los manuales de convivencia de los colegios se adaptaran a las necesidades de los niños homosexuales en la región, atendiendo lo establecido en el artículo 20 de la ley 1620 implementado por el Gobierno Nacional en el año 2013.

En la Asamblea Departamental, Hernández aseguró que desde el Gobierno Nacional se pretendía hacer una “colonización homosexual” en las instituciones educativas del país.

Lea también: El cómic sexual con el que arremetieron contra Gina Parody

Pero esa fue sólo la punta del iceberg. A través de redes sociales circuló una polémica cartilla con contenido sexual explicito que aparentemente había sido repartida por el Ministerio de Educación Nacional en algunos colegios del Caribe. La jefe de esa cartera, Gina Parody, desmintió el hecho: “Tomaron pornografía para adultos de Bélgica y cartillas de Chile y Argentina para engañar a los padres. Desde que yo he estado a cargo del MEN no se ha repartido ninguna cartilla de orientación sexual en los colegios” aseguró.

Sin embargo, desde el partido Centro Democrático advirtieron que el Ministerio de Educación en efecto, suscribió el contrato 753 de marzo del 2016 con varias entidades, entre ellas Colombia Diversa, con un valor de casi 1.600 millones de pesos, para desarrollar el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de la convivencia escolar. También se conoció que la UNICEF está trabajando en el diseño de una cartilla sobre ambientes escolares libres de discriminación.

“Es inconcebible que el Ministerio quiera pasar por encima del derecho que tienen los padres para educar y formar a sus hijos para ellos asumir un rol que no les pertenece y menos con esa ideología de género tan perversa que va a confundir a los niños y niñas de Colombia” dijo a Kienyke.com la diputada Ángela Hernández.

Lea también:  La historia de amor gay que puso a pelear al país

La representante aseguró que luego de sus declaraciones públicas se han recogido testimonios de rectores y docentes que han asistido a las capacitaciones donde les advierten que “si ellos no moldean sus manuales de convivencia bajo esas premisas, pueden tener hasta la sanción más alta que es quitarle la resolución del plantel educativo”.

Hernández señaló además que la Ministra Gina Parody no puede negar que el deseo de modificar los manuales de convivencia en Colombia si existe. “De lo que estamos hablando va mucho más allá de unas cartillas. La ministra de Educación firma el contrato para llegar a los establecimientos educativos a reformular los manuales de convivencia, no desde un punto de vista tolerante, no desde un punto de vista incluyente, sino un punto de vista impositivo” explica.

Pero el debate se trasladó también al interior del Partido de la U, al que pertenece la diputada. “Le he solicitado al Comité de Ética abrir investigación disciplinaria contra Ángela Hernández, pues sus declaraciones reflejan una conducta contraria a los principios y no reflejan, de ninguna manera, la postura del partido sobre el referido tema. Por el contrario, la colectividad considera que dichas opiniones son desacertadas y contrarias a sus ideales”, señaló públicamente el senador Armando Benedetti.

Lea también:  Denuncian contrato entre MinEducación y Colombia Diversa para crear cartillas

A pesar de estos señalamientos, Ángela Hernández asegura que Colombia le está dando la razón. “Entre más pasan los días, nos envían más comunicaciones de diferentes partes del país donde nos comprueban que lo que hemos iniciado es cierto. Esta no es solo mi lucha, es una lucha del pueblo colombiano que cree, que se identifica y que defiende la familia que es el único estamento sagrado que nos queda” puntualizó.