¿Sobrevivirá Keiko Fujimori a la segunda vuelta?

¿Sobrevivirá Keiko Fujimori a la segunda vuelta?

11 de abril del 2016

Más de 22 millones de peruanos participaron el domingo en las elecciones para elegir al próximo presidente, dando como ganadora de la primera vuelta a Keiko Fujimori con un 38,04% de los votos, mientras que el exministro Pedro Pablo Kuczynski (PPK) obtuvo 25,48%.

La hija del exdictador Alberto Fujimori y PPK, como lo llaman algunos medios, medirán fuerzas otra vez el 5 de junio.

Keiko buscará tomar revancha frente a la derrota de 2011, cuando perdió en el balotaje contra el actual presidente Ollanta Humala. En la primera vuelta de ese entonces quedó en segundo lugar detrás del mandatario saliente. Los resultados del segundo balotaje fueron; Keiko Fujimori 48.548% y Ollanta Humala 51.449%.

Lea también: El millonario esposo de Keiko Fujimori

En los últimos tres meses, Keiko Fujimori se ha mantenido en todo momento en el primer lugar en las encuestas.

Aunque en marzo la candidata de Fuerza Popular fue denunciada ante el Jurado Electoral Especial Lima Centro 1 por presunta entrega de dádivas en un evento realizado en febrero con jóvenes en el Callao y se pedía su exclusión de las elecciones; las diversas instancias electorales declararon infundado el pedido y Keiko Fujimori pudo seguir en carrera.

En el terreno económico es difícil diferenciar entre las propuestas de Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski. Ninguno propone cambios fundamentales en el modelo que reina en Perú desde hace casi tres décadas, el cual ha permitido anotar altas tasas de crecimiento. Sin embargo, para alcanzar el triunfo deben convencer a sus contrincantes de que hay diferencias sustanciales.

Ambos lucharán por conquistar los votos de la legisladora izquierdista Verónika Mendoza, que el domingo quedó en tercer lugar con un 17,12%. Ella planteó en la campaña cambiar la Constitución para debilitar a la élite empresarial y darle al Estado un rol más dominante en la economía, postura diferente a la de los candidatos líderes.

Los contrincantes en el balotaje buscarían también convencer al periodista y político de centroizquierda Alfredo Barnechea y al expresidente de centroderecha Alan García, que quedaron en cuarto y quinto lugar en los comicios, respectivamente.

El excandidato presidencial por el Partido Nacionalista, Daniel Urresti reveló que votará por Pedro Pablo Kuczynski pues, según dijo, sería el único candidato que puede vencer a Keiko Fujimori en segunda vuelta, aclarando que todo apuntaría a que solo PPK tiene posibilidades de ganar a la lideresa fujimorista.

Sin embargo, en la segunda ronda Fujimori enfrentaría un rechazo mayor porque algunos de sus críticos la acusan de recibir órdenes de su padre y creen que lo indultará si es presidenta, algo que ella niega. Un sondeo de Ipsos la semana pasada reveló que un 51% de los peruanos “definitivamente” no votaría por ella. La encuestadora dijo entonces que en un escenario de balotaje Kuczynski le ganaría ajustadamente a Fujimori.

El antivoto fujimorista ha ido aumentando a lo largo de la campaña, pasando del 34% en enero a 49% a finales de marzo, según Ipsos Perú. A esto se sumó la marcha en su contra del 5 de abril que se realizó en Lima y otras ciudades del país, la cual contó con un importante número de participantes.

Analistas políticos como Steven Levitsky, profesor de la escuela de gobierno de la Universidad de Harvard, señalan que cierto éxito de Keiko Fujimori en las elecciones se debe a que ella lleva “una década de campaña constante” y a la “memoria (positiva) que una parte de la sociedad tiene” de los gobiernos de Alberto Fujimori.

Además, la aceptación de su candidatura se debe a que “el fujimorismo ha logrado hacer creer a muchos que el país está en crisis”, indica Adriana Urrutia, politóloga de la universidad francesa Sciences Po.

Para otros, este triunfo no es fruto del azar, de la improvisación, ni de un núcleo fujimorista sólido, aunque algo hay de esto. Es el resultado de un trabajo político sostenido que empezó hace cinco años. Este partido se consolidó como organización nacional, trabajó en la ciudad y en el campo, abrió locales en todas partes.

Otro dato importante es que ya está constituido el Congreso, con Fuerza Popular como mayoría absoluta. Si gana Keiko, esto puede asegurar un clima de estabilidad política, siempre que no se incurra en prepotencias gubernamentales, en cambio, si quien quedó segundo en la primera vuelta sale triunfador, desde ahora habría que proponer un pacto político de gobernabilidad. La democracia, el respeto a los derechos fundamentales y las políticas sociales de desarrollo tienen que estar aseguradas.